Pre­mios pa­ra la es­tre­lla

A lo lar­go de su ca­rre­ra es­ta ar­tis­ta ha lo­gra­do ob­te­ner un sin­fín de re­co­no­ci­mien­tos por sus des­ta­ca­das in­ter­pre­ta­cio­nes

Vanguardia - Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA - Por Fa­bián Wain­tal

Mien­tras en el ca­sino del Cae­sar Pa­la­ce bri­lla­ban las lu­ces de los tra­ga­mo­ne­das, al com­pás del rui­do de las car­tas de black­jack y los da­dos que caían so­bre al­gu­na me­sa, den­tro del tea­tro The Co­los­seum ya ha­bía una ver­da­de­ra ga­na­do­ra: Jodie Fos­ter. Y ha­bien­do re­ci­bi­do el má­xi­mo pre­mio ‘Li­fe­ti­me Achie­ve­ment Award’, que re­co­no­ce los lo­gros de una lar­ga ca­rre­ra, la en­tre­vis­ta­mos pa­ra re­co­rrer juntos, los me­jo­res pre­mios de su vi­da.

- ¿Re­cuer­da con cla­ri­dad el pri­mer pre­mio que re­ci­bió en to­da su vi­da?

- ¿Mi pri­mer pre­mio? No (Ri­sas). Bueno, tu­ve unos que no fue­ron tan im­por­tan­tes. Su­pon­go que ga­né un Emmy pa­ra al­gún es­pe­cial de te­le­vi­sión don­de in­ter­pre­ta­ba a una ju­ga­do­ra de béis­bol. Pe­ro tam­bién me no­mi­na­ron al Os­car cuan­do te­nía do­ce años y per­dí. Pe­ro igual fue un gran mo­men­to pa­ra mí. No lo voy a ol­vi­dar. Nun­ca voy a ol­vi­dar cuan­do es­tu­ve en el au­di­to­rio y al se­gun­do que men­cio­na­ron mi nom­bre, cuan­do ape­nas di­je­ron “Jo...”, me pu­se co­lo­ra­dí­si­ma, me pi­ca­ba to­do el cuer­po. Y per­der fue una tran­qui­li­dad, de ver­dad, por­que no sabía que iba a ha­cer si te­nía que su­bir a re­ci­bir el pre­mio con tan­ta ver­güen­za.

- ¿Qué sig­ni­fi­ca en com­pa­ra­ción un tro­feo que pre­mia to­da su vi­da, co­mo el Li­fe­ti­me Achie­ve­ment Las Ve­gas?

- Me en­can­ta la idea de re­ci­bir un pre­mio por los lo­gros de mi vi­da. Sien­to que es­toy en es­te mun­do des­de ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po. Em­pe­cé cuan­do te­nía tres años, es de­cir que ya van 52. Ten­go una ca­rre­ra bas­tan­te lar­ga. Y es real­men­te un or­gu­llo ha­ber tra­ba­ja­do en los años 60, des­pués los 70, la era de oro del ci­ne, los 80, los 90, el año 2000 y has­ta el 2010. Vi to­da cla­se de ros­tros en es­ta in­dus­tria, di­fe­ren­tes hé­roes.

“Me no­mi­na­ron al Os­car cuan­do te­nía do­ce años y per­dí. Pe­ro igual fue un gran mo­men­to pa­ra mí. No lo voy a ol­vi­dar... al se­gun­do que men­cio­na­ron mi nom­bre, cuan­do ape­nas di­je­ron “Jo...”, me pu­se co­lo­ra­dí­si­ma”.

- ¿La ac­tua­ción se lle­va en la san­gre? ¿Sus hi­jos van a se­guir sus pa­sos?

- Mi hi­jo Char­lie es muy bueno co­mo ac­tor. Lo vi ha­ce muy po­co en una obra de tea­tro que hi­zo en la Uni­ver­si­dad. Es­toy in­creí­ble­men­te or­gu­llo­sa de él.

- ¿Y su otro hi­jo Kit eli­gió un ca­mino to­tal­men­te di­fe­ren­te co­mo la cien­cia?

- Sí, uno de mis hi­jos es muy ex- tro­ver­ti­do y en­can­ta­dor que le gus­ta im­pro­vi­sar co­mo ac­tor, mien­tras que mi otro hi­jo Kit es un cien­tí­fi­co que ha­bla de co­sas que yo no en­tien­do, pe­ro amo ca­da mi­nu­to que lo ha­ce.

