Ore­gon, el nue­vo pa­raí­so de los vi­nos nor­te­ame­ri­ca­nos

US Traveler - - Editorial -

Si es­tás bus­can­do una vi­si­ta di­fe­ren­te a los Es­ta­dos Uni­dos, el es­ta­do de Ore­gon, te ofre­ce ex­pe­rien­cias úni­cas al trans­por­tar­te en el tiem­po por sus vi­ñe­dos. A lo lar­go del ca­mino po­drás ob­ser­var co­mo va cam­bian­do el pai­sa­je de mon­ta­ñas es­car­pa­das a co­li­nas, ob­ser­va­rás co­mo la nie­bla ro­dea los ár­bo­les por las ma­ña­nas y ve­rás las ci­mas de las co­li­nas cu­bier­tas de uvas. Qui­zás es­to te re­mon­te a al­guno de los me­jo­res vi­ñe­dos eu­ro­peos, pe­ro no ha­ce fal­ta ir tan le­jos, pues Ore­gon te in­vi­ta a des­cu­brir el co­ra­zón de es­ta re­gión vi­ní­co­la en el va­lle de Wi­lla­met­te. Es­te va­lle al sur de Portland se ca­rac­te­ri­za por su mi­cro cli­ma y su sue­lo, ideal pa­ra la uva sen­si­ble, con la que se ela­bo­ran los más ga­lar­do­na­dos vi­nos. La re­gión vi­ní­co­la de Ore­gon es di­fe­ren­te a cual­quier otro lu­gar en el es­ta­do y di­fe­ren­te a cual­quier otro lu­gar en el país. En me­nos de una ho­ra en au­to­mó­vil, es­ta­rás fue­ra de la jungla de as­fal­to, dis­fru­tan­do de una co­pa de vino en el cá­li­do sol de Wi­lla­met­te Va­lley. Pa­ra que to­do mun­do prue­be las de­li­cias de la Vid es muy re­co­men­da­ble pa­sar una no­che en el Black Wal­nut Inn y vi­si­tar una de las bo­de­gas de Red Hills (Co­li­nas Ro­jas) of Dun­dee. La re­gión de es­tas co­li­nas es la más im­pre­sio­nan­te del Va­lle por sus pai­sa­jes. Se ne­ce­si­ta ir con la me­jor­dis­po­si­ción y ac­ti­tud pa­ra de­gus­tar el buen vino de la re­gión, acom­pa­ña­do de de­li­cio­sos man­ja­res tra­di­cio­na­les. Los gran­des co­tos de vi­ña de Ore­gon son Cheha­lem Moun­tains, Rib­bon Rid­ge, Yam­hill Carl­ton, McMinn­vi­lle, Dun­dee Hills y Eo­la-Amity Hills. Los cal­dos más fa­mo­sos que allí se pro­du­cen son los de la ce­pa Pi­not Noir y cre­cen al bor­de del rio Wi­lla­met­te. Son 1.3 mi­llo­nes de hec­tá­reas, pe­ro ca­da te­rroir tie­ne su pro­pio ma­cro­cli­ma y sue­los que pro­du­cen las dis­tin­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de los vi­nos. Por al­go la uva fue de­sig­na­da la flor del Es­ta­do de Ore­gon. En las mon­ta­ñas Che­lahem, por su va­rie­dad de sue­los, se pro­du­cen al­gu­nos de los más co­ti­za­dos vi­nos co­mo los Pon­zi, Adels­heim Cheha­lem (Co­ral Creek) y Rocco. Los cal­dos van des­de muy li­via­nos y de­li­ca­dos, a los al­ta­men­te es­truc­tu­ra­dos. A los vi­nos de Rib­bon Rid­ge se les no­ta un re­si­duo del Pa­cí­fi­co que se en­cuen­tra cer­ca. Los vi­nos sa­ben a fru­ta ne­gra, epi­za­da, con ar­mó­ni­cos de cho­co­la­te. Al­gu­nos vi­ñe­dos de Rib­bon Rid­ge son Beaux Fré­res, Brick Hou­se Cheha­lem (Rid­ge­crest), Pa­tri­cia Green y Tri­sae­tum. Vie­ne lue­go el te­rroir de Yam­hill Carl­ton que se dis­tin­gue por sue­los ri­cos en se­di­men­tos ma­ri­nos. Los cal­dos tie­nen ten­den­cia a “car­no­si­dad” con sa­bor fru­tal y, a me­nu­do, son muy per­fu­ma­dos. Los vi­ñe­dos son Elk Co­ve, Pat­ton Va­lley, Shea, Wi­llaKen­zie, So­ter and Ken Wright (Sa­vo­ya, y Ab­bott Claim). Los Dun­dee Hills es­tán plan­ta­dos so­bre te­rre­nos que con­tie­nen ar­ci­lla y ba­sal­to. Los vi­nos sa­ben a fru­tas ro­jas con ca­li­dad te­rro­sa y fran­cos ar­mó­ni­cos. In­clu­yen Ar­chery Sum­mit, Bergs­rom, Do­mai­ne Drouin, Do­mai­ne Se­re­ne, y Erath. En el Dis­tri­to de McMinn­vi­lle las vi­ñas se en­cuen­tran plan­ta­das en la par­te in­fe­rior de las mon­ta­ñas cos­ta­les y cer­ca del pe­que­ño pue­blo de McMinn­vi­lle. Vien­tos de la cos­ta so­plan a tra­vés del Pa­so de Van Du­zer crean­do es­te ma­cro­cli­ma. Pro­du­ce vi­nos fir­me­men­te bien es­truc­tu­ra­dos. Sus vi­ñe­dos in­clu­yen los Brit­tan, May­sa­ra, Yam­hill Va­lley y Young­berg Hill. El te­rroir de Eo­la-Amity Hills se en­cuen­tra a los pies la ciu­dad de Sa­lem, ca­pi­tal del es­ta­do de Ore­gon, so­bre una pe­que­ña mon­ta­ña. Los sue­los son su­per­fi­cia­les de ori­gen vol­cá­ni­co y de ro­cas se­di­men­ta­rias. La ex­po­si­ción a los vien­tos del mar en­fría la re­gión du­ran­te el ve­rano. Los cal­dos tie­nen sa­bor a fru­tal os­cu­ro y a ve­ces se no­tan sa­bo­res mi­ne­ra­les. Es­ta re­gión in­clu­ye Amity, Bet­hel Heights, Cris­tom, Eve­ning Land y Wit­ness Tree. Una vi­si­ta a los vi­ñe­dos de Ore­gon es la ma­ne­ra per­fec­ta de pa­sar un fin de se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.