TEN­SIÓN Y REA­LIS­MO

RA­FAEL PERRIN RE­PRE­SEN­TA UN MÉ­DI­CO QUE BUS­CA CU­RA PA­RA LOS PA­CIEN­TES CON ES­QUI­ZO­FRE­NIA Y PA­RA ES­TO SE IN­TER­NA EN UNA INS­TI­TU­CIÓN MEN­TAL

Vamos (Cd. Juárez) - - #TEATRO / JUÁREZ - El Dia­rio

D icen, y con ra­zón, que pa­ra en­ten­der al otro hay que ser él o ella. La afir­ma­ción, por im­po­si­ble, des­car­ta el en­ten­der por com­ple­to a los de­más, pe­ro lo cier­to es que un acer­ca­mien­to es po­si­ble cuan­do se eli­ge -ba­jo el pro­pio ries­go- vi­vir sus cir­cuns­tan­cias. Es­ta es, a gran­des ras­gos, la in­quie­tud que atra­vie­sa la pie­za tea­tral Es­qui­zo­fre­nia, don­de el pro­ta­go­nis­ta -mé­di­co y hom­bre sano -de­ci­de in­ter­nar­se en una ins­ti­tu­ción men­tal pa­ra ob­ser­var a los pa­cien­tes has­ta en­con­trar una cu­ra pa­ra la en­fer­me­dad. En el dra­ma, co­mo en la vi­da, no es ex­tra­ño que la em­pa­tía co­mien­ce por un mie­do en co­mún; en es­te ca­so, el te­mor a no po­der sa­lir del sa­na­to­rio o de la pro­pia pri­sión men­tal… Es­cri­ta por Mau­ri­cio Pi­char­do y am­bien­ta­da en 1914, la obra, que abar­ca una ho­ra y diez mi­nu­tos, pro­me­te un gra­do má­xi­mo de ten­sión y rea­lis­mo. Es­to, de­bi­do tan­to a la in­ter­pre­ta­ción, co­mo a los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la pues­ta, en­tre los que sor­pren­de la in­cur­sión de Ra­fael Pe­rrín, ac­tor y di­rec­tor de la mis­ma, en un no­so­co­mio con el pro­pó­si­to de en­ten­der a su per­so­na­je. Es­qui­zo­fre­nia es, an­te to­do, una his­to­ria de te­rror sin ame­na­zas ex­ter­nas, una pro­pues­ta tea­tral que ex­plo­ra el ho­rror vi­vi­do ha­cia aden­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.