La in­te­li­gen­cia ob­via­men­te la he­re­da­ron de la ma­dre que ha­bien­do na­ci­do en Los An­ge­les el 19 de No­viem­bre de 1962, ya ha­bía apren­di­do a leer a los tres años, pa­ra apren­der un per­fec­to fran­cés en el Ly­cée Fran­cais, ade­más de en­ten­der per­fec­ta­men­te ita­liano, un po­co de es­pa­ñol y tam­bién ale­mán. Jodie Fos­ter in­clu­so es­tá acos­tum­bra­da a re­ci­bir pre­mios, des­de que fue no­mi­na­da al Os­car por el clá­si­co de ‘Ta­xi Dri­ver’, con Ro­bert De Ni­ro (sí, aque­lla fue la pe­lí­cu­la don­de ape­nas te­nía 12 años y per­dió co­mo Me­jor Ac­triz Se­cun­da­ria fren­te a una me­nos co­no­ci­da Bea­tri­ce Straight por ‘Net­work’, aun­que De Ni­ro ga­nó co­mo Me­jor Ac­tor y ‘Ta­xi Dri­ver’ per­dió en la ca­te­go­ría Me­jor Pe­lí­cu­la fren­te a ‘Rocky’). Con la si­guien­te no­mi­na­ción por

‘La Acu­sa­da’, en 1989, Jodie ga­nó su pri­mer Os­car. Y vol­vió a ga­nar otra es­ta­tui­lla, en la no­mi­na­ción co­mo Me­jor Ac­triz de 1992, por el clá­si­co rol de la in­ves­ti­ga­do­ra del FBI Cla­ri­ce Star­ling en ‘The Si­len­ce of the Lambs’, que ade­más ga­nó en las ca­te­go­rías Me­jor Pe­lí­cu­la, Me­jor Ac­tor (cla­ro, Ant­hony Hop­kins), Me­jor Di­rec­tor (Jo­nat­han Dem­me) y Me­jor Adap­ta­ción de Guión (Ted Tally). En 1995, Jodie ob­tu­vo la cuar­ta no­mi­na­ción al Os­car por ‘Nell’ que le sa­có de las ma­nos Jes­si­ca Lange por ‘Blue Sky’. Y sin per­der el sen­ti­do del hu­mor, apa­re­ció en la úl­ti­ma ce­re­mo­nia del Os­car, con mu­le­tas, pa­ra bro­mear con Jen­ni­fer Law­ren­ce, al de­cir que Meryl Streep le ha­bía he­cho lo mis­mo que Mar­got Rob­bie en la pe­lí­cu­la ‘I, Ton­ya’. Ca­mi­nan­do des­pa­cio, pe­ro sin la ayu­da de las mu­le­tas, fi­nal­men­te nos con­tó lo que real­men­te le ha­bía pa­sa­do al lle­gar a nues­tra en­tre­vis­ta, “Me tor­cí la ro­di­lla” nos con­fe­só, ade­lan­tan­do que tam­bién “ya es­toy mu­cho me­jor y me ope­ran la se­ma­na que vie­ne”. Pu­do ha­ber fal­ta­do a la ce­re­mo­nia del má­xi­mo pre­mio de Ci­ne­ma­con. Pe­ro si ha­bía ido al Os­car con bas­tón .... ¿Cómo iba a re­cha­zar su pro­pio pre­mio? Y con el tro­feo en la mano, arri­ba del es­ce­na­rio, agra­de­ció emo­cio­na­da a la Aso­cia­ción de los Due­ños de las Sa­las de Ci­ne en Es­ta­dos Uni­dos que le en­tre­gó el tro­feo “Ha­ce 52 años que es­toy en el ne­go­cio del ci­ne y lo si­go que­rien­do por las mis­mas ra­zo­nes” di­jo “por la ex­plo­ra­ción de un per­so­na­je, pa­ra mejorar en vez de em­peo­rar. Y lo más ex­ci­tan­te es que yo lle­gué en la era del oro del ci­ne, en la dé­ca­da del 70 y hoy pue­do ha­cer pe­lí­cu­las co­mo ‘Ho­tel Ar­te­mis’ que se sien­te tan nue­va y emo­cio­nan­te, al mis­mo tiem­po que pue­do for­mar par­te de un gru­po nue­vo de ac­to­res”. Agra­de­cien­do tam­bién a su re­pre­sen­tan­te Jen­nier Allen que la acom­pa­ña des­de ha­ce 40 años, tam­bién tomó su tiem­po pa­ra re­cor­dar la par­te más im­por­tan­te del ci­ne “la gen­te de las sa­las del ci­ne y el pú­bli­co que si­gue vol­vien­do. Mu­chas gra­cias por ha­ber ve­ni­do a Las Ve­gas, ya pue­den ir a ju­gar al ca­sino aho­ra”.

