LA MAGICIA DE LA MÚ­SI­CA

¿Por qué nos re­sul­ta tan pla­cen­te­ro a los se­res hu­ma­nos es­cu­char mú­si­ca? ¿Có­mo sur­gen tan­tas emo­cio­nes al es­cu­char un con­jun­to de so­ni­dos y vo­ces?

Vanguardia - Circulo 360 - - CON TINTA DE ESPERANZA - Por: Xi­me­na Maldonado

Des­de las ca­ver­nas los hu­ma­nos uti­li­za­ban la mú­si­ca co­mo me­dio pa­ra unir y con­vi­vir con su ma­na­da. Crea­ban ins­tru­men­tos y can­tos que con el pa­so del tiem­po fue­ron evo­lu­cio­nan­do jun­to con no­so­tros pa­ra for­mar una par­te fun­da­men­tal en nues­tras vi­das. Des­de Schu­bert, has­ta ACDC, y des­de Ed Shee­ran has­ta Emi­nem, to­da la mú­si­ca tie­ne al­go que pro­du­ce al­go en nues­tras al­mas; Pues, de­be ha­ber una bue­na ra­zón ha du­ra­do tan­to tiem­po con no­so­tros ¿no?

Los cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to que los so­ni­dos mu­si­ca­les afec­tan las on­das ce­re­bra­les pro­vo­can­dou­na ma­yor sen­si­bi­li­dad an­te la reali­dad con la que es­te­mos in­ter­ac­tuan­do. La ca­te­drá­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, Georgina Mon­te­ma­yor, ha men­cio­na­do que la mú­si­ca agu­di­za nues­tros sen­ti­dos y nos pro­vee mu­chí­si­mos be­ne­fi­cios in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tros gus­tos. In­clu­so, pa­re­ce ser que tan­to los mú­si­cos co­mo aque­llas personas que han pa­sa­do su vi­da es­cu­chan­do mú­si­ca tie­nen una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra per­ci­bir las emo­cio­nes de sus se­me­jan­tes.

Pa­ra li­be­rar emo­cio­nes y ha­cer­nos ex­pe­ri­men­tar sen­sa­cio­nes, la mú­si­ca ha­ce to­do un pro­ce­so quí­mi­co en nues­tro ce­re­bro. Re­sul­ta que al es­cu­char so­ni­dos es­ti­mu­lan­tes de nues­tro agrado, el ce­re­bro li­be­ra sus­tan­cias co­mo la do­pa­mi­na, y en­dor­fi­nas que ge­ne­ran una sen­sa­ción ins­tan­tá­nea de fe­li­ci­dad y mo­ti­va­ción.

Pe­ro no so­lo eso, la mú­si­ca ade­más de agu­di­zar nues­tros sen­ti­mien­tos nos ha­ce más in­te­li­gen­tes. Exis­te una teo­ría lla­ma­da "Efec­to Mo­zart" la cual , tra­ta de pro­bar el po­der de las com­po­si­cio­nes clá­si­cas (es­pe­cial­men­te de Mo­zart) en el es­tí­mu­lo de nues­tro ce­re­bro.

Por la otra mano, exis­ten es­tu­dios por par­te de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres, que con­fir­man que el es­cu­char la mú­si­ca de pre­fe­ren­cia per­so­nal me­jo­ran el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co de los jó­ve­nes. Y me­jor aún, los efec­tos de sa­ber to­car al­gún ins­tru­men­to son aún más fas­ci­nan­tes. Jes­si­ca Grahn, de la Wes­tern Uni­ver­sity in Lon­don, On­ta­rio, ex­pli­ca que un año de cla­ses de piano, com­ple­men­ta­das por prác­ti­ca re­gu­lar pue­de in­cre­men­tar el IQ por has­ta tres pun­tos.

Exis­ten mi­les de ra­zo­nes pa­ra con­fiar en la ma­gia de la mú­si­ca y cuán­to nos ayu­da en nues­tras vi­das. Dis­fru­ta de ella to­do lo que pue­das, no só­lo te sen­ti­rás me­jor, sino que te lle­na­rás de be­ne­fi­cios de to­do ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.