Seattle y las Olym­pic moun­tains

y las olym­pic moun­tains

US Traveler - - Editorial - Jo­sé An­to­nio López So­sa @jo­sean­to­nio1977

Ubi­ca­da en el ex­tre­mo no­roes­te de la Unión Ame­ri­ca­na, en el es­ta­do de Was­hing­ton es­tá me­tró­po­li de po­co más de 650 mil ha­bi­tan­tes, es la úl­ti­ma gran ciu­dad an­tes de la fron­te­ra nor­te con Ca­na­dá. Su cli­ma re­pre­sen­ta una de­li­cia pa­ra el via­je­ro con fres­cos y llu­vio­sos ve­ra­nos, así como fríos pe­ro no con­ge­lan­tes in­vier­nos. Es­tar jun­to al océano Pa­cí­fi­co pro­vo­ca que el cli­ma in­ver­nal no sea de con­ge­la­ción ex­tre­ma, ade­más las vis­tas sue­len ser un de­lei­te a la mi­ra­da, gran­des mon­ta­ñas, acan­ti­la­dos y cos­tas en­tre bos­ques y pi­cos ne­va­dos. Pe­se a que no hay vue­los di­rec­tos en­tre al­gu­na ciu­dad en Mé­xi­co y Seattle, las co­ne­xio­nes pa­ra lle­gar a es­ta ciu­dad son muy con­ve­nien­tes: Uni­ted Air­li­nes co­nec­ta a 26 ciu­da­des de Mé­xi­co con Seattle vía Hous­ton –ade­más de la co­ne­xión que des­de la Ciu­dad de Mé­xi­co se pue­de ha­cer vía Los Án­ge­les o San Francisco-. Ame­ri­can Air­li­nes a tra­vés de Da­llas-Fort Worth tam­bién co­nec­ta a Seattle con va­rias ciu­da­des de Mé­xi­co. Del­ta Air­li­nes tam­bién es una ex­ce­len­te op­ción ha­cien­do es­ca­la en Los Án­ge­les o en Atlan­ta. El he­cho es que en me­nos de 6 ho­ras, se pue­de es­tar en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Seattle, uno de los más mo­der­nos al nor­te de los Es­ta­dos Uni­dos y hub de Alas­ka Air­li­nes, una de las ae­ro­lí­neas más in­no­va­do­ras que exis­te en el mun­do.

¿DÓN­DE HOS­PE­DAR­SE?

La ma­yo­ría de las ca­de­nas ho­te­le­ras in­ter­na­cio­na­les ope­ra en Seattle, tam­bién hay un im­por­tan­te cre­ci­mien­to de ho­te­les bou­ti­que y bed & break­fast, hay pa­ra to­dos los pre­su­pues­tos, des­de ho­te­les de ca­rre­te­ra has­ta gran­des re­sorts, po­de­mos en­con­trar ho­te­les des­de 30 dó­la­res la no­che has­ta 500 dó­la­res o más, de­pen­de de lo que el via­je­ro quie­ra gas­tar. La re­co­men­da­ción es bus­car un ho­tel cer­ca del cen­tro de la ciu­dad pa­ra dis­fru­tar en po­co tiem­po de to­dos los atrac­ti­vos que ofre­ce Down­town Seattle, así como po­der­se tras­la­dar fá­cil­men­te a los puer­tos de em­bar­que de los fe­rries y en to­do ca­so, a las es­ta­cio­nes de fe­rro­ca­rril.

PI­KE PLA­CE MAR­KET

Uno de los me­jo­res lu­ga­res en Seattle pa­ra de­gus­tar la gas­tro­no­mía lo­cal, ver el mo­vi­mien­to co­mer­cial en­tre la mar y la co­ci­na, así como pa­ra pro­bar el mo­vi­mien­to or­gá­ni­co y de co­mi­da ar­te­sa­nal es sin lu­gar a du­das es­te mer­ca­do. Des­de 1907 no ha ce­rra­do sus ven­tas, co­men­zó como un mer­ca­do lo­cal pa­ra abas­te­cer la ciu­dad y hoy se ha con­ver­ti­do ade­más de un cen­tro de co­mer­cio, en un re­fe­ren­te tu­rís­ti­co in­ter­na­cio­nal. En sus in­me­dia­cio­nes es­tá por ejem­plo, el Star­bucks ori­gi­nal, es de­cir, el pri­me­ro que abrió y don­de se ideó la gran ca­de­na trans­na­cio­nal en que se ha con­ver­ti­do. Es­te mer­ca­do abre sus puer­tas a dia­rio en­tre 10 de la ma­ña­na y 6 de la tar­de. Des­pués de dos o tres días de co­mer en sus pa­si­llos, se pue­de te­ner un re­fe­ren­te de la co­mi­da del mar y de la pro­duc­ción agrí­co­la farm to table que exis­te en es­ta gran ciu­dad.