“Tu­ve va­rios desafíos. El pri­me­ro fue la tran­si­ción en­tre la ac­triz in­fan­til y la más ma­du­ra. No lo re­cuer­do co­mo un desafío pe­ro creo que mi ma­dre que era mi ma­na­ger con mi re­pre­sen­tan­te, lo pen­só bas­tan­te. Y la tran­si­ción de la ac­tua­ción a la di­rec­ción fue di­fí­cil.”

- Es­te año jus­to se ce­le­bra el 30 Aniver­sa­rio del es­treno de ‘La Acu­sa­da’ don­de in­clu­so ga­nó su pri­mer Os­car ....

- ¿En se­rio?

- Sí, tal cual ¿En me­dio de la re­vo­lu­ción fe­me­ni­na del mo­vi­mien­to #Me­Too, 30 años des­pués, se da cuen­ta del im­pac­to que tu­vie­ron sus ro­les en las di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes?

- Bueno, no sé. Es di­fí­cil en­ten­der el im­pac­to que tie­nen nues­tras pe­lí­cu­las. Al me­nos sé que ‘La Acu­sa­da’ tu­vo bas­tan­te im­pac­to en mí, por­que fue una ac­tua­ción que me cam­bió la vi­da en sen­ti­dos que yo real­men­te no en­ten­día en aquel en­ton­ces. Ape­nas ha­bía cum­pli­do 25 o 26 años y no en­ten­día por que me ha­bía in­tere­sa­do la his­to­ria. Ni si­quie­ra en­ten­dí la for­ma en que la in­ter­pre­té, to­tal­men­te in­con­cien­te. Su­pon­go que mu­cho tu­vo que ver la he­ren­cia de mi ma­dre y su ma­dre. Con­té su his­to­ria co­mo so­bre­vi­vien­te, co­mo una for­ma de sa­nar, real­men­te. Y si al­go así en­tró en la con­cien­cia de la gen­te, es lo que el ci­ne real­men­te lo­gra. El ci­ne pue­de dar­le a la gen­te una opor­tu­ni­dad de pen­sar en co­sas que a lo me­jor nun­ca pen­sa­ron en to­da la vi­da. Al me­nos es al­go que me pa­sa a mí.

- ¿Su nue­vo do­cu­men­tal ‘Be Na­tu­ral’ tie­ne que ver al­go con buscar un cam­bio fe­mi­nis­ta en el ci­ne?

- Ahí sí que no pue­do dar­me cré­di­to, por­que yo so­lo le agre­gué la voz a la na­rra­ción. Pa­me­la Green es la di­rec­to­ra que pa­só diez años con ‘Be Na­tu­ral´, la his­to­ria de Ali­ce Guy-Bla­ché, que in­clu­so se dis­cu­te si real­men­te fue la pri­me­ra mu­jer di­rec­to­ra de to­dos los tiempos, en la dé­ca­da de 1890, pe­ro al me­nos fue po­ten­cial­men­te la pri­me­ra na­rra­do­ra del ci­ne, se­gu­ro. Ella tra­ba­jó con los her­ma­nos Gau­mont y Lu­mie­re. Y es una his­to­ria ex­tra­or­di­na­ria de al­guien que ha si­do muy in­vi­si­ble en to­dos es­tos años. Es al­go que me sor­pren­dió mu­chí­si­mo y so­la­men­te me ofre­cí pa­ra par­ti­ci­par, pe­ro la pe­lí­cu­la es de Pa­me­la. Ella se me­re­ce to­do el cré­di­to.

- ¿Y a la ho­ra de ha­blar de gus­tos so­bre el ci­ne, cam­bian las his­to­rias la inspiran co­mo ac­triz, di­rec­to­ra o

co­mo es­pec­ta­do­ra?

