"LA QUE SIEM­PRE BUS­CA EL OPUES­TO CO­LA­TE­RAL LAS CO­SAS"

Ve­ro Mar­cos es una mu­jer ague­rri­da, re­si­lien­te, en­tu­sias­ta y po­si­ti­va: “que siem­pre en­cuen­tra el opues­to po­si­ti­vo de la be­lle­za co­la­te­ral de las co­sas”. ¡Te in­vi­ta­mos a co­no­cer­la!

Vanguardia - Circulo 360 - - CON TINTA DE ESPERANZA - Tex­to: Arian Oji­li Fo­tos: Luis Cas­tre­jón

Ve­ro Mar­cos, vi­si­tó nues­tra ciu­dad pa­ra com­par­tir qué es lo que la ha­ce fe­liz.

Es­ta mu­jer, ma­dre de dos pe­que­ñas, oriun­da de Mon­te­rrey, Nue­vo León; In­fluen­cer Hu­ma­nis­ta, Chief Hap­pi­ness Of­fi­cer, y maes­tra de to­dos sus se­gui­do­res en Ins­ta­gram, es una da­ma fuer­te, en­tu­sias­ta y po­si­ti­va que siem­pre bus­ca el opues­to co­la­te­ral de las co­sas.

¿POR QUé VE­RO MAR­COS ES UNA MU­JER FE­LIZ?

Por­que el ser ma­ra­vi­llo­sa­men­te im­per­fec­ta me sig­ni­fi­ca co­mo ser hu­mano, y me en­gran­de­ce co­mo mu­jer. Por­que en ca­da error que co­me­tí, apren­dí una lección; y en ca­da ma­la de­ci­sión que to­mé, edi­fi­que mi al­ma. Por­que con ca­da per­so­na que amé, vol­ví a con­fiar y for­ta­le­cer mi co­ra­zón; y en ca­da fra­ca­so, des­cu­brí que ha­cien­do las co­sas de otras for­mas, ob­ten­dría me­jo­res re­sul­ta­dos. Por­que apren­dí que ca­da per­so­na que me las­ti­mó, me hi­zo des­cu­brir que na­die me las­ti­mó, sino que yo per­mi­tí que lo hi­cie­ra; así co­mo en ca­da per­so­na que yo las­ti­mé, rec­ti­fi­qué y le pe­dí per­dón. Por­que el ser ma­ra­vi­llo­sa­men­te im­per­fec­ta, me ha­ce evo­lu­cio­nar mi es­pí­ri­tu y en­gran­de­cer mi al­ma. Por­que sé que Dios me pu­so en es­ta Tie­rra pa­ra cum­plir mi mi­sión de ser­vir y dar mi amor in­con­di­cio­nal a quien se me atra­vie­se, sin im­por­tar có­mo, de dón­de y en qué con­di­cio­nes ven­ga. Co­rro­bo­ré que no soy in­ten­sa, pe­ro sí muy apa­sio­na­da en ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que me abra­za y ha­go”.

Mar­cos, es una mu­jer que cons­tan­te­men­te desea es­tar edu­cán­do­se y com­par­tien­do lo que apren­de. Y es que, fue ha­ce más de 25 años, que Ve­ro Mar­cos co­men­zó en­se­ñan­do y acon­se­jan­do a sus alum­nos. Co­sa que re­cuer­da con ca­ri­ño.

“Apren­dí que el ser cu­rio­sa, in­da­ga­do­ra e irre­ve­ren­te, me ha lle­va­do has­ta don­de es­toy, siem­pre con la mi­sión de com­par­tir lo apren­di­do y es­par­cir el amor. Mis alum­nos me pe­dían con­se­jos, y yo in­ten­ta­ba ayu­dar­los. Des­pués de to­do, sien­to que to­dos te­ne­mos do­nes y el ayu­dar a las personas a ser fe­li­ces, es el mío. Ese don me lo die­ron mis alum­nos, es por ellos que es­toy aquí”.

“To­do es en ba­se en com­par­tir. Yo com­par­to mis mo­men­tos y mi fi­lo­so­fía, pa­ra que la gen­te sea igual de fe­liz que soy yo”.

" do al ese ini­cio, u m ico

prin­ci­pio"

" ear es lo­gra "

DE­CRE­TOS PA­RA SER FE­LIZ

1.- Agra­de­ce to­do lo que te su­ce­da, has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle, en­cuen­tra el opues­to po­si­ti­vo de lo que no te gus­tó.

2.- Com­pa­de­ce al que te las­ti­me, pien­sa que es­tá bus­can­do de­ses­pe­ra­da­men­te la fe­li­ci­dad al igual que tú.

3.- Per­dó­na­lo to­do, des­cu­bre el apren­di­za­je den­tro de la ex­pe­rien­cia y cam­bia­rá tu pers­pec­ti­va al gra­do que ter­mi­na­rás agra­de­cién­do­le.

4.- Sé po­si­ti­vo, la ac­ti­tud al en­con­trar lo bo­ni­to de las si­tua­cio­nes, personas y co­sas, es el se­cre­to de dis­fru­tar­lo siem­pre to­do.

5.- Sir­ve a los de­más, el ser­vi­cio al pró­ji­mo es el me­jor un­güen­to pa­ra el al­ma, re­ge­ne­ra las neu­ro­nas y for­ta­le­ce el co­ra­zón.

6.- Cuan­do no so­por­tes a al­guien y te cai­ga mal, ben­dí­ce­lo mu­chas ve­ces, deséa­le el bien y de­ja de pen­sar­lo.

7.- Com­par­te tus apren­di­za­jes, de esa ma­ne­ra ayu­das a otros a ge­ne­rar re­so­nan­cia po­si­ti­va en el mun­do.

8.- Ins­pi­ra, re­cuer­da que to­dos so­mos un ejem­plo a se­guir y la me­jor for­ma de de­jar hue­lla es ins­pi­ran­do a otros a que se ins­pi­ren.

" v vir: sien­tes, al s nti nd ,

al a e der: e ol i nas".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.