DI­PLO­MA­DO DE DIA­BE­TES

Por­que vi­ve más quien es­tá bien in­for­ma­do, la Asociación Me­xi­ca­na de Dia­be­tes en Chihuahua, A.C., con se­de en Ciu­dad Juárez, in­vi­ta a pro­fe­sio­na­les de la sa­lud a sus cur­sos

Vamos (Cd. Juárez) - - #ÍNDICE - Na­bil Va­lles/El Diario

La Asociación Me­xi­ca­na de Dia­be­tes en Chihuahua, A.C. se­de Ciu­dad Juárez, abrió sus puer­tas en sep­tiem­bre de 1999 te­nien­do por con­sig­na edu­car a quie­nes vi­ven con es­te pa­de­ci­mien­to.

“El pa­cien­te que más sa­be, es el que más vi­ve y el que vi­ve me­jor”, ex­pre­só Do­ra Oli­via Pi­ña, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va. Fiel a es­ta con­vic­ción, la A.C. cuen­ta con pro­gra­mas de edu­ca­ción di­ri­gi­dos a per­so­nas con dia­be­tes y otros abier­tos al pú­bli­co, que se lle­van a ca­bo con pe­rio­di­ci­dad se­ma­nal.

Sin em­bar­go, su la­bor no ter­mi­na aquí, pues ca­da año se ofer­tan di­plo­ma­dos di­ri­gi­dos a pro­fe­sio­na­les de la sa­lud que tra­ba­jan en la pre­ven­ción y tra­ta­mien­to de es­ta con­di­ción.

Ac­tual­men­te, se han ofre­ci­do un to­tal de 400 di­plo­ma­dos; to­dos con va­lor cu­rri­cu­lar e im­par­ti­dos por es­pe­cia­lis­tas de re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria. Es­te lo­gro po­si­ble gra­cias al es­fuer­zo con­jun­to de la Asociación y la Fun­da­ción del Em­pre­sa­rio Chihuahuen­se.

Es­te año, el Di­plo­ma­do pa­ra edu­ca­do­res en dia­be­tes pro­po­ne un abor­da­je mé­di­co­nu­tri­cio­nal de las com­pli­ca­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res de la en­fer­me­dad.

Asi­mis­mo, el pro­gra­ma to­ca as­pec­tos re­la­cio­na­dos con el ma­ne­jo de la in­su­li­na, ta­les co­mo los ti­pos que exis­ten, su tiem­po de ac­ción, du­ra­ción y efec­tos.

El di­plo­ma­do es­tá di­ri­gi­do a to­dos los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, pe­ro es­pe­cial­men­te a mé­di­cos ge­ne­ra­les y fa­mi­lia­res, tam­bién lla­ma­dos ‘mé­di­cos de pri­mer con­tac­to’.

El en­fo­que se di­se­ñó de es­ta ma­ne­ra en res­pues­ta a la ne­ce­si­dad de ca­pa­ci­tar a es­tos pro­fe­sio­nis­tas pa­ra es­ce­na­rios de cri­sis; es de­cir, pa­ra brin­dar aten­ción ade­cua­da e in­me­dia­ta a los pa­cien­tes que lle­gan a con­sul­ta ge­ne­ral pre­sen­tan­do al­gu­na com­pli­ca­ción.

En oca­sio­nes pue­de pa­sar mu­cho tiem­po en­tre la fe­cha en que el pa­cien­te ve al mé­di­co ge­ne­ral y la fe­cha en que le re­ci­be el es­pe­cia­lis­ta; si­tua­ción que se tra­du­ce en un po­si­ble agra­va­mien­to de su con­di­ción y en pér­di­da de tiem­po va­lio­so pa­ra su sa­lud, ex­pli­ca la edu­ca­do­ra en dia­be­tes.

El per­fil de egre­so de quie­nes cur­san es­te di­plo­ma­do es el de un pro­fe­sio­nis­ta em­pá­ti­co, capaz de en­ten­der la en­fer­me­dad des­de la pers­pec­ti­va de quien la pa­de­ce.

Lo an­te­rior se con­si­gue me­dian­te una só­li­da pre­pa­ra­ción a lo lar­go de 4 mó­du­los, 53 te­mas y 8 ta­lle­res, pe­ro tam­bién a tra­vés de la prác­ti­ca.

Pa­ra es­te pro­pó­si­to, los par­ti­ci­pan­tes de­be­rán tra­tar de ma­ne­ra gra­tui­ta a dos pa­cien­tes dos ve­ces por se­ma­na, du­ran­te to­do el di­plo­ma­do. Tam­bién de­be­rán lle­var un ex­pe­dien­te que se­rá su­je­to a re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas.

Al tér­mino de los cur­sos, mu­chos de los egre­sa­dos apo­yan a pa­cien­tes de es­ca­sos re­cur­sos ofre­cién­do­les con­sul­tas sin cos­to, mien­tras que los pa­cien­tes lo­gran el ‘em­po­de­ra­mien­to’ so­bre su en­fer­me­dad, o la con­cien­cia de que con res­pon­sa­bi­li­dad y cons­tan­cia es po­si­ble lle­var una vi­da con dia­be­tes en ple­ni­tud, ex­pu­so la di­rec­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.