Te de­ci­mos pa­ra qué sir­ve es­te ti­po de agua y ca­da cuán­to be­ber­la

Vanguardia - Circulo 360 - - ABRE LOS OJOS Y LEE - POR:VA­NES­SA ARRIA­GA

Hay va­rios ti­pos de agua y ca­da una tie­ne sus pro­pios be­ne­fi­cios y efec­tos se­cun­da­rios si se be­be en ex­ce­so. En es­ta oca­sión, te de­ci­mos cuá­les son los be­ne­fi­cios del agua io­ni­za­da, así co­mo los da­ños que pue­de oca­sio­nar si se ex­ce­de su con­su­mo.

Es­te ti­po de agua se pa­sa por elec­tri­ci­dad, es de­cir, pa­sa por un pro­ce­so de elec­tró­li­sis. Es­to pro­du­ce que los io­nes po­si­ti­vos se ba­lan­ceen con los elec­tro­dos ne­ga­ti­vos; por otro la­do, los io­nes ne­ga­ti­vos se con­jun­tan con los elec­tro­dos po­si­ti­vos. Lo an­te­rior im­pli­ca que los mi­ne­ra­les al­ca­li­nos (cal­cio, po­ta­sio y mag­ne­sio) se con­cen­tren al igual que los mi­ne­ra­les áci­dos (ni­tra­tos, clo­ra­tos, sul­fa­tos y fluo­ra­tos).

Así, re­ci­be el nom­bre de agua io­ni­za­da alcalina que no es lo mis­mo que el agua alcalina ya que a és­ta só­lo se le agre­gan mi­ne­ra­les sin pa­sar por un pro­ce­di­mien­to en el que los io­nes ne­ga­ti­vos y po­si­ti­vos se se­pa­ran.

Aho­ra, lo an­te­rior pue­de ser un po­co com­pli­ca­do, pe­ro lo importante son los be­ne­fi­cios que tie­ne, por ejem­plo:

Tie­ne más an­ti­oxi­dan­tes ya que con­tie­ne una mo­lé­cu­la com­pues­ta por dos áto­mos de hi­dró­geno que pro­du­ce ra­di­ca­les li­bres en la san­gre, es de­cir, re­du­ce el da­ño oxi­da­ti­vo.

Ba­lan­cea el pH ya que és­te es más al­to que el agua sim­ple, lo que la con­vier­te en alcalina y ayu­da a con­tra­rres­tar el áci­do en nues­tro or­ga­nis­mo que in­ge­ri­mos a dia­rio por me­dio de la ali­men­ta­ción.

Pue­de pre­ve­nir cier­tas en­fer­me­da­des al re­ge­ne­rar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Fil­tra el clo­ro, flúor y otras to­xi­nas en el or­ga­nis­mo.

Al re­du­cir los ni­ve­les de áci­do en el cuer­po, me­jo­ra la sa­lud gas­tro­in­tes­ti­nal, pues es en el es­tó­ma­go don­de se al­ma­ce­na gran par­te de los áci­dos, así, pre­vie­ne los da­ños al esó­fa­go, el re­flu­jo y la in­fla­ma­ción.

Sin em­bar­go, no to­do es per­fec­to con el agua io­ni­za­da alcalina, ya que si se be­be de­ma­sia­do, el in­tes­tino del­ga­do pue­de lle­gar a vol­ver­se al­ca­lino, lo que pue­de pro­vo­car que ha­ya in­fec­cio­nes uri­na­rias, hi­per­ten­sión, do­lor mus­cu­lar y has­ta com­por­ta­mien­tos errá­ti­cos en el co­ra­zón.

Lo re­co­men­da­ble es be­ber­la con mo­de­ra­ción (o usar­la pa­ra co­ci­nar) y con­su­mir más agua sim­ple.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.