- A mi me gus­ta el ci­ne de to­do ti­po. Me en­can­ta ex­plo­rar di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias. Co­mo di­rec­to­ra, creo que me in­clino mu­cho más por mos­trar al­go que se sien­ta muy ver­da­de­ro y real, don­de me ol­vi­de don­de es­toy, in­vo­lu­crán­do­me con las ac­tua­cio­nes. Bus­co tam­bién una opor­tu­ni­dad pa­ra ayu­dar a dar­me cuen­ta quien soy, pa­ra mejorar ade­más co­mo per­so­na.

- ¿Y des­pués de tan­to tiem­po hay al­gu­na pe­lí­cu­la que de pron­to sien­te que no lle­gó a te­ner la aten­ción que hu­bie­ra que­ri­do?

- Pro­ba­ble­men­te de­be ha­ber un mi­llón de te­mas, pe­ro su­pon­go que hay cier­tas jo­yas en las pe­lí­cu­las que yo amo, por­que al­gu­nas sig­ni­fi­ca­ron mu­cho pa­ra mí y a lo me­jor no re­sul­ta­ron tan per­fec­tas. Y a ve­ces me po­ne tris­te que ha­yan pa­sa­do tan pron­to. ‘The Bea­ver’ por ejem­plo, creo que fue un gran mo­men­to en mi vi­da co­mo di­rec­to­ra de ci­ne. Era una pe­lí­cu­la ex­tra­ña, sabía que no era pa­ra to­dos. Tu­vo cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les en el es­treno (en la peor épo­ca de Mel Gib­son) y creo que tam­bién es una pe­lí­cu­la don­de yo siem­pre vuel­vo a re­cor­dar mu­cho. ‘Nell’ tam­bién fue una pro­duc­ción que cam­bió mi vi­da y más allá de la no­mi­na­ción al Os­car, la gen­te no ha­bló de­ma­sia­do.

- ¿El ma­yor desafío de to­da su ca­rre­ra?

- ¿El ma­yor desafío de to­da mi ca­rre­ra? Tu­ve va­rios desafíos. El pri­me­ro fue la tran­si­ción en­tre la ac­triz in­fan­til y la más ma­du­ra. No lo re­cuer­do co­mo un desafío pe­ro creo que mi ma­dre que era mi ma­na­ger, lo pen­só bas­tan­te. Y la tran­si­ción de la ac­tua­ción a la di­rec­ción fue di­fí­cil por­que a ve­ces hay que de­jar­se lle­var por el rei­na­do que con­tro­las pa­ra or­de­nar el que te per­mi­te evo­lu­cio­nar co­mo ci­neas­ta. Esos te di­ría que fue- ron mis más gran­des desafíos.

- ¿La me­jor lección que apren­dió en su ca­rre­ra, que le hu­bie­se gus­ta­do sa­ber mu­cho an­tes, cuan­do era más jo­ven?

- Yo nun­ca apren­dí a de­cir “no”, se su­po­nía que siem­pre te­nía que de­cir “sí” y a lo me­jor re­sul­tó una bue­na cua­li­dad pa­ra una sol­da­di­ta. Yo era muy bue­na co­mo sol­da­do, cuan­do te­nía seis o sie­te años, coml cuan­do el frío era te­rri­ble y nun­ca me que­jé por­que me do­lían los de­dos del pie o sim­ple­men­te no sabía de­cir “no”. Es al­go que apren­dí mu­cho más tar­de. Hoy los jo­ven­ci­tos no tie­nen pro­ble­ma. Lo he no­ta­do. Hay ni­ños con un gran sen­ti­do adul­to hoy en día y creo que es­tan en­tre­na­dos pa­ra sa­ber que tie­nen me­jo­res ideas o que sus opi­nio­nes im­pac­tan de al­gu­na for­ma. Yo no era así y es al­go que me hu­bie­ra en­can­ta­do sa­ber.

“Yo nun­ca apren­dí a de­cir “no”, se su­po­nía que siem­pre te­nía que de­cir “sí” y a lo me­jor re­sul­tó una bue­na cua­li­dad pa­ra una sol­da­di­ta.

