PROCRASTINAR, EL AR­TE DE DE­JAR TO­DO A LO ÚL­TI­MO

‘Lo ha­go des­pués’, o ‘al ra­to lo tér­mino’ son al­gu­nas de las fra­ses que usan las per­so­nas que sus­ti­tu­yen ac­ti­vi­da­des im­por­tan­tes por otras más irre­le­van­tes.

Unis y Mas - - Interesante -

La pro­cras­ti­na­ción es una ten­den­cia bas­tan­te ha­bi­tual, que afec­ta prin­ci­pal­men­te a los más jó­ve­nes. Es el há­bi­to de de­mo­rar ta­reas im­por­tan­tes, su­plan­tán­do­las por otras más pla­cen­te­ras pe­ro me­nos ne­ce­sa­rias. Es una di­la­ción que tie­ne efec­tos ne­ga­ti­vos, y en su ma­yo­ría va acom­pa­ña­da de un es­ta­do de ansiedad. Es­te com­por­ta­mien­to es muy pre­va­len­te en la po­bla­ción es­tu­dian­til, so­bre to­do en los ado­les­cen­tes. En­tre un 80 y un 90% de los jó­ve­nes pro­cras­ti­na en al­gún mo­men­to, y es­to tie­ne un efec­to ad­ver­so en el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co. Aho­ra con un so­lo clic pa­sas de es­tar es­cri­bien­do un en­sa­yo, a es­tar vien­do vi­deos en internet o dis­tra­yén­do­te en el chat. Las per­so­nas que se dis­traen con ac­ti­vi­da­des que con­si­de­ran di­ver­ti­das, re­le­gan­do las en­tre­gas im­por­tan­tes y di­fí­ci­les pa­ra el fi­nal, quien pos­po­ne o pro­cras­ti­na, en el fon­do tie­ne una con­duc­ta cla­ra­men­te eva­si­va. Los fac­to­res que con­tri­bu­yen a la pro­cras­ti­na­ción fi­gu­ran: aver­sión a la ta­rea, cas­ti­go o re­com­pen­sa, ba­ja au­to­efi­ca­cia, pen­sa­mien­tos irra­cio­na­les, me­nos­pre­ciar­se, ba­ja con­cien­cia y po­ca pla­nea- ción de tiempos. En es­te sen­ti­do, des­ta­ca la im­por­tan­cia de fomentar en es­tu­dian­tes, des­de tem­pra­na edad, há­bi­tos ade­cua­dos de es­tu­dio pa­ra or­ga­ni­zar su tiem­po y evi­tar así la pro­cras­ti­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.