MU­SEOS

Ade­más de co­no­cer un lu­gar a tra­vés de su co­mi­da, los mu­seos tam­bién son par­te im­por­tan­te de la idio­sin­cra­cia de un pue­blo. Seattle tie­ne una gran va­rie­dad de mu­seos, des­de el Mu­seo del vue­lo --sin ol­vi­dar que Boeing tie­ne sus cuar­te­les cen­tra­les en Seattle—has­ta el Mu­seo de His­to­ria e In­dus­tria, el Mu­seo Bur­ke que aqui­la­ta el ar­te de la re­gión des­de el si­glo XIX, tam­bién es im­per­di­ble la vi­si­ta al mu­seo EPM, don­de se echa un vis­ta­zo a la cul­tu­ra pop de la Unión Ame­ri­ca­na des­de la vi­sión de la cos­ta no­roes­te.

Si es­tás bus­can­do la com­bi­na­ción de na­tu­ra­le­za nor­te­ame­ri­ca­na con­ju­ga­da con una ur­be que a dia­rio se con­so­li­da como una de las más mo­der­nas en los Es­ta­dos Uni­dos, la ciu­dad de Seattle es la op­ción ideal.

OLYM­PIC MOUN­TAINS

Uno de los más im­pac­tan­tes lu­ga­res en el es­ta­do de Was­hing­ton y a po­co tiem­po de Seattle es el par­que na­cio­nal de las Olym­pic Moun­tains, ubi­ca­do en el ex­tre­mo no­roes­te, li­te­ral­men­te en la fron­te­ra ma­rí­ti­ma con Ca­na­dá es­te par­que na­cio­nal al­ber­ga gran­des bos­ques y pi­cos mon­ta­ño­sos con pe­que­ños gla­cia­res en el ve­rano y cu­bier­tos de nie­ve en el in­vierno. Des­de Seattle se pue­de lle­gar por ferry con la em­pre­sa Was­hing­ton Sta­te Fe­rries que tie­ne sa­li­das des­de dis­tin­tos mue­lles de la ciu­dad. Se pue­de lle­gar en avión vo­lan­do del ae­ro­puer­to de Seattle a Fa­ri­child con Ken­mo­re Air. Tam­bién se pue­de lle­gar en au­to­mó­vil aun­que es la op­ción más lar­ga. El puer­to más cer­cano a es­te par­que na­cio­nal es Port Án­ge­les. El par­que na­cio­nal tie­ne un cen­tro de vi­si­tan­tes don­de es­tá to­da la in­for­ma­ción de re­co­rri­dos, vi­si­tas e in­clu­so ex­pe­rien­cias de va­rios días en la zo­na. La na­tu­ra­le­za, flo­ra, fau­ra y los im­pre­sio­nan­tes pai­sa­jes son úni­cos en los Es­ta­dos Uni­dos, di­fí­cil­men­te se en­cuen­tra otro lu­gar con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que el Océano Pa­cí­fi­co de­li­neó en es­ta zo­na.

LA CER­CA­NÍA CON CA­NA­DÁ

Es re­co­men­da­ble al vi­si­tar Seattle, to­mar unos días más pa­ra cru­zar la fron­te­ra y vi­si­tar las ciu­da­des al sur de Ca­na­dá. Des­de Seattle Am­trak ofre­ce un ser­vi­cio dia­rio de co­ne­xión con la ciu­dad de Van­cou­ver, lo mis­mo que por la vía aé­rea dis­tin­tas ae­ro­lí­nes tie­nen el ser­vi­cio. Des­de Port Án­ge­les cer­ca de las Olym­pic Moun­tains, hay un ser­vi­cio dia­rio de ferry que co­nec­ta con la ciu­dad de Vic­to­ria en Ca­na­dá. Se pue­de lle­gar por au­to­mó­vil aun­que la re­co­men­da­ción es usar el ferry o el tren de pa­sa­je­ros, los pai­sa­jes son una ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia.

Seattle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.