SE­REN­DI­PITY:

“Me gus­ta pen­sar que la vi­da te atra­pa, el des­tino te en­gan­cha, y la Ale­gría no te suel­ta”-Fer­nan­da Flo­res-

Vanguardia - Circulo 360 - - LA ALEGRIA DE VIVIR - Lui­sa Flo­res

Se­gún mi que­ri­da siem­pre odia­da WI­KI­PE­DIA, la pa­la­bra SE­REN­DI­PITY tie­ne un sig­ni­fi­ca­do que di­ce así: The oc­cu­rren­ce and de­ve­lop­ment of events by chan­ce in a happy or be­ne­fi­cial way, or happy coin­ci­den­ce.

En otras pa­la­bras y en mi de­fi­ni­ción fa­vo­ri­ta es: EN­CON­TRAR AL­GO SIN BUS­CAR­LO.

Den­tro de las teo­rías del YO dia­rio, ten­go una teo­ría que muy per­so­nal­men­te qui­sie­ra com­par­tir, que si bien no es un des­cu­bri­mien­to que cam­bie co­mo el ser hu­mano ve la vi­da, es un des­cu­bri­mien­to que hice en mi vi­da y que es el man­tra con el que me voy ma­ne­jan­do es­tos días. Pa­ra con­tar es­ta his­to­ria, es­to se re­mon­ta a unos 5 años atrás cuan­do des­cu­brí la pe­lí­cu­la del mis­mo nom­bre que mi tí­tu­lo, SE­REN­DI­PITY. ¡Sí¡ esa pe­lí­cu­la muy 2001 en la cual (John Cu­sack) se enamo­ra de una chi­ca con no­vio (Ka­te Bec­kin­sa­le) la cual creía en el des­tino. La pri­me­ra vez que la vi que­de ma­ra­vi­lla­da y la adop­té co­mo mi pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta de to­dos los tiem­pos has­ta la ac­tua­li­dad, y no, no me arre­pien­to de eso y ca­da vez que la veo me emo­ciono y llo­ro en las mis­mas par­tes (quien la ha vis­to con­mi­go o a quien se la he re­co­men­da­do sa­brá cuan­to la amo). In­clu­so, ha­ce dos años mien­tras pa­sa­ba un ve­rano en Man­hat­tan, fui al res­tau­ran­te en don­de tie­nen su pri­me­ra ci­ta los pro­ta­go­nis­tas que, FUN FACT, lle­va el mis­mo nom­bre que mi tí­tu­lo y di­ce así : SE­REN­DI­PITY III <225 E 60th St. New York,NY 10022, USA> (en­tran­do en re­co­men­da­cio­nes, si gus­tan ir a es­te be­llo lu­gar ten­drán que ha­cer la re­ser­va­ción con un día de an­te­la­ción mí­ni­mo o es­pe­rar más de 3 ho­ras en el sol si es que vi­si­tas en ve­rano co­mo yo has­ta que se can­ce­le al­gu­nas de las re­ser­va­cio­nes), vol­vien­do al te­ma , esa pe­lí­cu­la me de­jó pen­san­do y me quedé con es­ta en­se­ñan­za: LAS CO­SA PA­SAN POR AL­GO, NADA ES CA­SUA­LI­DAD NI COIN­CI­DEN­CIA, to­do pa­sa en el mo­men­to y lu­gar ade­cua­do, y el cam­biar el or­den de los fac­to­res no afec­tan el re­sul­ta­do fi­nal, o co­mo los Me­xi­ca­nos lo di­ría­mos, si es pa­ra ti aun­que te qui­tes y si no es pa­ra ti aun­que te pon­gas. Así que muy a mi ma­ne­ra de­ci­dí creer en el des­tino, sé que mu­chas personas pen­sa­rán que ca­da quién ha­ce su des­tino, que ca­da quién se crea su vi­da y que tie­ne el con­trol de elec­ción de las co­sas que su­ce­de­rán, y no es­toy del to­do en con­tra o a fa­vor. Si tu­vie­ra que ex­pli­car yo có­mo veo to­do es­to se­ría al­go co­mo lo si­guien­te:

