Ce­men­te­rio de Mas­co­tas.

⮞Ar­cán­gel

Unis y Mas - - #Yolo! -

No soy fan de Step­hen King, pe­ro es­ta no­ve­la, he­cha pe­lí­cu­la, es de lo más ate­rra­dor que he leí­do: Una fa­mi­lia fe­liz, que se mu­da a las zo­nas bos­co­sas de USA, pa­ra vi­vir apar­ta­dos del rui­do y, sin em­bar­go, no mi­den la pe­li­gro­si­dad de una ca­rre­te­ra don­de el re­sul­ta­do es le­tal pa­ra uno de sus pe­que­ños; en­ton­ces re­cuer­dan la vie­ja le­yen­da del Ce­men­te­rio de Mas­co­tas: “Si en­tie­rras en esa tie­rra sa­gra­da de los in­dios a una mas­co­ta, re­vi­vi­rá”… ¿Y si en­te­rrá­ra­mos a un ni­ño que mu­rió atro­pe­lla­do?

Bús­ca­la en el baúl don­de es­tán guar­da­das al­gu­nas de las me­jo­res pe­lí­cu­las. Vlad Te­pes Dra­cul, fue fa­mo­so por las san­grien­tas cam­pa­ñas que em­pren­dió, pri­me­ro con­tra los sa­xos y luego con­tra los tur­cos. En una ba­ta­lla con­tra es­tos úl­ti­mos, em­pa­ló unos 5000 cuer­pos co­mo par­te de una gue­rra psi­co­ló­gi­ca. El nom­bre Dra­cul tie­ne su ori­gen en la per­te­nen­cia del prín­ci­pe a la or­den de los Ca­ba­lle­ros del Dra­gón, cu­yo sím­bo­lo era la cruz aplas­tan­do a la ser­pien­te con alas, ga­rras y lla­mas ex­ter­mi­na­do­ras que sa­lían por las fo­sas na­sa­les.

Fue des­pia­da­do y en las ciu­da­des don­de no lo acep­ta­ban se rea­li­za­ban eje­cu­cio­nes por em­pa­la­mien­to de hom­bres, mu­je­res y ni­ños, co­mo en los ca­sos de la ciu­dad Tran­sil­va­na. 1459 hi­zo que 30 000 co­lo­nos ale­ma­nes fue­ran em­pa­la­dos. Se le atri­bu­ye el ex­ter­mi­nio de en­tre 40 000 y 100 000 per­so­nas en­tre 1456 y 1462, he­chos de­ta­lla­dos en do­cu- men­tos y gra­ba­dos de la épo­ca, que pu­sie­ron de ma­ni­fies­to su gus­to por la san­gre y el em­pa­la­mien­to. En su ven­gan­za con­tra los bo­yar­dos, ase­si­nos de su pa­dre y de su her­mano ma­yor. Vlad lle­vó a ca­bo es­ta ven­gan­za en la Pas­cua de 1459, in­vi­tan­do a los bo­yar­dos a una gran ce­na de Pas­cua man­dó em­pa­lar a los más vie­jos, mien­tras que a los jó­ve­nes los obli­gó a cons­truir el cas­ti­llo de Drá­cu­la. ⮞Ali­men­ta­ción

Pe­ro va­ya­mos des­de el prin­ci­pio ¿Qué es bió­ti­co?:

Bió­ti­co es el me­dio en don­de exis­te vi­da y, por en­de or­ga­nis­mos vi­vos o re­la­cio­na­do con ellos. ºNo obstante, el tér­mino bió­ti­co se re­la­cio­na con la pa­la­bra bio­ta que ha­ce re­fe­ren­cia al con­jun­to de flo­ra y fau­na. Los or­ga­nis­mos que con­for­man el me­dio bió­ti­co de­ben de so­bre­vi­vir y re­pro­du­cir­se en un am­bien­te con otros or­ga­nis­mos vi­vos, es por ello, que ca­da uno de­be de po­seer ca­rac­te­rís­ti­cas fi­sio­ló­gi­cas y com­por­ta­mien­tos que los ayu­de a com­pe­tir por ali­men­tos, abri­go, es­pa­cio, en­tre otras cau­sas . Su nom­bre sig­ni­fi­ca “Dios ha cu­ra­do” y, por con­si­guien­te, su ma­yor don es el de la cu­ra­ción. Se cuen­ta que To­bías, “el vie­jo”, un hom­bre bon­da­do­so que ayu­da­ba a los po­bres, una no­che per­dió la vis­ta y que­dó re­gis­tra­do en los anales an­gé­li­cos, la apa­ri­ción de Ra­fael a su hi­jo, quien sa­có las en­tra­ñas a un pes­ca­do que des­pués fue fro­ta­do en los ojos de To­bías, quien re­cu­pe­ró la vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.