LA PAR­TI­CI­PA­CIÓN DE LOS JÓ­VE­NES EN LA PO­LÍ­TI­CA

Unis y Mas - - Portada - Por: Fran­cis­co Iván Gon­zá­lez Gar­cía ABO­GA­DO Fran­cis­co Iván Gon­zá­lez

El si­glo XXI exi­ge re­vo­lu­cio­nes ideo­ló­gi­cas y no ar­ma­das. Cuan­do se ga­na por las ar­mas y se im­po­ne una for­ma de pen­sar a la fuer­za, el triun­fo se de me­ri­ta.

La ver­da­de­ra vic­to­ria os­ci­la en con­ven­cer y no en im­po­ner, esa es la nue­va for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca que exi­ge nues­tra reali­dad so­cial. En los um­bra­les de la re­vo­lu­ción me­xi­ca­na, un pu­ña­do de jó­ve­nes me­xi­ca­nos to­ma­ron las rien­das del de­ba­te po­lí­ti­co que ha nu­tri­do el Es­ta­do de De­re­cho de Mé­xi­co a lo lar­go de más de cien años. La lla­ma­da ge­ne­ra­ción de 1915 asu­mió no so­lo el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal sino la cons­truc­ción de los ci­mien­tos que Mé­xi­co ne­ce­si­ta­ba pos­te­rior a la re­vo­lu­ción. No bas­ta­ban los cau­di­llos, sino la or­ga­ni­za­ción y par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía y en es­pe­cial, los jó­ve­nes. Es­ta ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes pro­pi­cio un nu­tri­do nú­me­ro de cam­bios tras­cen­den­ta­les en la vi­da de­mo­crá­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal de nues­tro país; sin em­bar­go, la lu­cha no fue fá­cil. El sis­te­ma ata­có por dos tan­gen­tes, la ideo­ló­gi­ca y la ge­ne­ra­cio­nal.

En 1968, avan­za­do el si­glo XX los jó­ve­nes me­xi­ca­nos re­ci­bie­ron con gran op­ti­mis­mo las ideas li­ber­ta­rias y de­mo­crá­ti­cas na­ci­das en Fran­cia en con­tra­po­si­ción a una reali­dad de go­bier­nos co­rrup­tos y au­to­ri­ta­rios. Lo que en otras la­ti­tu­des tra­jo co­mo con­se­cuen­cia el de­rro­ca­mien­to de go­bier­nos ar­bi­tra­rios y dés­po­tas, en Mé­xi­co ter­mi­nó con una ma­tan­za de­li­be­ra­da de jó­ve­nes que su úni­co de­li­to fue cues­tio­nar al sis­te­ma y exi­gir cuen­tas cla­ras a la ad­mi­nis­tra­ción. El 2 de oc­tu­bre de 1968 el go­bierno acu­dió a la re­pre­sión y ma­sa­cre del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til.

Aho­ra nos to­ca a no­so­tros. La ge­ne­ra­ción del si­glo XXI. Los jó­ve­nes de hoy de­be­mos de­jar atrás la pa­si­vi­dad ale­tar­ga­da y re­to­mar la fuer­za ideo­ló­gi­ca de quie­nes en otros mo­men­tos han lu­cha­do por do­tar­nos del Mé­xi­co que hoy dis­fru­ta­mos.

Nues­tra obli­ga­ción se tra­du­ce en pug­nar por la in­cor­po­ra­ción de va­lo­res so­cia­les a nues­tra for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca, los jó­ve­nes le de­be­mos a Mé­xi­co par­ti­ci­par en los te­mas pú­bli­cos, pe­ro con res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so de­jan­do atrás las ma­las prác­ti­cas y enal­te­cien­do nues­tra hon­ro­sa si­tua­ción hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.