SAN DIE­GO

La ciu­dad más fi­na de los Es­ta­dos Uni­dos

US Traveler - - Front Page -

Ame­ri­ca’s fi­nest city

Si mi­ra­mos des­de el ai­re la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y los Es­ta­dos Uni­dos, en el ex­tre­mo oes­te del océano Pa­cí­fi­co, nos en­con­tra­mos con una gran zo­na me­tro­po­li­ta­na atra­ve­sa­da por un río, una bahía y ex­ten­sas pla­yas y acan­ti­la­dos: se tra­ta de una gran ur­be di­vi­di­da por la lí­nea fron­te­ri­za: Ti­jua­na (Mé­xi­co) y San Die­go (Es­ta­dos Uni­dos).

El Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Ti­jua­na es el prin­ci­pal puer­to de ac­ce­so des­de nues­tro país a San Die­go en Ca­li­for­nia, es­tá li­te­ral­men­te jun­to a la fron­te­ra y, a me­nos de quin­ce mi­nu­tos, se en­cuen­tran los puer­tos fron­te­ri­zos de San Ysi­dro y Otay, en bre­ve ha­brá uno pa­ra uso ex­clu­si­vo de pa­sa­je­ros de di­cho ae­ro­puer­to que agi­li­za­rá la en­tra­da a San Die­go.

El ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de San Die­go tie­ne un vue­lo directo des­de la Ciu­dad de Mé­xi­co con Vo­la­ris y se co­nec­ta con prác­ti­ca­men­te to­das las ciu­da­des im­por­tan­tes de los Es­ta­dos Uni­dos, es­tá con­ve­nien­te­men­te ubi­ca­do a un cos­ta­do del down­town.

San Die­go tie­ne el pri­vi­le­gio geo­grá­fi­co de es­tar cer­ca de to­do, a dos ho­ras al sur de Los Án­ge­les y los par­ques de di­ver­sio­nes del sur de Ca­li­for­nia, a dos ho­ras al oes­te de las mon­ta­ñas don­de en el in­vierno se pue­de es­quiar y en el ve­rano ha­cer de­por­tes ex­tre­mos, a quin­ce mi­nu­tos des­de el down­town has­ta la en­tra­da a Ti­jua­na, Mé­xi­co.

Tie­ne ade­más uno de los prin­ci­pa­les puer­tos del Pa­cí­fi­co, des­de San Die­go par­ten cru­ce­ros a Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca, ha­cia Ca­na­dá y Alas­ka y los que en tres me­ses ron­dan Asia y Ocea­nía.

En San Die­go hay op­cio­nes de via­je pa­ra to­dos los gus­tos, des­de par­ques co­mo Sea World has­ta mu­seos co­mo el de his­to­ria na­tu­ral en el Par­que Bal­boa, des­de en­cuen­tros de­por­ti­vos de la NFL, en el Qual­comm Sta­dium, o las gran­des li­gas en el Pet­co Park has­ta con­cier­tos gra­tui­tos en el Or­gan Pa­vi­llion, des­de mo­nu­men­ta­les con­cier­tos en el Cric­ket Wi­re­less Amp­hit­hea­tre, al sur en Chu­la­vis­ta, has­ta ca­rre­ras de ca­ba­llos en el hi­pó­dro­mo Del Mar al nor­te de la ciu­dad.

¿DóN­DE QUE­DAR­SE?

San Die­go ofre­ce una di­ver­si­dad ho­te­le­ra co­mo po­cas ciu­da­des en los Es­ta­dos Uni­dos, des­de lu­jo­sos ho­te­les co­mo el Ho­tel Del Co­ro­na­do, el Loews Co­ro­na­do Bay Re­sort o el Man­ches­ter Grand Hyatt has­ta ho­te­les eco­nó­mi­cos en el Ho­tel Cir­cle en Mis­sion Va­lley.

Hay un nú­me­ro cre­cien­te de ho­te­les bou­ti­que en el down­town y en la par­te vie­ja del ol­dtown, así co­mo bed & break­fast en dis­tin­tos lu­ga­res de in­te­rés en la ciu­dad.

