300 mil obras de ar­te en un so­lo re­cin­to

de ar­te en un so­lo re­cin­to

US Traveler - - Editorial -

Chica­go, vi­bran­te por su jazz y blues es una ciu­dad cos­mo­po­li­ta muy con­tras­tan­te, don­de se desa­rro­lla­ron po­lí­ti­cos tan im­por­tan­tes como Ba­rack Oba­ma y se con­sa­gra­ron afa­ma­dos cri­mi­na­les como Al Ca­po­ne. Des­ta­ca en­tre sus ca­lles el Ins­ti­tu­to de Ar­te, una in­va­lua­ble jo­ya del con­ti­nen­te ame­ri­cano

Un edi­fi­cio de es­ti­lo gre­co­rro­mano ex­po­ne en sus pa­si­llos y sa­las más de 300 mil obras de ar­te de di­ver­sos au­to­res, gé­ne­ros y te­mas, pe­ro to­dos con un mis­mo fin: exal­tar el ar­te de dis­tin­tas la­ti­tu­des y per­mear en los sen­ti­mien­tos más pro­fun­dos de ca­da uno de los cien­tos de mi­les de vi­si­tan­tes que han con­flui­do allí. Art Ins­ti­tu­te of Chica­go tie­ne ex­po­si­cio­nes per­ma­nen­tes y tem­po­ra­les. En­tre las que es­tán de pa­so en es­tos me­ses, lla­ma la aten­ción una que tra­ta so­bre el ar­te an­dino ba­jo la do­mi­na­ción del im­pe­rio es­pa­ñol, ver­sa en pin­tu­ras y es­cul­tu­ras que se hi­cie­ron en Amé­ri­ca del Sur en la épo­ca de la co­lo­nia, la ma­yo­ría con mo­ti­vos sa­cros que re­sal­tan la cer­ca­nía de la Igle­sia ca­tó­li­ca con los em­pe­ra­do­res españoles. Otra ex­po­si­ción asom­bro­sa es la del ar­te bi­zan­tino, con­for­ma­da por re­pre­sen­ta­cio­nes del cie­lo y el in­fierno de au­to­res grie­gos. Es­tas obras re­pre­sen­tan el ori­gen del cris­tia­nis­mo (tam­bién co­no­ci­do como cris­tia­nis­mo pri­mi­vi­to) y nos de­ja ver có­mo per­meó la Gre­cia clá­si­ca en la re­li­gión or­to­do­xa, el co­mien­zo del cris­tia­nis­mo oc­ci­den­tal y, des­de lue­go, de la Igle­sia Ca­tó­li­ca Ro­ma­na. Hay una in­tere­san­te ex­po­si­ción de tí­te­res, que se pre­sen­ta en el Ryan Edu­ca­tion Cen­ter. Nos lle­va al mun- do real que se es­ce­ni­fi­ca a tra­vés de la irrea­li­dad del tí­te­re: así como se es­cuha. Mu­chas ve­ces es más sen­ci­llo en­ten­der nues­tro en­torno a tra­vés de la sá­ti­ra o la co­me­dia con ac­to­res que no iner­tes, como ocu­rre con un sim­ple tí­te­re. El ar­te is­lá­mi­co tam­bién es­tá pre­sen­te en una sa­la de ex­hi­bi­ción. Re­sul­ta im­por­tan­te en es­tos tiem­pos don­de se sue­le con­fun­dir al Is­lam con el te­rro­ris­mo, pe­ro que en reali­dad son aje­nos y una nun­ca han for­ma­do par­te uno del otro. To­dos los días, de 10:30 am a 5:00 pm, el mu­seo abre sus puer­tas, los jue­ves se ex­tien­de el ho­ra­rio has­ta las 8:00 pm y, ade­más en el ho­ra­rio ves­per­tino, es gra­tui­to pa­ra los re­si­den­tes del es­ta­do de Illi­nois. El ac­ce­so cues­ta 23 dó­la­res pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral, 17 dó­la­res pa­ra es­tu­dian­tes y adul­tos ma­yo­res de 65 años. La en­tra­da al mu­seo es­tá in­clui­da en el Chica­go City Pass, lo que es un mo­ti­vo más pa­ra ad­qui­rir­lo. En el mu­seo se lle­van a ca­bo in­ves­ti­ga­cio­nes es­té­ti­cas, que pu­bli­can sus es­tu­dios y des­cu­bri­mien­tos en li­bros y re­vis­tas es­pe­cia­li­za­dos, así como en su si­tio de in­ter­net, don­de cons­tan­te­men­te hay tex­tos muy in­tere­san­tes en dis­tin­tos idio­mas que di­vul­gan lo que a dia­rio se in­ves­ti­ga. La tien­da del mu­seo, me­jor co­no­ci­da como Mu­seum Shop, es una de las más in­tere­san­tes en la ciu­dad, no so­lo ven­de ar­tícu­los que tie­nen como re­fe­ren­cia las ex­hi­bi­cio­nes pro­pias del mu­seo sino que, en sus anaque­les, hay ob­je­tos crea­dos por ar­tis­tas lo­ca­les e in­no­va­do­res , des­de ele­men­tos fun­cio­na­les pa­ra una ca­sa con un to­que ar­tís­ti­co, has­ta cua­dros, es­cul­tu­ras y li­bros. Es­ta tien­da tam­bién tie­ne ser­vi­cio en lí­nea; hay mu­chos vi­si­tan­tes que, lue­go de ha­ber es­ta­do en el mu­seo, re­gre­san a sus lu­ga­res de ori­gen y si­guen com­pran­do a tra­vés de in­ter­net. El mu­seo es­tá ubi­ca­do en el cen­tro de la ciu­dad, a un cos­ta­do del Mi­lle­nium Park so­bre la ca­lle Mi­chi­gan. Se pue­de lle­gar en me­tro, por las es­ta­cio­nes Mon­roe (lí­nea ro­ja) y Adams (don­de con­ver­gen va­rias lí­neas) que es­tán a es­ca­sas ca­lles del mu­seo. Jus­to fren­te al mu­seo se si­túa el Chica­go Symp­hony

Cen­ter, una es­pec­ta­cu­lar sa­la de con­cier­tos. Un día tu­rís­ti­co, que co­mien­ce en el mu­seo y ter­mi­ne con un con­cier­to sin­fó­ni­co en di­cha sa­la, nos da­rá cier­ta idea del ar­te y la cul­tu­ra que se res­pi­ran co­ti­dia­na­men­te en Chica­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.