Tar­des de ve­rano

Fas­ci­nan­te re­la­cio­nar el ve­rano con ami­gos, fa­mi­lia

Vanguardia - Circulo 360 - - DE MUCHAS FORMAS -

le­gría y di­ver­sión.

Aún con las tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das, es una de las es­ta­cio­nes más es­pe­ra­das del año en don­de se vi­ven gran nú­me­ro de emo­cio­nes, bue­nos mo­men­tos y mu­chas lec­cio­nes.

Co­mo bien sa­be­mos, en el ve­rano los días son más lar­gos y las no­ches más cor­tas, y con es­to te­ne­mos más ho­ras pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des tan pro­pias de la épo­ca de ca­lor.

Las despedidas

Pre­pa­ra­mos con en­tu­sias­mo nues­tra gra­dua­ción, el via­je de es­tu­dios, la cul­mi­na­ción de una eta­pa cla­ve en la vi­da y los sen­ti­mien­tos de apo­de­ran de no­so­tros, cues­ta de­jar la ru­ti­na y el lu­gar don­de nos sen­ti­mos có­mo­dos.

De­cir adiós es más di­fí­cil cuan­do so­mos par­te de un gru­po muy uni­do de ami­gos don­de ca­da uno to­ma­rá un ca­mino dis­tin­to.

Sí, en el va­rano apren­di­mos que cre­cer, ma­du­rar y de­jar atrás due­le, y que mu­chas co­sas pa­san, me­nos las gran­des amis­ta­des que per­ma­ne­cen por siem­pre.

Ena­mo­rar­se

Así co­mo Danny Zu­ko y Sandy Ols­son se co­no­cen y se enamo­ran en ve­rano, en la pe­lí­cu­la “Va­se­li­na”, así nos su­ce­de a mu­chos y que me­jor que disfrutar del amor ba­jo el sol, la are­na y el mar.

Aun­que la ma­yo­ría de las ve­ces es fu­gaz, es­te amor es­tá lleno de ma­gia, ro­man­ti­cis­mo e in­ten­si­dad y se go­za tan­to que se que­da en nues­tra me­mo­ria por siem­pre.

Es­tu­diar

Po­ner­nos las pi­las y en­con­trar una be­ca en una de las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gia­das de Eu­ro­pa sin du­da es un plan per­fec­to pa­ra pa­sar un ve­rano inol­vi­da­ble.

Arre­glár­nos­la pa­ra sa­car bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes, vi­si­tar la To­rre Eif­fel, ha­cer ami­gos de di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, y co­no­cer otras cul­tu­ras pa­re­ce un po­co com­pli­ca­do pe­ro cuan­do te pro­po­nes y fi­jas muy bien tus ob­je­ti­vos to­do flu­ye de la me­jor ma­ne­ra.

Vi­si­tar a los abue­los.

A sim­ple vis­ta pa­re­cie­ra un plan abu­rri­do pe­ro el sen­tir­nos tan que­ri­dos y con­sen­ti­dos una de las me­jo­res sen­sa­cio­nes que po­de­mos ex­pe­ri­men­tar. Na­da co­mo es­cu­char las his­to­rias, sus con­se­jos y te­ner co­mi­da ri­ca y ca­lien­ti­ta a cual­quier ho­ra del día. Al dis­fru­tar­los en lar­gas tem­po­ra­das po­de­mos dar­nos cuen­ta de lo afor­tu­na­dos que so­mos por te­ner­los en nues­tras vi­das.

Que­dar­se en la ciu­dad.

No pasa na­da si nos que­da­mos a des­can­sar en ca­sa, así apro­ve­cha­mos pa­ra or­de­nar nues­tras co­sas, ins­cri­bir­nos en al­gu­na ac­ti­vi­dad que nos gus­te u or­ga­ni­zar pe­que­ños via­jes cer­ca de la ciu­dad con fa­mi­lia­res y ami­gos. La ma­yo­ría de las ve­ces los pla­nes es­pon­tá­neos tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos.

Las his­to­rias de ve­rano nos sor­pren­den de mu­chas for­mas, así que es­toy se­gu­ra que es­te es el ini­cio de una gran es­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.