OFER­TA GAS­TRO­Nó­MI­CA

La di­ver­si­dad de la mi­gra­ción que lle­gó a San Die­go ha con­ju­ga­do sa­bo­res y tex­tu­ras lo­gran­do una ofer­ta cu­li­na­ria muy in­tere­san­te, en el ba­rrio Little Italy con res­tau­ran­tes fa­mi­lia­res co­mo el Mo­na Li­sa; co­ci­na de au­tor so­bre la quin­ta y sex­ta ave­ni­da, la de­li­cia de fu­sión de la co­mi­da me­xi­ca­na y es­ta­dou­ni­den­se en el ba­rrio Lo­gan o bien, res­tau­ran­tes de al­tí­si­mo ni­vel en el ex­clu­si­vo ba­rrio de La Jo­lla.

Hay tam­bién si­tios pa­ra per­ci­bir có­mo era la di­ver­sión en el sur de Ca­li­for­nia a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, con un ex­ce­len­te cor­te de car­ne y un enor­me ta­rro de cer­ve­za, uno de ellos es Bully's Half Cut.

LAS ATRAC­CIO­NES

El zoo­ló­gi­co de San Die­go tie­ne re­co­no­ci­mien­to mun­dial, es­tá den­tro del Par­que Bal­boa y un día que­da cor­to pa­ra re­co­rrer­lo por com­ple­to. La Mi­sión de San Die­go de Al­ca­lá, en el ol­dtown, así co­mo el mercado de pro­duc­tos lo­ca­les en los al­re­de­do­res tam­bién atraen la aten­ción de mi­les de vi­si­tan­tes anual­men­te. Sea World San Die­go es uno de los si­tios con más re­co­no­ci­mien­to a ni­vel in­ter­na­cio­nal y es un par­que don­de un par de días no se­rán su­fi­cien­tes. En la mis­ma zo­na don­de es­tá Sea World, Mis­sion Bay, se prac­ti­can cual­quier can­ti­dad de de­por­tes acuá­ti­cos, apro­ve­chan­do las ba­jas ma­reas de es­ta bahía ar­ti­fi­cial que se cons­tru­yó pa­ra crear una zo­na re­crea­ti­va muy cer­ca al cen­tro de la ciu­dad.

Las her­mo­sas pla­yas co­mo Pa­ci­fic Beach, Mis­sion Beach, La Jo­lla, En­ci­ni­tas, Del Mar y Ocean­si­de tie­nen to­do el es­pí­ri­tu ca­li­for­niano, con pe­que­ños ho­te­les jun­to al mar, re­si­den­cias en ren­ta pa­ra va­ca­cio­nes pro­lon­ga­das, bue­nos ca­fés y ba­res pa­ra ver atar­de­ce­res es­pec­ta­cu­la­res.

LAS COM­PRAS

San Die­go es uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra las com­pras, des­de eco­nó­mi­cos Outlets co­mo Las Ame­ri­cas pe­ga­do a la fron­te­ra con Ti­jua­na, has­ta los lu­jo­sos malls co­mo Hor­ton Pla­za, Mis­sion Va­lley y Fashion Va­lley. Tam­bién hay pe­que­ñas bou­ti­ques de di­se­ña­dor y mar­cas ex­clu­si­vas en la zo­na re­si­den­cial de La Jo­lla y Es­con­di­do.

LOS CA­SI­NOS

Pa­ra ade­re­zar al des­tino, los ca­si­nos son par­te im­por­tan­te de las atrac­cio­nes en San Die­go, a unos 45 mi­nu­tos al es­te, en las re­ser­vas in­dí­ge­nas, es­tán al­gu­nos co­mo Vie­jas o Ba­ro­na's. No ha­ce fal­ta ir más le­jos pa­ra te­ner los es­pec­tácu­los y la emo­ción del jue­go.

En fin, San Die­go es un mul­ti­des­tino en sí mis­mo, po­cos lu­ga­res en Amé­ri­ca del Nor­te tie­nen tal di­ver­si­dad en me­dio de una ciu­dad her­mo­sa, lim­pia ro­dea­da de na­tu­ra­le­za y mar, a po­ca dis­tan­cia de Mé­xi­co y con un es­ti­lo cos­mo­po­li­ta co­mo po­cas.

Por: Jo­sé An­to­nio Ló­pez So­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.