“Ca­da día es una nue­va vi­da pa­ra el hom­bre sa­bio”

El día que com­pren­dí que lo úni­co que me voy a lle­var es lo que vi­vo, em­pe­cé a vi­vir lo que me quie­ro lle­var. -

Vanguardia - Circulo 360 - - TRANSFORMA TU VIDA - Ma­ri­jo­se Cé­sar

Ha­ce unos días me en­con­tré con un ar­tícu­lo lla­ma­do “Los 5 li­bros que cam­bia­rán tu vi­da”. Y sien­do una adic­ta a com­prar li­bros y más de es­tos te­mas, me dis­pu­se a con­se­guir­los y es­toy de­vo­rán­do­me uno de ellos.

Co­men­cé con el pri­mer libro, “Có­mo su­pri­mir las preo­cu­pa­cio­nes y dis­fru­tar de la vi­da” de Da­le Car­ne­gie. Es­ta pu­bli­ca­ción que mues­tra his­to­rias de gen­te co­mún y bio­gra­fías de pro­ta­go­nis­tas de ta­lla mun­dial, ha ven­di­do po­co más de seis mi­llo­nes de ejem­pla­res.

Al ini­ciar es­te tex­to, quedé con­mo­vi­da con la ex­pe­rien­cia de vi­da de E.K. Shield y qui­sie­ra com­par­tír­se­las, pues coin­ci­do con ella; es­tá en no­so­tros apren­der a vi­vir só­lo por hoy, a vi­vir só­lo has­ta la ho­ra de acos­tar­se.

“En 1937 per­dí a mi ma­ri­do. Es­ta­ba muy de­pri­mi­da y ca­si sin un cen­ta­vo. Es­cri­bí a mi an­te­rior pa­trón, el se­ñor Leon Roach y con­se­guí que me de­vol­vie­ran mi an­ti­guo em­pleo. An­te­rior­men­te me ha­bía ga­na­do la vi­da ven­dien­do li­bros es­co­la­res a las jun­tas de en­se­ñan­za ur­ba­nas y ru­ra­les. Ha­bía ven­di­do mi co­che dos años an­tes, cuan­do mi ma­ri­do ca­yó en­fer­mo, pe­ro me las arre­glé y ara­ñé el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra pa­gar la cuo­ta de un co­che de se­gun­da mano, lo que me per­mi­tió ven­der li­bros nue­vos.

Pen­sé que vol­ver a las ca­rre­te­ras me ayu­da­ría a ven­cer mi depresión, pe­ro con­du­cir y co­mer a so­las re­sul­tó su­pe­rior a mis fuer­zas. Par­te de mi te­rri­to­rio no pro­du­cía mu­cho y te­nía di­fi­cul­ta­des pa­ra pa­gar las cuo­tas del co­che, aun­que eran muy pe­que­ñas.

En la pri­ma­ve­ra de 1938, es­ta­ba tra­ba­jan­do por el con­torno de Ver­sa­lles, Mis­sou­ri. Las es­cue­las eran po­bres y los ca­mi­nos ma­los; es­ta­ba tan so­li­ta­ria y des­alen­ta­da que lle­gué a pen­sar en el sui­ci­dio. Me pa­re­cía que el triun­fo era im­po­si­ble. Mi vi­da no te­nía fi­na­li­dad. Me asus­ta­ba el des­per­tar­me ca­da ma­ña­na pa­ra en­fren­tar la exis­ten­cia. Te­nía mie­do de to­do: de no po­der pa­gar las cuo­tas del co­che, de re­tra­sar­me en los al­qui­le­res de mi ha­bi­ta­ción, de no te­ner lo su­fi­cien­te pa­ra co­mer. Te­mía que mi sa­lud se que­bran­ta­ra y que ca­re­cie­ra de di­ne­ro pa­ra lla­mar al mé­di­co. Lo que me im­pe­día sui­ci­dar­me era pen­sar en la pe­na que cau­sa­ría a mi her­ma­na y en que no ha­bría di­ne­ro pa­ra pa­gar mi en­tie­rro.

Pe­ro un día leí un ar­tícu­lo que me sa­có de mi des­alien­to y me dio el va­lor de vi­vir. Nun­ca de­ja­ré de agra­de­cer a una ins­pi­ra­da fra­se de es­te ar­tícu­lo. De­cía: “Ca­da día es una nue­va vi­da pa­ra el hom­bre sa­bio”. Co­pié es­ta fra­se y la co­lo­qué en el pa­ra­bri­sas de mi au­to­mó­vil; allí po­día ver­la mien­tras con­du­cía. En­con­tré que no re­sul­ta­ba tan du­ro vi­vir un so­lo día ca­da vez. Apren­dí a ol­vi­dar los aye­res y a no pen­sar en los ma­ña­nas. Ca­da ma­ña­na, me de­cía: Hoy es una nue­va vi­da.

Ha­bía con­se­gui­do ven­cer mi mie­do a la so­le­dad, mi mie­do a la po­bre­za. Aho­ra soy fe­liz y pros­pe­ro bas­tan­te; po­seo en­tu­sias­mo y ten­go amor a la vi­da. Aho­ra sé que no de­bo nun­ca te­ner mie­do, con in­de­pen­den­cia de lo que la vi­da me pue­da re­ser­var. Aho­ra sé que no de­bo te­mer al fu­tu­ro. Aho­ra sé que de­bo vi­vir un día ca­da vez y que ca­da día es una nue­va vi­da pa­ra el hom­bre sa­bio…”

La vi­da, se­gún ca­da quién la apren­da­mos, es­tá en vi­vir, en el te­ji­do de ca­da día, de ca­da ho­ra, de ca­da vi­ven­cia. Qué ra­zón te­nía Lao Tse al de­cir que si es­tás de­pri­mi­do, es­tás vi­vien­do en el pa­sa­do; Si es­tás an­sio­so, es­tás vi­vien­do en el fu­tu­ro; Si es­tás en paz, es­tás vi­vien­do en el pre­sen­te.

So­le­mos cre­cer pa­ra de­jar de ser niños, y des­pués re­co­no­ce­mos el re­ga­lo de la ni­ñez. Ca­da eta­pa de nues­tra vi­da es úni­ca, es­pe­cial, má­gi­ca; nin­gún día pa­sa des­aper­ci­bi­do, ca­da día nos mar­ca, pin­ce­la, nos trans­for­ma. Y, así có­mo hay días que nos lle­nan de go­zo, hay días de mu­cho do­lor que nos exi­gen cre­cer, for­ta­le­cer­nos, re­no­var­nos. Oja­lá que­de gra­ba­do en no­so­tros, y re­sue­ne, que ca­da día es una nue­va vi­da, y que es­to es lo que nos to­ca vi­vir. Ca­da día re­pre­sen­ta una nue­va vi­da, de mí de­pen­de có­mo crear­la, di­bu­jar­la, ha­cer­la va­ler.

No de­jes que por más gran­de que pa­rez­ca tu di­fi­cul­tad, te inun­da la de­s­es­pe­ran­za.

Re­cuer­da que fue Dios quién te pu­so en ese lu­gar por­que él sa­be que ahí da­rás mu­cho fru­to. Mien­tras exis­ta el hoy, tie­nes la opor­tu­ni­dad de te­ner una vi­da nue­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.