Gla­ciar fue­ra del Po­lo Nor­te

FUE­RA DEL PO­LO NOR­TE

US Traveler - - Contendo -

Al es­te de Alas­ka en la fron­te­ra con Ca­na­dá, se en­cuen­tra el gla­ciar más gran­de del mun­do fue­ra de los cas­que­tes po­la­res. Se tra­ta del Hub­bard Gla­ciar, una pla­ni­cie a más de 3 mil me­tros so­bre el ni­vel del mar ro­dea­da por una gran ca­de­na mon­ta­ño­sa

man­tie­ne des­de ha­ce mi­les de años va­lles en­te­ros con­ge­la­dos

Es­te gla­ciar guar­da fó­si­les con­ge­la­dos que da­tan de mi­les de años, los es­ce­na­rios son im­pre­sio­nan­tes y pa­re­cie­ra que el tiem­po no ha pa­sa­do por es­tas mon­ta­ñas.

¿CÓ­MO LLE­GAR?

Hay dos for­mas pa­ra vi­si­tar el gla­ciar, por mar y por ai­re. Di­ver­sas lí­neas de cru­ce­ros sa­len des­de Seattle, Washington y Ju­neau, Alas­ka ellos en­tran por la bahía de Hub­bard y en un par de días se pue­de ob­ser­var el gla­ciar des­de el mar. Por ai­re des­de te­rri­to­rio ca­na­dien­se, en Hai­nes Jun­ction cer­ca de la ciu­dad de Whi­tehor­se, Yu­kon, hay va­rias em­pre­sas que en avio­ne­tas Cess­na ha­cen re­co­rri­dos, en­tre una y tres ho­ras per­mi­ten re­co­rrer des­de el ai­re el gla­ciar del la­do es­ta­du­ni­den­se y ca­na­dien­se. El gla­ciar se com­par­te en­tre los dos paí­ses, sin em­bar­go la par­te más im­pre­sio­nan­te es­tá del la­do de Alas­ka.

RíOS DE HIE­LO

El gla­ciar pa­re­cie­ra el afluen­te de un río con­ge­la­do, se ob­ser­va per­fec­ta­men­te co­mo el agua caía de las mon­ta­ñas has­ta una cuen­ca que ro­dea los pi­cos, ahí co­rrían in­men­sas co­rrien­tes que fue­ron con­ge­la­das –al pa­re­cer de for­ma es­pon­tá­nea—y de­jan ver las for­mas del agua he­chas hie­lo. En las par­tes ba­jas del gla­ciar du­ran­te el ve­rano apa­re­cen la­gos y ríos, en la par­te al­ta se crean la­gos gla­cia­res, pe­que­ños nú­cleos azu­les de agua en fo­sas de hie­lo que, al co­men­zar el oto­ño vuel­ven a con­ge­lar­se. Son va­rios ki­ló­me­tros de hie­lo los que es­tán acu­mu­la­dos en es­ta ma­ra­vi­lla na­tu­ral, úni­ca en el mun­do. Cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que en­tre las grue­sas ca­pas de hie­lo se guar­da la his­to­ria de la evo­lu­ción del pla­ne­ta, for­mas de vi­da que ya no exis­ten y que­da­ron con- ge­la­das des­de ha­ce mi­les de años, plan­tas, ani­ma­les, bac­te­rias y ma­te­ria or­gá­ni­ca que es­tán ahí sin es­tar, en una ex­tra­ña re­la­ción en­tre la na­tu­ra­le­za y el ser hu­mano.

¿QUIÉN EN­TRA AL GLA­CIAR?

Hay ex­pe­di­cio­nes pa­ra pro­fe­sio­na­les e in­ves­ti­ga­do­res que van has­ta el gla­ciar, se re­quie­re de una pre­pa­ra­ción ex­haus­ti­va pa­ra so­por­tar las gé­li­das tem­pe­ra­tu­ras y re­co­rrer a pie par­te del gla­ciar. Pa­ra los via­je­ros con es­pí­ri­tu de aven­tu­ra lo más re­co­men­da­ble es re­co­rrer­lo por ai­re en dos o tres días pa­ra co­no­cer la to­ta­li­dad del gla­ciar. Via­jar por mar o por ai­re al gla­ciar nos ha­ce sen­tir la in­men­si­dad del pla­ne­ta, de la na­tu­ra­le­za, lo pe­que­ños que so­mos fren­te a la ma­jes­tuo­si­dad de un lu­gar cla­va­do en Amé­ri­ca del Nor­te, pa­tri­mo­nio de los Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, pa­tri­mo­nio del mun­do en­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.