En la opi­nión de...

Unis y Mas - - Especial - PSI­CÓ­LO­GA ROSILÚ ES­TRA­DA CED: 3162953

Sa­be­mos que nues­tro es­ta­do ocu­pa uno de los pri­me­ros lu­ga­res de sui­ci­dio en nues­tro país, aun­que has­ta aho­ra gra­cias a las di­fe­ren­tes me­di­das pre­ven­ti­vas po­co a po­co se ha ido erra­di­can­do es­te pro­ble­ma. El sui­ci­dio es la puerta fal­sa co­mo so­lu­ción equi­vo­ca­da de un pro­ble­ma, lo más tris­te es que no só­lo es­tá su­ce­dien­do en adul­tos, sino que en los úl­ti­mos años se han in­cre­men­ta­do los casos en ado­les­cen­tes y tam­bién en ni­ños.

¿Qué es­tá su­ce­dien­do? ¿Por qué nues­tros chi­cos es­tán to­man­do es­ta op­ción co­mo so­lu­ción a la pro­ble­má­ti­ca que vi­ven?

Las res­pues­tas las te­ne­mos la ma­yo­ría de las ve­ces en el nú­cleo fa­mi­liar, pa­dres au­sen­tes, dro­gas den­tro y fue­ra de la fa­mi­lia, amis­ta­des ne­ga­ti­vas las cua­les no son su­per­vi­sa­das por los pa­dres, el uso de ar­mas ca­da vez más co­mún en las ca­sas, y en es­pe­cial co­mo los chi­cos per­ci­ben el am­bien­te fa­mi­liar.

Si los pa­dres tie­nen pro­ble­mas y dis­cu­sio­nes en las cua­les nues­tros chi­cos es­tén vien­do que enn ca­sa se re­suel­ven de ma­ne­ra agre­si­va ya sea a gol­pes, con ma­las pa­la­bras, o uti­li­zan­do ame­na­zas; ob­via­men­te to­do es­to es vi­vi­do por los ado­les­cen­tes pro­du­cién­do­les an­sie­dad y de­pre­sión lo cual los lle­va a pen­sar y en mu­chas oca­sio­nes a in­ten­tar el sui­ci­dio.

El ado­les­cen­te se en­cuen­tra en la eta­pa en la que ado­le­ce; es de­cir pa­de­ce, se que­ja de to­do y de to­dos. Yo le lla­mo la edad “cho­co­la­te” to­do le­ses cho­ca y na­da les la­te. Es­to se da de­bi­do a los di­fe­ren­tes en­tes cam­bios que es­tá su­frien­do tan­to fí­si­cos, co­mo hor­mo­na­les rmo­na­les y psi­co­ló­gi­cos lo que pue­de gol­pear se­ve­ra­men­te su au­to­es­ti­ma.

Otras de las ra­zo­nes por los cua­les un chi­co o chi­ca de en­tre los 12 y 17 pue­de pen­sar en el sui­ci­dio pue­de ser por una de­cep­ción o rup­tu­ra amo­ro­sa, a es­tas eda­des los pri­me­ros amo­res sue­len ser in­ten­sos y fan­ta­seo­sos. Otra cir­cuns­tan­cia que los lle­va a to­mar es­ta decisión equi­vo­ca­da es el su­frir bull­ying en la es­cue­la o con los ami­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.