Ima­gi­na que eres un co­ne­jo, bus­cas tu za­naho­ria y hay 3 ca­mi­nos que pue­des se­guir. To­dos van a lle­var­te al mis­mo re­sul­ta­do, vas a en­con­trar la za­naho­ria, eso es­tá se­gu­ro, pe­ro uno de los ca­mi­nos es fá­cil, sen­ci­llo y rá­pi­do, en otro de los ca­mi­nos hay mu­chos obs­tácu­los, des­víos, tram­pas y es muy, muy tar­da­do y en el úl­ti­mo de los ca­mi­nos, hay ten­ta­cio­nes, hay otros es­ce­na­rios al­ter­nos y el tiem­po de lle­ga­da no es tan lar­go o tan cor­to, pe­ro al fi­nal de cuen­tas lle­gas al mis­mo re­sul­ta­do. Así es co­mo yo veo al des­tino, sien­to que si bien de mi de­pen­de qué tan rá­pi­do lle­gue al ob­je­ti­vo, no pue­do cam­biar mi des­tino o có­mo va­ya a ter­mi­nar y que por más que yo quie­ra al­go, si no de­be de pa­sar ja­más lo ha­rá o por más que yo no quie­ra que al­go pa­se, no por­que lo deseé, no va a pa­sar, en­ton­ces por eso esa pe­lí­cu­la y esa pa­la­bra SE­REN­DI­PITY re­pre­sen­ta mi man­tra de vi­da: En­con­trar al­go sin es­tar bus­cán­do­lo y pa­ra ex­pli­car­lo es ne­ce­sa­rio tan so­lo otra sen­ci­lla ana­lo­gía.

Aho­ra ima­gi­na que es­tás bus­can­do las lla­ves de tu co­che y por más que las bus­cas y te frus­tras no las pue­des en­con­trar y cuan­do de­jas de bus­car­las de la nada apa­re­cen don­de iró­ni­ca­men­te te la pa­sas­te bus­can­do. Bueno, pues ca­si igual pa­sa en la vi­da. A ve­ces nos pa­sa­mos el tiem­po bus­can­do al­go, bus­can­do amor o fe­li­ci­dad y no nos da­mos cuen­ta que es­ta­ba en­fren­te de no­so­tros o que sim­ple­men­te lle­ga cuan­do de­ja­mos de bus­car­lo, cuan­do me­nos lo es­pe­ra­mos y nos sor­pren­de. Tal vez soy muy cur­si o muy ilu­sa, y tal vez me pue­dan cri­ti­car por pen­sar que mi des­tino es­tá he­cho y que só­lo de­bo es­pe­rar a que pa­se, a eso no me re­fie­ro, cla­ro que hay que tra­ba­jar por lo que que­re­mos pe­ro sien­to que só­lo cam­bia­ría el tiem­po en el que ob­ten­dría­mos las co­sas. Tam­bién, au­na­do a to­do es­to, pien­so que allá afue­ra hay al­guien pa­ra ca­da per­so­na y que ca­da quien va a en­con­trar a la per­so­na con la que de­be de es­tar y que es el des­tino el que se en­car­ga de po­ner­nos jun­tos, pe­ro tam­po­co des­car­to que ha­ya más de 1 per­so­na pa­ra no­so­tros en es­te mun­do. Al fi­nal de cuen­tas no lo sé to­do, ni pue­do ver el fu­tu­ro o pre­de­cir mi des­tino y mu­cho me­nos he en­con­tra­do al amor de mi vi­da o co­mo me gus­ta lla­mar­lo, com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras en es­ta lo­cu­ra lla­ma­da vi­da. Así que si tú tam­bién eres del club de las que pen­sa­mos que el des­tino es cier­to, que las co­sas pa­san por al­go, no es­tás so­la o so­lo; al­go gran­de es­tá por pa­sar en tu vi­da,y no es tan ma­lo le­van­tar­te pen­san­do en las co­sas má­gi­cas que po­dría traer­te .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.