Co­lo­ra­do Springs, don­de em­pie­zan las mon­ta­ñas

US Traveler - - Editorial - Tex­to y fo­tos: José An­to­nio Ló­pez So­sa @jo­sean­to­nio1977

Co­lo­ra­do es uno de los es­ta­dos más atrac­ti­vos en los Es­ta­dos Uni­dos, es el lu­gar don­de ter­mi­nan las enor­mes pla­ni­cies y emer­gen las mon­ta­ñas ro­ca­llo­sas, una de las re­gio­nes se­rra­nas más im­pre­sio­nan­tes de Amé­ri­ca del Nor­te. A unos 110 ki­ló­me­tros al sur de Den­ver –ca­pi­tal del es­ta­do—se en­cuen­tra una ciu­dad que di­vi­de las pla­ni­cies de las mon­ta­ñas, su nom­bre es Co­lo­ra­do Springs, es­tá cer­ca de los 2 mil me­tros so­bre el ni­vel del mar y la ha­bi­tan cer­ca de me­dio mi­llón de ha­bi­tan­tes. En­tre sus ca­lles es­tá el Cen­tro de En­tre­na­mien­to Olím­pi­co de los Es­ta­dos Uni­dos y la Aca­de­mia de la Fuer­za Aé­rea, lo que le ha da­do re­le­van­cia a ni­vel na­cio­nal des­de ha­ce dé­ca­das.

Pe­ro, ¿por qué vi­si­tar

Co­lo­ra­do Springs?

Tie­ne uno de los me­jo­res cli­mas de la Unión Ame­ri­ca­na, los ve­ra­nos cá­li­dos – sin lle­gar al ca­lor ex­tre­mo— y los in­vier­nos con tem­pe­ra­tu­ras que no re­ba­san la con­ge­la­ción. En­tre sus va­lles se en­cuen­tra uno de los ho­te­les más em­ble­má­ti­cos e his­tó­ri­cos en los Es­ta­dos Uni­dos: The Broad­moor Ho­tel. En Co­lo­ra­do Springs es­tá tam­bién uno de los par­ques na­tu­ra­les más im­pre­sio­nan­tes, se tra­ta de “Gar­den of Gods”, una se­rie de for­ma­cio­nes ro­co­sas que a tra­vés de mi­les de años se for­ja­ron al pie de las mon­ta­ñas. La en­tra­da es gra­tui­ta y es­tá abier­to to­do el año, se pue­de re­co­rrer el au­to­mó­vil, en bi­ci­cle­ta o a pie en va­rios sen­de­ros. Es­tos te­rre­nos fue­ron pro­pie­dad pri­va­da pe­ro en 1909 de acuer­do a la vo­lun­tad del due­ño Char­les Elliott Per­kins al fa­lle­cer, se con­vir­tió en un lu­gar pú­bli­co y gra­tui­to.

www.gar­de­nof­gods.com Cons­trui­do en 1918, des­de sus ini­cios fue con­ce­bi­do co­mo un ho­tel de gran lu­jo pa­ra ser­vir a los via­je­ros que lle­ga­ban de Den­ver y otras re­gio­nes del país, dis­pues­tos a vi­si­tar Pi­kes Peak. Fue tal su im­pac­to en la zo­na que en sus ini­cios con­tó con un han­gar aé­reo y una es­ta­ción de fe­rro­ca­rril pro­pios. A lo lar­go de dé­ca­das, es­te ho­tel se fue Pa­ra quie­nes dis­fru­tan an­dar en bi­ci­cle­ta pe­ro bus­can ha­cer po­co es­fuer­zo, un re­co­rri­do en Pi­kes Peak es lo ideal. Los ope­ra­do­res Moun­tain Bi­ke Tours lle­van las bi­ci­cle­tas y a los ci­clis­tas en una ca­mio­ne­ta mon­ta­ña arri­ba, has­ta los 4 mil 300 me­tros so­bre el ni­vel del mar al pun­to más al­to de es­ta mon­ta­ña, des­de ahí los par­ti­ci­pan­tes to­man sus bi­ci­cle­tas y van mon­ta­ña aba­jo por la ca­rre­te­ra por va­rios ki­ló­me­tros, bas­ta lle­var la ro­pa ade­cua­da, me­dir el freno de la bi­ci­cle­ta y de­jar que la fuer­za de gra­ve­dad ha­ga lo su­yo. Son es­pec­ta­cu­la­res los pai­sa­jes que se ven des­de la bi­ci­cle­ta, tan só­lo en to­do el re­co­rri­do hay un par de subidas muy sen­ci­llas, lo de­más es dis­fru­tar. Ca­da quien va a su pa­so, quie­nes go­zan de la ve­lo­ci­dad y quie­nes pre­fie­ren ir len­to y con­tem­plan­do la na­tu­ra­le­za tie­nen ca­bi­da. Un guía va has­ta ade­lan­te y la ca­mio­ne­ta va a la re­ta­guar­dia. La re­co­men­da­ción es apar­tar una mañana en­te­ra pa­ra es­te re­co­rri­do úni­co.

www.bi­ke­pi­kes­peak.com trans­for­man­do y evo­lu­cio­nan­do sin per­der su esen­cia y su his­to­ria. Prác­ti­ca­men­te to­dos los pre­si­den­tes de los Es­ta­dos Uni­dos se han hos­pe­da­do des­de en­ton­ces en sus ha­bi­ta­cio­nes, cuen­ta aho­ra con gran­des cam­pos de golf, va­rios edi­fi­cios en me­dio del gran la­go Che­yen­ne, res­tau­ran­tes y ba­res de ex­ce­len­te ca­li­dad.

www.broad­moor.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.