Mas­tur­ba­ción de la mu­jer

Unis y Mas - - #Yolo! -

Los an­ti­guos ta­búes se es­tán de­rrum­ban­do, pe­ro to­da­vía que­dan pe­que­ños in­cen­dios por aquí y por allá. No es ma­la y por con­tra­rio, re­sul­ta sa­lu­da­ble, ya que con­tri­bu­ye al au­to des­cu­bri­mien­to de la se­xua­li­dad en la mu­jer. De es­ta forma pue­de ha­cer des­apa­re­cer mie­dos y co­no­cer su cuer­po.

La du­da de hoy… ¿Si se es­tá en el pe­rio­do, se pue­de que­dar em­ba­ra­za­da?

La res­pues­ta es sí, de tal forma que de­bes cui­dar­te igual que si no tu­vie­ras tu pe­rio­do. La an­gus­tia es un sen­ti­mien­to des­gas­tan­te que pue­de pre­sen­tar­se de­bi­do a pro­ble­mas es­co­la­res, so­bre­car­ga de ta­reas, rom­pi­mien­tos amo­ro­sos, ca­ren­cia de em­pleo o de di­ne­ro, si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res y más; para con­tro­lar es­ta sen­sa­ción, se pue­de re­cu­rrir al bu­da in­te­rior, lla­mán­do­lo por me­dio de la si­guien­te me­di­ta­ción… Car­gan­do al­go­dón

Ima­gi­na que tie­nes fren­te a ti un ar­bus­to de mal­vá­ceas de al­go­dón… es una tar­de tran­qui­la, con nu­bes y un po­co de vien­to, pe­ro no hay sol. Tu bu­da es­tá fren­te a ti y te ayu­da a cor­tar las mal­vá­ceas y de­po­si­tar­las en un ca­nas­to. Des­pués se di­ri­gen a una som­bri­lla, don­de em­pe­za­rás a car­dar el al- go­dón, for­man­do una bo­la. En­tre tan­to, sos­tén la con­ver­sa­ción que desees con tu bu­da in­te­rior, por ejem­plo… ¿El amor es la res­pues­ta para to­do? Te sen­ti­rás bien si ele­vas es­te pen­sa­mien­to y pro­fun­di­zas en él, mien­tras tu me­di­ta­ción te lle­va a un es­ta­do de tran­qui­li­dad don­de se des­va­ne­ce­rá la an­gus­tia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.