- ¿Y hoy, cómo ac­triz, qué ex­pec­ta­ti­vas tie­ne us­ted de un di­rec­tor... y co­mo di­rec­to­ra, qué es­pe­ra de otros ac­to­res, con sus pe­lí­cu­las?

- Tra­ba­jé con mu­chos di­rec­to­res a lo lar­go de tan­tos años y mu­chos de ellos de­bu­ta­ron con­mi­go co­mo di­rec­to­res. Te­nían su vi­sión y co­mo ac­triz, yo so­lo que­ría ser­vir pa­ra mos­trar esa vi­sión. Por eso, yo siem­pre tra­to de sa­ber lo que ellos quie­ren de­cir crea­ti­va­men­te, me gus­ta ave­ri­guar la vi­sión que tie­nen pa­ra tra­tar de ayu­dar­los a mos­trar­la. Pe­ro tam­bién creo que los me­jo­res di­rec­to­res son bue­nos co­mo pa­dres. Los bue­nos pa­dres te di­cen que tie­nes que sa­lir de la ha­bi­ta­ción, que te ne­ce­si­tan en el au­to a las 9.20, pe­ro te di­cen que el au­to tie­ne que lle­gar a las 10.45, aun­que te dan la li­ber­tad crea­ti­va pa­ra lle­gar en­tre los dos pun­tos. Es una com­bi­na­ción de es­truc­tu­ra que me en­can­ta, por la li­ber­tad que ge­ne­ra.

- ¿Cuál de to­dos sus per­so­na­jes de ci­ne di­ría que le tie­ne más res­pe­to?

- Es una pre­gun­ta di­fí­cil de res­pon­der. ¿A lo me­jor los que me gus­tan más? Tam­bién se­ría di­fí­cil por­que me gus­tan to­dos en cier­ta for­ma. Pe­ro a lo me­jor, Ellie Arro­way en ‘Con­tact’, es un per­so­na­je que real­men­te ad­mi­ro. Es al­guien en que pien­so bas­tan­te. Es al­guien que me gus­ta­ría ser en la vi­da real. No sé si soy así pe­ro me gus­ta­ría pa­re­cer­me a ella, por la com­bi­na­ción de su in­te­li­gen­cia, el la­do in­te­lec­tual y la es­truc­tu­ra que tie­ne al­guien que es­tá ator­men­ta­da por su cen­tro emo­cio­nal. Es lo que me en­can­ta­ría te­ner en mi vi­da.

- ¿Y qué es lo que le gus­ta de una pe­lí­cu­la co­mo la nue­va ‘Ho­tel Ar­te­mis’, don­de aho­ra in­ter­pre­ta la en­fer­me­ra de un se­cre­to hos­pi­tal pa­ra cri­mi­na­les, en el año 2028 de Los An­ge­les?

- ¡Sabía que no po­día­mos ter­mi­nar sin al­gu­na pre­gun­ta so­bre ‘Ho­tel Ar­te­mis’! Me en­can­tan tan­tas co­sas so­bre esa pe­lí­cu­la... Pa­ra em­pe­zar Drew Pear­ce es ex­ce­len­te en su pri­me­ra pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor. En­tre to­dos los de­bu­tan­tes di­rec­to­res con los que tra­ba­jé, te di­ría que es el que más pro­me­te.

Ely­sium es una pe­lí­cu­la es­ta­dou­ni­den­se de cien­cia fic­ción di­ri­gi­da por Neill Blom­kamp

Ho­tel Ar­te­mis es una pró­xi­ma pe­lí­cu­la es­ta­dou­ni­den­se de ac­ción y cien­cia fic­ción

Car­na­ge (en His­pa­noa­mé­ri­ca, ¿Sa­bes quién vie­ne?) es una co­me­dia ne­gra

Jodie Fos­ter in­clu­so es­tá acos­tum­bra­da a re­ci­bir pre­mios, des­de que fue no­mi­na­da al Os­car por el clá­si­co de ‘Ta­xi Dri­ver’.

Acu­sa­dos es una pe­lí­cu­la de 1988 pro­ta­go­ni­za­da por Jodie Fos­ter y Kelly McGi­llis, di­ri­gi­da por Jo­nat­han Ka­plan y es­cri­ta por Tom To­por.

Y vol­vió a ga­nar otra es­ta­tui­lla, en la no­mi­na­ción co­mo Me­jor Ac­triz de 1992.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.