En tren a Nue­va Or­léans

US Traveler - - Editorial - José An­to­nio Ló­pez So­sa @jo­sean­to­nio1977

La em­pre­sa Pull­man Rail Jour­neys ha te­ni­do la vir­tud de res­tau­rar los vie­jos ca­rros del fe­rro­ca­rril que en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX da­ban ser­vi­cio a to­do lu­jo a los via­je­ros en los Es­ta­dos Uni­dos. En aquel mo­men­to de la his­to­ria el tren de pa­sa­je­ros era la úni­ca al­ter­na­ti­va de trans­por­te, por ello la gen­te acau­da­la­da re­que­ría de ser­vi­cios per­so­na­li­za­dos y de al­to ni­vel pa­ra evi­tar­se cual­quier mo­les­tia du­ran­te sus tra­yec­tos. Ca­si un si­glo des­pués, ese lu­jo y co­mo­di­dad es­tán de nue­vo so­bre las vías con la res­tau­ra­ción de esos mis­mos ca­rros de tren. Ac­tual­men­te es­ta em­pre­sa da ser­vi­cio re­gu­lar en­tre las ciu­da­des de Chica­go y Nue­va Or­léans, pró­xi­ma­men­te es­ta­rá dis­po­ni­ble tam­bién en­tre Chica­go y Nue­va York. Los an­ti­guos ca­rros de fe­rro­ca­rril son au­tén­ti­cos mu­seos al ser­vi­cio del via­je­ro, van en­la­za­dos al tren de Am­trak que cu­bre la mis­ma ru­ta pe­ro con un ser­vi­cio bou­ti­que. Des­de la lle­ga­da a la es­ta­ción los eje­cu­ti­vos de abor­do es­tán lis­tos pa­ra to­mar el equi­pa­je y abor­dar por una zo­na ex­clu­si­va, an­tes que el res­to de los pa­sa­je­ros de Am­trak. Un chef abor­do se en­car­ga de pre­pa­rar ca­da uno de los pla­tos en las tres co­mi­das, un gru­po de ca­ma­re­ros y bar ten­ders es­tán día y no­che al ser­vi­cio de los pa­sa­je­ros con una se­lec­ción de vi­nos y coc­te­les úni­cos en el tren. Las ca­bi­nas son có­mo­das, co­mo a la vie­ja usan­za de día son asien­tos y por la no­che se trans­for­man en có­mo­das ca­mas con am­plias ven­ta­nas que per­mi­ten ir vien­do el pai­sa­je es­ta­dou­ni­den­se des­de el tren. El trayecto de Chica­go a Nue­va Or­léans es de apro­xi­ma­da­men­te 19 ho­ras y me­dia, que se ha­cen cor­tas por el buen ser­vi­cio, la co­mo­di­dad y los pai­sa­jes que se de­li­nean tras las ven­ta­nas del tren. Un via­je que sin lu­gar a du­das, nos po­ne los ojos al pa­sa­do con las co­mo­di­da­des del pre­sen­te, el tren en sí mis­mo es una ex­pe­rien­cia de via­je y no só­lo un me­dio de trans­por­te. El ser­vi­cio es­tá dis­po­ni­ble dos ve­ces por se­ma­na y hay que re­ser­var a tra­vés de su pá­gi­na de in­ter­net:

www. tra­vel­pull­man. com

Pró­xi­ma­men­te es­ta­rán inau­gu­ran­do la ru­ta de Chica­go a Nue­va York.

Un via­je al pa­sa­do

LLE­GAN­DO A NUE­VA OR­LÉANS

La es­ta­ción del tren en Nue­va Or­léans es­tá a po­cos ki­ló­me­tros del cen­tro fi­nan­cie­ro y del le­gen­da­rio ba­rrio fran­cés, re­sul­ta cu­rio­so que lle­ve es­te nom­bre en ho­nor a los pri­me­ros con­quis­ta­do­res de Loui­sia­na, pues­to que des­pués de un gran in­cen­dio, la ciu­dad fue re­cons­trui­da por el im­pe­rio es­pa­ñol, así que la ar­qui­tec­tu­ra obe­de­ce a la ocu­pa­ción ibé­ri­ca en es­ta ciu­dad. Ca­da ca­lle tie­ne la his­to­ria del por qué se lla­ma de tal o cual mo­do, ahí se en­cuen­tra una de las ave­ni­das más exó­ti­cas de los Es­ta­dos Uni­dos, la fa­mo­sa Bour­bon Street, lla­ma­da así en ho­nor a la fa­mi­lia de los Bor­bón (dinastía de la ac­tual mo­nar­quía es­pa­ño­la), ahí es­tán al­gu­nos de los me­jo­res ba­res de jazz en la Unión Ame­ri­ca­na, así co­mo un sin fin de cen­tros de en­tre­te­ni­mien­to pa­ra to­da cla­se de gen­te. La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca en Nue­va Or­léans es úni­ca, la co­mi­da “ca­jun” que tie­ne he­ren­cias afri­ca­nas, es­pa­ño­las y fran­ce­sas com­bi­na­das con pes­ca­dos y ma­ris­cos del Gol­fo de Mé­xi­co ha­cen que sea re­co­no­ci­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Exis­ten en el ba­rrio fran­cés ho­te­les de to­das las ca­te­go­rías, así co­mo res­tau­ran­tes des­de co­mi­da rá­pi­da has­ta al­ta co­ci­na re­gio­nal e in­ter­na­cio­nal. Nue­va Or­léans es una fies­ta per­ma­nen­te de co­lor y sa­bo­res, es­pe­cial­men­te en el car­na­val “Mar­di Gras”, sin em­bar­go to­do el año hay fies­ta y ale­gría. El cen­tro del ba­rrio fran­cés por su he­ren­cia es­pa­ño­la tie­ne gran pa­re­ci­do a los ba­rrios an­ti­guos de La Ha­ba­na, San Juan de Puerto Ri­co y Ve­ra­cruz, co­sa que nos lle­va de un lu­gar a otro, de una épo­ca a la otra con la nos­tal­gia de un pue­blo al sur de los Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.