PAL‘AN­TO­JO

Los aman­tes del chee­se­ca­ke no sa­brán ni cuál pe­dir. Hay de ma­za­pán, de Ree­se’s Pea­nut But­ter, de Nu­te­lla y el tra­di­cio­nal

Vamos (Cd. Juárez) - - ÍNDICE - Bri­sa Frías/el Dia­rio

Ama­po­la Pastry Shop es el pa­raí­so de los pos­tres, hay chee­se­ca­ke de ma­za­pán, de Ree­se’s Pea­nut But­ter, de Nu­te­lla y el tra­di­cio­nal

Si de por sí no hay na­da que atrai­ga más a mi pa­la­dar que al­go dul­ce, en in­vierno la ne­ce­si­dad de cu­brir el an­to­jo se po­ne in­ten­sa. En esa bús­que­da di con un pa­raí­so de pos­tres. Se lla­ma Ama­po­la Pastry Shop y se ubi­ca en Pue­bli­to de Don Cu­co, don­de la po­si­bi­li­dad de em­pe­zar con al­go sa­la­do es­tá con­cen­tra­da en una di­ver­si­dad de lo­ca­les pa­ra to­dos los gus­tos.

Pe­ro bueno, vol­va­mos a los pos­tres. De­cía que en es­te lu­gar es­tán de en­sue­ño, y lo me­jor, siem­pre se po­nen a tono con la tem­po­ra­da.

Aho­ra que co­men­za­ron a ba­jar las tem­pe­ra­tu­ras el me­nú su­frió una va­ria­ción. Sa­lie­ron de mo­men­to aque­llos pos­tres cí­tri­cos que se an­to­ja­ban más con el ca­lor y en­tra­ron las de­li­cias que en el oto­ño y el in­vierno van en per­fec­ta ar­mo­nía con un cho­co­la­te ca­lien­te o un ca­fé.

¿Un ejem­plo? El stru­del de man­za­na que es­tá, en ver­dad, pa­ra chu­par­se los de­dos. La cor­te­za cru­jien­te re­lle­na de ri­ca man­za­na y sal­pi­ca­da de azú­car glass se sir­ve con una bo­la de nie­ve de vai­ni­lla.

¡Ah! Pe­ro es­ta de­li­cia no es úni­ca por­que tam­bién hay stru­del de du­razno, lo que com­pli­ca un po­co la elec­ción.

La men­te de­trás de Ama­po­la es Fer­nan­da Mon­te­llano We­ber, li­cen­cia­da en gas­tro­no­mía quien lue­go de tra­ba­jar por más de sie­te años en dis­tin­tas co­ci­nas, se ani­mó a po­ner en mar­cha un ne­go­cio

pro­pio don­de pu­die­ra com­par­tir su re­pos­te­ría.

Apo­ya­da en un buen equi­po de tra­ba­jo, y en me­dio de la lo­cu­ra de un do­min­go en el que los clien­tes lle­gan con el an­to­jo acen­tua­do, Fer­nan­da me cuen­ta que la in­quie­tud por la co­ci­na le vie­ne de fa­mi­lia y que una vez que co­men­zó con los pos­tres las re­co­men­da­cio­nes le per­mi­tie­ron co­lo­car­los en va­rios res­tau­ran­tes y ca­fés de Ciu­dad Juá­rez.

Ac­tual­men­te si­gue dan­do el ser­vi­cio, sin em­bar­go, se con­cen­tra en su pro­pio lo­cal, des­de don­de sa­len ros­tros son­rien­tes tras ha­ber pro­ba­do el pay de ca­la­ba­za, el de nuez o la tar­ta­le­ta de es­pres­so, que son la sen­sa­ción del me­nú.

Los aman­tes del chee­se­ca­ke no sa­brán ni cual pe­dir. Hay de ma­za­pán, de Ree­se’s Pea­nut But­ter, de Nu­te­lla y el tra­di­cio­nal.

¿An­to­ja­do? Es­pe­ra tam­bién a pro­bar el pan de muer­to que hor­nea­rán en unos días. Ama­po­la Pastry Shop abre de miér­co­les a do­min­gos de 5 de la tar­de a 10 de la no­che, pe­ro con el cam­bio de ho­ra­rio se re­co­rre­rán de 4:00 a 9:00 p.m.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.