PAL’AN­TO­JO

Con 33 años en la ciu­dad, es­tas ham­bur­gue­sas han si­do pro­ba­das in­clu­so por fa­mo­sos ar­tis­tas

Vamos (Cd. Juárez) - - #ÍNDICE - Por: Cynt­hia Camacho

Con una his­to­ria de 33 años y un sa­zón le­gen­da­rio, se en­cuen­tra Pa­ci­fic Bur­ger, un lu­gar que han vi­si­ta­do di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des de la ciu­dad

# PAL’ AN­TO­JO

Te­nía ga­nas de una ham­bur­gue­sa de es­qui­na o de pues­to, pe­ro de las clá­si­cas al car­bón, de esas en las que el pan se man­tie­ne com­ple­ti­to has­ta el fi­nal, y que sa­ben a glo­ria des­de la pri­mer mor­di­da.

Y fue pre­ci­sa­men­te en la es­qui­na de las ca­lles In­sur­gen­tes y Ar­tícu­lo 39, de la co­lo­nia Se­gun­da Bu­ró­cra­ta, don­de fi­na­li­cé mi bús­que­da.

Ahí, con una his­to­ria de 33 años y un sa­zón le­gen­da­rio, se en­cuen­tra Pa­ci­fic Bur­ger, un lu­gar que han vi­si­ta­do di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des de la ciu­dad, y has­ta la ban­da Mo­lo­tov des­pués de uno de sus con­cier­tos, se­gún cuen­tan sus pro­pie­ta­rios.

El me­nú com­pues­to de ham­bur­gue­sas, ta­cos, ham­bur­gue­sas de po­llo spicy, flau­tas, pa­pi­tas, aros, nug­gets, chu­le­ta de cos­ti­lla, rib eye, me hi­zo sa­li­var no­más de ver­lo.

An­tes de de­ci­dir­me fui a aso­mar­me a las sal­si­tas pa­ra ter­mi­nar de enamo­rar­me. Las hay de agua­ca­te, sal­sa asa­da, ver­de, sal­sa ro­ja, sal­sa Blan­qui­ta (a ba­se de chi­le ja­la­pe­ño y to­ma­te), chi­les to­rea­dos, chi­les cur­ti­dos; y lo me­jor es que to­do se pre­pa­ra ahí mis­mo.

Me di­cen los pro­pie­ta­rios que uno de los mo­ti­vos prin­ci­pa­les que los man­tie­nen des­de 1985 en el gus­to de la gen­te, es por­que la car­ne de las ham­bur­gue­sas es asa­da al car­bón, tal y co­mo se anun­cia.

Ya con eso, me de­ci­dí –de en­tra­da– por una ham­bur­gue­sa sen­ci­lla con to­cino que fue amor a la pri­me­ra mor­di­da. Con su car­ga de le­chu­ga y to­ma­te fres­cos, pe­pi­ni­llos y chi­les to­rea­dos, Pa­ci­fic Bur­ger cum­plió ca­bal­men­te con mis ex­pec­ta­ti­vas y mi bús­que­da.

Yo me fui por una sen­ci­lla, con una car­ne de un cuar­to de libra (110 gra­mos), pe­ro tam­bién hay de un ter­cio de libra (150 gra­mos). Si tu pa­la­dar es más aven­tu­ra­do, hay op­cio­nes co­mo las do­bles; con pi­ña;

y la ‘Ta­co-bur­ger’ que es una sen­ci­lla con una por­ción de car­ne asa­da adi­cio­nal.

El asa­do al car­bón le da a la car­ne un sa­bor­ci­to muy es­pe­cial que com­bi­na­do con cual­quie­ra de las sal­si­tas y chi­les to­rea­dos, son to­do un go­zo pa­ra el pa­la­dar que bus­ca el sa­bor clá­si­co de las ‘bur­gers’, co­mo tam­bién les lla­ma­mos en la fron­te­ra.

Qui­zá en to­dos los lu­ga­res co­mo es­te ofrez­can pa­pas a la fran­ce­sa, pe­ro es muy co­mún que las sir­van ape­nas co­ci­das, o que se re­blan­dez­can a los dos mi­nu­tos. Aquí las frei­do­ras tie­nen un ‘ti­mer’ con el lap­so exac­to de coc­ción pa­ra las pa­pi­tas; el re­sul­ta­do es que lle­gan a tu pla­to do­ra­di­tas y así se man­tie­nen has­ta que aca­bas con la úl­ti­ma. Otro pun­to a fa­vor de Pa­ci­fic Bur­ger.

Si ya se te an­to­ja­ron, pue­des vi­si­tar­los en ave­ni­da In­sur­gen­tes y Ar­tícu­lo 39 de la co­lo­nia Se­gun­da Bu­ró­cra­ta, o sí­gue­los en su pá­gi­na Fb/pa­ci­fic Bur­ger.

¡DA­TE GUS­TO, MA­ÑA­NA EM­PIE­ZAS LA DIE­TA!

Los ta­cos de car­ne asa­da son de otro ni­vel, pues te los sirven con la tor­ti­lla li­ge­ra­men­te fri­ta y eso les da un sa­bor muy es­pe­cial

La Ha­waia­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.