L

US Traveler - - Explorador -

os en­can­tos de Se­do­na son ca­si abru­ma­do­res. Las irre­sis­ti­bles for­ma­cio­nes ro­co­sas de co­lor ro­jo, so­brias y gi­gan­tes­cas, son fuen­te de ins­pi­ra­ción de acla­ma­dos pin­to­res y poe­tas.

Por to­das par­tes hay de­ce­nas de tien­das, res­tau­ran­tes, ga­le­rías de ar­te y ser­vi­cios de tours pa­ra ex­plo­rar el enig­má­ti­co lu­gar.

Pa­ra des­cu­brir Se­do­na hay que em­pe­zar por vi­si­tar Red Rock Sta­te Park, aquí los sen­de­ros pa­ra ex­cur­sio­nis­mo son có­mo­dos y los pai­sa­jes asom­bro­sos. El ca­mino es her­mo­so por don­de se vea, ya sea ha­cia Oak Creek o ha­cia Bell Rock.

En el pue­blo de Oak Creek, muy cer­ca de Se­do­na, se pue­de en­con­trar des­de alo­ja­mien­to de pri­me­ra cla­se, has­ta co­me­do­res y co­mer­cios; a ocho mi­llas río arri­ba, la na­tu­ra­le­za ofre­ce el Ca­ñón de Oak Creek, cu­yas pen­dien­tes en zi­gzag ofre­cen in­creí­bles pai­sa­jes.

Pa­ra su­mer­gir­se di­rec­to en Oak Creek, hay que vi­si­tar las res­ba­la­di­zas com­puer­tas de ro­ca ro­ja de Sli­de Rock Sta­te Park, don­de el pai­sa­je es tan cá­li­do como el agua fres­ca.

Otra op­ción pa­ra ex­plo­rar el área pue­de ser en bio­plano, he­li­cóp­te­ro, jeep o glo­bo ae­ros­tá­ti­co.

La vi­si­ta fi­nal obli­ga­da la brin­da la Vi­lla de Tla­que­pa­que, con su her­mo­so la­be­rin­to de ga­le­rías, tien­das y res­tau­ran­tes, se­me­ja en ver­dad un pin­to­res­co pue­blo me­xi­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.