Mé­xi­co cre­ce de la mano con sus ciu­da­da­nos

Unis y Mas - - Opinión Joven - ame­di­na@mr­la­bo­ga­dos.mx

Mu­cho de lo que ha cam­bia­do en Mé­xi­co fue pri­me­ro exi­gen­cia y pro­pues­ta de la so­cie­dad ci­vil. Mé­xi­co ha cam­bia­do mu­cho du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das. Es­ta pro­fun­da trans­for­ma­ción no po­dría ex­pli­car­se sin el tra­ba­jo e in­ci­den­cia de una red de or­ga­ni­za­cio­nes ciu­da­da­nas con una agen­da tan di­ver­sa co­mo los pro­pios pro­ble­mas na­cio­na­les. Des­con­fiar de la so­cie­dad ci­vil equi­va­le a des­pre­ciar la vo­lun­tad e ini­cia­ti­va de mu­je­res y hom­bres que no se que­dan pa­si­vos an­te la in­jus­ti­cia, la opa­ci­dad, el mal go­bierno o la de­sigual­dad. Su­po­ner que só­lo la au­to­ri­dad del pre­si­den­te o del go­bierno, sin la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos, pue­de en­ca­rar pro­ble­mas co­mo la in­se­gu­ri­dad y la co­rrup­ción es una pe­li­gro­sa in­ge­nui­dad que só­lo agra­va­rá la cri­sis ac­tual. Más que sus­pi­ca­cia y re­ce­lo, el tra­ba­jo de la so­cie­dad ci­vil de­be­ría ser con­si­de­ra­do co­mo una apor­ta­ción pa­ra diag­nos­ti­car y re­sol­ver los pro­ble­mas co­lec­ti­vos. Só­lo los re­gí­me­nes au­to­crá­ti­cos o los de­fen­so­res del sta­tus quo pue­den per­ci­bir la par­ti­ci­pa­ción cí­vi­ca co­mo una ame­na­za al or­den y la es­ta­bi­li­dad. Mien­tras exis­ta en Mé­xi­co un ré­gi­men de li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas ha­brá es­pa­cio pa­ra la so­cie­dad ci­vil, pa­ra sus exi­gen­cias y pro­pues­tas. A con­ti­nua­ción les co­men­to 2 cam­bios, en­tre mu­chos, que pri­me­ro fue­ron pro­pues­tas y exi­gen­cias ciu­da­da­nas:

1. La crea­ción del Ins­ti­tu­to Fe­de­ral Elec­to­ral y las po­lí­ti­cas de pa­ri­dad en el sis­te­ma elec­to­ral

2 La au­to­no­mía de la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­mano y del Ban­co de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.