EL CÓ­DI­GO SE­CRE­TO DE LAS MU­JE­RES

Vamos (Cd. Juárez) - - Suerte -

Hoy voy re­ve­lar al­gu­nos secretos que la ma­yo­ría de las mu­je­res man­te­ne­mos bien guar­da­dos y los hom­bres ni se ima­gi­nan. Así que chi­cas, cui­da­do con que su amor­ci­to lea es­to ¡y que­des des­cu­bier­ta! No­so­tras lo sa­be­mos to­do: Al­gu­nos hom­bres pien­san que su con­tra­se­ña del ce­lu­lar es se­cre­ta, a ellos le re­ve­lo un se­cre­ti­to: “Tu mu­jer­ci­ta, de ton­ta no tie­nen ni un pe­lo, se sa­be de me­mo­ria tu con­tra­se­ña!” Hay ve­ces que una mu­jer se ha­ce la in­ge­nua y ha­rá creer que con­fía cie­ga­men­te en su pa­re­ja, pe­ro siem­pre es­ta­rá pen­dien­te de to­do lo re­la­cio­na­do con su hom­bre, por­que ella sa­be que hay que cui­dar­lo.

No ol­vi­da­mos al ex: Que lan­ce la pri­me­ra pie­dra aque­lla que nun­ca ha­ya che­quea­do el per­fil de su ex en Fa­ce­book. Aun­que una mu­jer es­té fe­liz en una nue­va re­la­ción, su ex nun­ca es­ta­rá com­ple­ta­men­te fue­ra de su men­te. ¡Ojo! Es­to no sig­ni­fi­ca que to­da­vía lo quie­ra, pe­ro las mu­je­res so­mos su­ma­men­te curiosas y que­re­mos sa­ber si nues­tro ex es­tá me­jor o peor des­de que la re­la­ción ter­mi­nó.

Nos gus­tan los ce­los: Aun­que las mu­je­res ale­ga­mos que los ce­los son in­de­sea­bles en una re­la­ción, la reali­dad es que nos gus­ta que nos ce­len un po­qui­to. Esos hom­bres que di­cen: “Yo ja­más ce­lo a mi mu­jer”, les re­ve­lo otro se­cre­to: A to­da mu­jer le de­cep­cio­na que su no­vio o es­po­so “le im­por­te un pe­pino” si un des­co­no­ci­do se acer­ca a co­que­tear­nos. No que­re­mos a un ce­lo­so fue­ra de con­trol pe­ro, de vez en cuan­do, una pe­que­ña do­sis de ce­los nos re­cuer­da que nues­tro hom­bre es­tá enamo­ra­do y no le gus­ta­ría per­der­nos.

Te­ne­mos cóm­pli­ces: Nues­tra me­jor ami­ga sa­be ab­so­lu­ta­men­te to­do so­bre nues­tro hom­bre, des­de el ta­ma­ño de su cuen­ta ban­ca­ria has­ta el ta­ma­ño de otras co­sas más per­so­na­les.

No de­ci­mos to­do: He­mos te­ni­do más re­la­cio­nes pre­ma­ri­ta­les de lo que con­fe­sa­mos a nues­tra pa­re­ja. ¡Hay co­sas que es me­jor ca­llar­las!

Si te asom­bras­te con es­tos secretos, ¡te ad­vier­to que te­ne­mos mu­chos más!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.