Las ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas ha­blan

US Traveler - - Editorial -

¿Quién no ha es­cu­cha­do acer­ca del MO­MA en Nue­va York?, mu­chas ve­ces es más vi­si­ta obli­ga­da por lo que se es­cu­cha, que por una ra­zón per­so­nal y de fon­do pa­ra re­co­rrer sus ex­po­si­cio­nes. Ha si­do tal su im­pac­to a ni­vel mun­dial que re­sul­ta im­pen­sa­ble via­jar a Nue­va York sin re­gre­sar con el bo­le­to de ac­ce­so que cer­ti­fi­que nues­tro pa­so por el MO­MA, sin em­bar­go, ¿qué ra­zo­nes de fon­do hay pa­ra en­trar en sus ex­po­si­cio­nes más allá de la obli­ga­to­rie­dad de la tra­di­ción con­tem­po­rá­nea? Sin lu­gar a du­das, es­te mu­seo cons­ti­tu­ye un cen­tro de ex­po­si­ción del ar­te mo­derno y con­tem­po­rá­neo des­de que abrió sus puer­tas en me­dio de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 1929, con el ob­je­ti­vo que la gen­te apre­cia­ra las ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas y los au­to­res, tu­vie­ran un es­pa­cio don­de pre­sen­tar sus obras en me­dio de un caó­ti­co país. El mu­seo se fun­dó co­mo en­ti­dad pri­va­da, los fi­lán­tro­pos Li­llie P. Bliss, Mary Quinn Su­lli­van y Abby Al­drich Roc­ke­fe­ller fue­ron los crea­do­res del con­cep­to y al pa­so de los años se ha con­ver­ti­do en un pun­to neu­rál­gi­co pa­ra el ar­te mun­dial. Pe­ro, ¿qué se pue­de ver en el MO­MA ade­más de es­ta con­di­ción his­tó­ri­ca de tal en­ver­ga­du­ra? Des­de el año 2004 se du­pli­có el es­pa­cio pa­ra sus ex­hi­bi­cio­nes, en sus mu­ros es­tán y han es­ta­do la ma­yor par­te de las pro­pues­tas de ar­te ex­cén­tri­co que qui­zás no ten­dría ca­bi­da en otros mu­seos, prue­ba de ello es que des­de 2012 se pre­sen­tan vi­deo jue­gos co­mo for­mas de ar­te y así se mues­tran en sus sa­las. En sus ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les y per­ma­nen­tes se pue­den ver dis­tin­tos ti­pos de ar­te, di­fe­ren­tes pro­pues­tas de al­re­de­dor del mun­do y no só­lo de Nue­va York, ahí la pers­pec­ti­va e in­ter­pre­ta­ción es re­la­ti­va, mu­chos pue­den que­dar en­can­ta­dos o de­sen­can­ta­dos con ca­da una de las ex­po­si­cio­nes, pa­ra al­gu­nos no es ar­te lo que ahí se ex­hi­be, otras per­so­nas lle­gan al bor­de de las lá­gri­mas al ver ta­les obras ex­pues­tas, to­do de­pen­de del cris­tal con que se mi­re y la re­le­van­cia de ir es pre­ci­sa­men­te, dar­se la opor­tu­ni­dad de acer­car­se al ar­te en un re­cin­to que al­ber­ga una di­ver­si­dad que po­cos si­tios en el mun­do tie­nen. Ahí ra­di­ca la im­por­tan­cia de pa­sar un día en­te­ro en­tre los pa­si­llos del MO­MA en Nue­va York. Una vi­si­ta de dos ho­ras no sirve de na­da, eso sí es por el so­lo he­cho de te­ner el bo­le­to y ha­cer un check in en fours­qua­re, hay que dar­se la opor­tu­ni­dad de con­vi­vir un día en­te­ro con el ar­te, ¡qué me­jor lu­gar que el MO­MA en Nue­va York!

www.mo­ma.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.