Ra­zo­nes pa­ra con­tra­tar un abo­ga­do si es­tás em­pren­dien­do

Unis y Mas - - Opinión Joven - ame­di­na@mr­la­bo­ga­dos.mx

Nor­mal­men­te, cuan­do pen­sa­mos en un abo­ga­do es co­mún que lo pri­me­ro que nos ven­ga a la men­te sea el es­te­reo­ti­po de un se­ñor muy se­rio, muy for­mal, siem­pre ves­ti­do de tra­je y con un por­ta­fo­lio en la mano. Y, si bien es cier­to que la se­rie­dad y la for­ma­li­dad son as­pec­tos que de­be­mos te­ner en cuen­ta a la ho­ra de con­fiar nues­tros asun­tos le­ga­les a al­guien, es­to no es­tá pe­lea­do con la ju­ven­tud, la ca­li­dez y el diá­lo­go abier­to, fres­co y re­la­ja­do. En Mé­xi­co es­tá to­da­vía muy arrai­ga­da la creen­cia de que con­tra­tar los ser­vi­cios de un abo­ga­do es un lu­jo, por lo que aún hay mu­chas Py­MEs y pro­fe­sio­nis­tas in­de­pen­dien­tes que ope­ran en la in­for­ma­li­dad (una si­tua­ción cos­to­sa y di­fí­cil de re­me­diar una vez que hay un pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo o im­po­si­ción de san­cio­nes, pe­ro que po­dría pre­ve­nir­se de for­ma fá­cil y eco­nó­mi­ca). Pien­sa en to­dos los ac­tos que a dia­rio se rea­li­zan en una PY­ME y ve­rás có­mo dis­po­ner de un equi­po de abo­ga­dos te fa­ci­li­ta­rá la vi­da por­que con­ta­rás con ase­so­ra­mien­to y pro­tec­ción le­gal. Mu­chas si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas tie­nen una gran car­ga lega que va­le la pe­na con­sul­tar con un ex­per­to pa­ra ha­cer las co­sas bien y evi­tar pro­ble­mas a fu­tu­ro. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y la ne­ce­si­dad de in­me­dia­tez obli­gan aho­ra a los pro­fe­sio­nis­tas a adap­tar­se y avan­zar al mis­mo pa­so. Los abo­ga­dos pre­ci­san ser jó­ve­nes en­tu­sias­tas (y no nos re­fe­ri­mos ne­ce­sa­ria­men­te a la edad) que com­pren­dan las nue­vas ne­ce­si­da­des de co­mu­ni­ca­ción, de efi­cien­cia, agi­li­dad y sen­ci­llez; que rom­pan con lo com­pli­ca­do que pue­de ser con­tra­tar un abo­ga­do “tra­di­cio­nal”, en tér­mi­nos de cos­tos y tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.