Com­pras y gla­mour

US Traveler - - Editorial - Por En­ri­que Ro­sa­les Edi­tor en Je­fe de Jet News

Bal Harbour es un dis­tri­to de ape­nas 1.6 ki­ló­me­tros cua­dra­dos que nos fa­ci­li­ta la ta­rea de ja­más ol­vi­dar­lo, pues la ca­li­dad de los ser­vi­cios, in­fra­es­truc­tu­ra de lu­jo y be­llí­si­mas pla­yas no de­jan de cau­ti­var­nos un so­lo mo­men­to

Es una reali­dad que Bal Harbour se co­lo­có en el ma­pa de los des­ti­nos de lu­jo de­bi­do a su ex­clu­si­vo cen­tro co­mer­cial, que pue­de ser ca­ta­lo­ga­do co­mo un ex­pe­rien­cia con un per­so­nal shop­per de­bi­do a la aten­ción ca­si per­so­na­li­za­da que se ofre­ce en las bou­ti­ques que al­ber­ga. Pe­ro vi­vir­lo va más allá. Re­co­rrer los pa­si­llos de es­te ex­clu­si­vo mall po­dría des­cri­bir­se co­mo una ca­mi­na­ta a tra­vés de un jar­dín zen, de­bi­do a la her­mo­sa de­co­ra­ción he­cha con pal­me­ras y fuen­tes; des­ta­can­do so­bre to­do la pe­ce­ra gi­gan­te a ras del sue­lo que re­co­rre la plan­ta ba­ja don­de na­dan sin ser per­tur­ba­dos her­mo­sos pe­ces koi, que pa­re­cen se­lec­cio­na­dos pa­ra com­bi­nar con el en­torno. To­do es­to va a la par de lo que al­ber­ga, pues es un gran re­pre­sen­tan­te de la éli­te de la mo­da y el lu­jo, fir­mas co­mo Guc­ci, Au­de­mars Pi­guet, Cha­nel o Er­me­ne­gil­do Zeg­na, son un ejem­plo de las ca­si cien ca­sas de mo­da y bou­ti­ques que al­ber­ga es­te re­cin­to ubi­ca­do en la pun­ta nor­te de Mia­mi.

TU­RIS­MO A TO­DO NI­VEL

El que la gen­te lo­cal y tu­ris­tas de to­do el mun­do ha­yan he­cho del Bal Harbour uno de sus si­tios fa­vo­ri­tos es en­ten­di­ble, pues au­na­do a las tien­das al ai­re li­bre tam­bién en­con­tra­mos una ga­ma de ho­te­les de lu­jo co­mo el One Bal Harbour Re­sort & Spa (one­bal­har­bou­rre­sort.com), que ofre­ce una en­vi­dia­ble ubi­ca­ción y las de­li­cias cu­li­na­rias del res­tau­ran­te Mis­ter Co­llins a car­go del Chef Fer­di­nand Or­tiz. “Me gus­ta que los sa­bo­res se dis­tin­gan en los pla­ti­llos, ade­más de in­cor­po­rar in­gre­dien­tes ines­pe­ra­dos con una téc­ni­ca im­pe­ca­ble”. Otra op­ción es St. Re­gis Harbour Re­sort (stre­gis­bal­har­bour. com). Co­mo to­dos los com­ple­jos de la ul­tra lu­jo­sa ca­de­na na­da que­da a la suer­te y la aten­ción es más que im­pe­ca­ble, in­clu­so, si no su­pe­ras tu es­ta­día, pue­des con­si­de­rar com­prar uno de los de­par­ta­men­tos-re­si­den­cia del ho­tel. Co­mo tip no ol­vi­des vi­si­tar el spa, un pa­raí­so de pla­cer. Pa­ra ale­gría de to­dos Bal Harbour tam­bién ofre­ce op­cio­nes más fa­mi­lia­res o en plan de ami­gos co­mo el Bal Harbour Quar­zo (quar­zo­mia­miho­tel.com), un en­can­ta­dor ho­tel bou­ti­que que cuen­ta úni­ca­men­te con 29 ha­bi­ta­cio­nes ti­po de­par­ta­men­to que te ha­rán sen­tir co­mo en ca­sa.

CON­SIN­TIEN­DO AL PA­LA­DAR

Por si fue­ra po­co en es­ta zo­na tam­bién po­de­mos dis­fru­tar de una gas­tro­no­mía de cla­se mun­dial que in­clu­ye res­tau­ran­tes co­mo La Gou­lue, un bis­tro que te trans­por­ta a los sa­bo­res pa­ri­si­nos más exquisitos; Car­pac­cio, res­tau­ran­te que se ha con­ver­ti­do en el fa­vo­ri­to pa­ra ir a to­mar un ca­fé o dis­fru­tar de una bue­na pas­ta por la tar­de. Pe­ro co­mo en to­do siem­pre hay un fa­vo­ri­to y ese si­tio per­te­ne­ce a Ma­ko­to Res­tau­rant (ma­ko­to­res­tau­rant.me), que ofre­ce una co­ci­na ja­po­ne­sa mo­der­na crea­da por el chef Ma­ko­to Oku­wa,.“Ten­go un gran res­pe­to por man­te­ner la tra­di­ción ja­po­ne­sa, pe­ro tam­bién sien­to que es im­por­tan­te aña­dir mi pro­pio es­ti­lo a la co­ci­na, con el fin de atraer una am­plia ga­ma de pa­la­da­res”. En­tre sus pla­ti­llos des­ta­ca­mos los pin­chos de cor­de­ro a la plan­cha, tan de­li­cio­so que se desa­sen en tu bo­ca, y su vas­ta op­ción de sus­hi y pes­ca­dos de la zo­na.

The Bal Harbour Shops ac­tual­men­te pro­du­ce ga­nan­cias arri­ba de 2,800

dó­la­res por pie cua­dra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.