MON­TA­NA

Ar­mo­nía y na­tu­ra­le­za

US Traveler - - Front Page - Por: Gua­da­lu­pe Six­to

Har­mony & na­tu­re

MON­TA­ñAS, LA­GOS Y RE­SER­VAS NA­TU­RA­LES SE CON­JU­GAN PA­RA OFRE­CER LA ME­JOR EX­PE­RIEN­CIA A LOS VI­SI­TAN­TES DEL ES­TA­DO DE MON­TA­NA.

Dis­fru­tar del oes­te de los Es­ta­dos Uni­dos es muy fá­cil en Mon­ta­na. En ve­rano es un si­tio don­de la tran­qui­li­dad se com­bi­na con la na­tu­ra­le­za pa­ra ofre­cer un entorno de re­la­ja­ción y de con­vi­ven­cia fa­mi­liar inigua­la­ble.

Mon­ta­na es uno de los más gran­des te­so­ros in­tac­tos, de tie­rras pin­to­res­cas y de vi­da sil­ves­tre de los Es­ta­dos Uni­dos. En Mon­ta­na tam­bién se fu­sio­nan las cul­tu­ras mo­der­nas y tra­di­cio­na­les, lo que lo con­vier­te en un lu­gar ideal pa­ra ex­pe­ri­men­tar la his­to­ria de la fron­te­ra con Ca­na­dá y de la ver­da­de­ra vi­da en pe­que­ñas ciu­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos.

Los her­mo­sos pai­sa­jes in­vi­tan a des­ace­le­rar el rit­mo co­ti­diano pa­ra dar un res­pi­ro y con­vi­vir con la na­tu­ra­le­za.

Pa­seos en ca­ba­llo por Ye­llows­to­ne, el par­que na­cio­nal más an­ti­guo del mun­do, así co­mo ca­mi­na­tas o re­co­rri­dos en bi­ci de mon­ta­ña es lo que los vi­si­tan­tes a es­te si­tio po­drán rea­li­zar.

Otra de las ma­ra­vi­llas de es­te par­que es el géi­ser más gran­de del mun­do que, cuan­do ha­ce erup­ción, ofre­ce a sus es­pec­ta­do­res un ma­ra­vi­llo­so es­pec­tácu­lo.

La be­lle­za na­tu­ral de Mon­ta­na no se li­mi­ta a los par­ques na­cio­na­les, sino que se ex­tien­de por to­do el es­ta­do pa­ra re­go­ci­jo de los vi­si­tan­tes que se aven­tu­ran por un ca­mino gol­pea­do, pa­ra ob­ser­var 24 cor­do­nes mon­ta­ño­sos, mi­llo­nes de hec­tá­reas de tie­rras pú­bli­cas y re­ser­vas na­tu­ra­les, la­gos al­pi­nos, am­plias pla­ni­cies abier­tas, fuen­tes ter­ma­les na­tu­ra­les y fa­mo­sos arro­yos, pa­ra prac­ti­car pes­ca con mos­ca. Mon­ta­na es un lu­gar don­de los via­jan­tes po­drán dis­fru­tar de la mag­ni­fi­cen­cia del entorno na­tu­ral du­ran­te el día y re­la­jar­se gra­cias a la hos­pi­ta­li­dad de las aco­ge­do­ras y pe­que­ñas ciu­da­des du­ran­te la no­che.

A lo lar­go de las au­to­pis­tas que cru­zan las mon­ta­ñas y las lla­nu­ras, se en­cuen­tran pe­que­ñas ciu­da­des oc­ci­den­ta­les que han cam­bia­do tan po­co con el pa­so de los años que, al lle­gar a un ro­deo o un fes­ti­val, se pue­de sen­tir que se ha via­ja­do al pa­sa­do. En Mon­ta­na se fu­sio­nan las cul­tu­ras mo­der­nas y tra­di­cio­na­les, lo que lo con­vier­te en un lu­gar ideal pa­ra dis­fru­tar la his­to­ria de la fron­te­ra con Ca­na­dá y de la vi­da en pe­que­ñas ciu­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos.

GLA­CIER NA­TIO­NAL PARK

GLA­CIER NA­TIO­NAL PARK

YE­LLOWS­TO­NE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.