PAL’AN­TO­JO

Ahí se pro­cu­ra el má­xi­mo es­tán­dar de ca­li­dad en ca­fé

Vamos (Cd. Juárez) - - #ÍNDICE -

En Cie­li­to Gar­den el ca­fé sa­be a glo­ria y se pro­cu­ra el má­xi­mo es­tán­dar de ca­li­dad: un grano más lim­pio y de ta­ma­ño uni­for­me

Un ca­fé pa­ra es­tar so­lo, pa­ra ha­blar con un ami­go o pa­ra co­no­cer a al­guien du­ran­te el tiem­po que con­ce­de la be­bi­da en un va­so desecha­ble. Un ca­fé an­tes o a la sa­li­da del ci­ne; pa­ra avi­var­se en­tre cla­ses o en mi­tad de la jor­na­da y uno más, so­lo pa­ra re­go­dear­se en el gus­to del ca­fé.

Es­tas son las imá­ge­nes que lle­gan al de­te­ner­se fren­te a Cie­li­to Gar­den, un mó­du­lo de ca­fé ubi­ca­do al in­te­rior de Pla­za de las Amé­ri­cas.

El lo­cal es aten­di­do por Blan­ca y Ar­man­do, que so­lían via­jar a to­das par­tes con una pren­sa fran­ce­sa, un pe­que­ño mo­lino y un pa­que­te de grano pro­ce­den­te del des­tino que iban de­jan­do.

En 2017 ini­cia­ron un ne­go­cio de ex­por­ta­ción de ca­fé de Ve­ra­cruz y a par­tir de en­ton­ces han asis­ti­do a nu­me­ro­sas ca­tas y ex­hi­bi­cio­nes.

Vi­vie­ron en Xa­la­pa y de ese tiem­po re­cuer­dan el olor del ca­fé re­cién tos­ta­do y el día en­te­ro en los cul­ti­vos por el tiem­po de la pis­ca. Co­no­cen, por lo mis­mo, no so­lo el ne­go­cio, sino lo que pa­ra mu­chos sig­ni­fi­ca el ca­fé.

Su his­to­ria, sin em­bar­go, no co­mien­za aquí, sino años atrás, cuan­do Blan­ca es­tu­dia­ba en Mon­treal, Ca­na­dá y tra­ba­ja­ba co­mo ba­ris­ta en la ca­fe­te­ría de la uni­ver­si­dad.

Ar­man­do –que en­ton­ces era es­tu­dian­te de eco­no­mía– y ella, se co­no­cie­ron allá. Te­nían en co­mún el gus­to por el ca­fé y el de­seo de abrir una ca­fe­te­ría en el fu­tu­ro.

Se ca­sa­ron en Coa­te­pec, en el se­gun­do pi­so de la ca­fe­te­ría de un quios­co en la pla­za prin­ci­pal –por idea del juez, que ape­nas los co­no­cía– pe­ro vio en ellos lo evi­den­te. Des­de en­ton­ces to­da su vi­da es­tá vin­cu­la­da al ca­fé que ex­por­tan, mue­len, pre­pa­ran y ven­den.

Una pe­que­ña ba­rra de ca­fé:

Cie­li­to Gar­den es una pe­que­ña ba­rra don­de se sir­ven ame­ri­ca­nos, ca­puc­ci­nos, lat­tes y to­das las be­bi­das a ba­se de ex­pres­so, mis­mas que se pre­pa­ran a par­tir de una “mez­cla eu­ro­pea”, o, en otra pa­la­bras, la que pro­cu­ra el má­xi­mo es­tán­dar de ca­li­dad: un grano más lim­pio y de ta­ma­ño uni­for­me.

Los ca­fés pue­den or­de­nar­se ca­lien­tes o fríos, con la op­ción de sa­bo­res co­mo ca­ra­me­lo, mo­ka, vai­ni­lla o ama­ret­to y pró­xi­ma­men­te ca­la­ba­za. Tam­bién es po­si­ble pe­dir­los con va­rios ti­pos de le­che: en­te­ra, des­lac­to­sa­da, light y de so­ja.

Otras op­cio­nes son las que pre­sen­ta la va­rie­dad de so­das ita­lia­nas, y los smoot­hies de fre­sa o man­go, ade­más de las ti­za­nas y tés.

Co­mo com­ple­men­to, ca­da día hay op­cio­nes dis­tin­tas de pa­na­de­ría me­xi­ca­na (tren­zas de nuez y bi­go­tes) o nor­te­ame­ri­ca­na (‘muf­fins’ y ga­lle­tas con chis­pas de cho­co­la­te) y ‘crois­sants’ de ja­món y que­so, pa­ra quie­nes pre­fie­ran un an­to­jo sa­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.