Sara Bareilles Crea­do­ra bri­llan­te

Co­no­ce más de es­ta bri­llan­te es­tre­lla

Vanguardia - Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA - Por Fa­bián Wain­tal

Ha­bien­do ga­na­do fa­ma por aque­lla pro­me­sa de no es­cri­bir una can­ción de amor, con la can­ción que jus­ta­men­te se lla­mó Can­ción de Amor (Lo­ve Song), Sara Bareilles en­tró al mun­do de la mú­si­ca por la puer­ta gran­de con un tri­ple dis­co de pla­tino, por aquel te­ma que in­clu­so iTu­nes lo ha­bía re­ga­la­do en la pri­me­ra se­ma­na del lan­za­mien­to. Has­ta cuan­do acep­tó el desafío de com­po­ner las can­cio­nes del mu­si­cal de Broad­way ‘Wai­tress’ fue no­mi­na­da por du­pli­ca­do a los pre­mios Grammy y Tony, mien­tras es­pe­ra aho­ra una nue­va no­mi­na­ción al Pre­mio Emmy por ha­ber re­pre­sen­ta­do en te­le­vi­sión con John Le­gend el mu­si­cal ‘Je­su­cris­to Su­pers­tar’. Se­rá por eso que re­sul­tó ser la me­jor op­ción, a la ho­ra de ser ele­gi­da pa­ra pre­sen­tar la pró­xi­ma en­tre­ga del Pre­mio Tony.

- ¿Cuá­les son tus pri­me­ros re­cuer­dos con la mú­si­ca o aque­lla pri­me­ra épo­ca en que em­pe­zas­te a to­car el piano?

- Yo ha­bía em­pe­za­do a to­car ins­tru­men­tos cuan­do era muy jo­ven. Y es in­tere­san­te por­que aun­que te­nía­mos un piano en casa, no es­cu­chá­ba­mos de­ma­sia­da mú­si­ca. Mi pa­dre to­ca­ba el piano igual que mi her­ma­na y yo sim­ple­men­te se­guí los pa­sos de la fa­mi­lia, pa­ra ser ho­nes­ta. Em­pe­cé a to­mar cla­ses y las de­jé cuan­do se pu­sie­ron com­pli­ca­das. Me acuer­do cuan­do la profesora de piano in­sis­tía en de­cir­me que yo te­nía que to­car al­go con la mano de­re­cha y otra me­lo­día con la iz­quier­da. Ahí ya no qui­se sa­ber más na­da y de­jé las cla­ses de piano. Tam­po­co me gus­ta­ba esa maes­tra por­que me lla­ma­ba “Sei­ra” (Ri­sas).

- ¿Nun­ca pen­sas­te en dar cla­ses de mú­si­ca pa­ra ver si eras me­jor en ese sen­ti­do?

- Ha­ce po­co di una cla­se maes­tra en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York en el Ins­ti­tu­to Cli­ve Da­vis. Y me pa­re­ció ma­ra­vi­llo­so.

- ¿Ha­bien­do co­no­ci­do el éxi­to con los co­mien­zos de iTu­nes, te con­si­de­ras una maes­tra en me­dios de In­ter­net don­de la gen­te no siem­pre de­ja los me­jo­res co­men­ta­rios?

- Hu­bo una épo­ca en mi vi­da en que real­men­te me preo­cu­pa­ba bas­tan­te lo que de­cía y pen­sa­ba la gen­te so­bre mí. Pe­ro a me­di­da que fue pa­san­do el tiem­po ya no me preo­cu­po tan­to.

- ¿Al­gu­na vez pa­sas­te por cier­ta prue­ba de au­di­ción en shows del es­ti­lo de Ame­ri­can Idol o The Voi­ce?

- Yo es­tu­dié en UCLA y el pri­mer año me la pa­sé bus­can­do mi tri­bu, gen­te con quien pu­die­ra iden­ti­fi­car­me y des­cu­brí un gru­po de a ca­pe­la que ha­bía par­ti­ci­pa­do en un con­cur­so de ta­len­tos qué se lla­mó Spring Sing. Me en­can­ta­ba co­mo can­ta­ban. Al año si­guien­te to­mé una prue­ba de au­di­ción y yo en­tré al mis­mo gru­po. Li­te­ral­men­te to­da­vía guar­do un dia­rio don­de ha­bía es­cri­to co­mo si fi­nal­men­te ha­bía con­se­gui­do la gen­te con la cual me lle­va­ba bien. En vez de or­ga­ni­zar fies­tas con cer­ve­za, ha­cía­mos co­reo­gra­fías con mú­si­ca de Ja­net Jack­son. No exa­ge­ro pa­ra na­da. Éra­mos un gru­po de gen­te muy ex­tra­ña que dis­fru­ta­ba can­tan­do.

- ¿Pro­ta­go­ni­zas­te tam­bién al­guno de los tí­pi­cos mu­si­ca­les de teatro co­mo High School Mu­si­cal, pe­ro en la uni­ver­si­dad, ima­gi­nan­do que al­gu­na vez ibas a pre­sen­tar el Pre­mio

Tony?

- En la Uni­ver­si­dad no hi­ci­mos nin­gún mu­si­cal pe­ro cuan­do era más jo­ven­ci­ta, en la ciu­dad de Eu­re­ka don­de yo me crie, al Nor­te de Ca­li­for­nia, ha­bía par­ti­ci­pa­do en mu­si­ca­les co­mo Char­lot­te’s Web y Little Shop of Ho­rrors ade­más de un show que se lla­ma­ba Quil­ters and Mys­tery of Ed­win Drood.

Sara Bareilles na­ció en la perfecta ciu­dad de Eu­re­ka, al nor­te de Ca­li­for­nia, con otras tres her­ma­nas. El pa­dre, Paul Bareilles tra­ba­ja­ba en una com­pa­ñía de se­gu­ros cuan­do se di­vor­ció de la ma­dre Bon­nie Hal­vor­sen. Y con áni­mos de

se­guir una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal con la mú­si­ca, Sara ha­bía en­tra­do a la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, pa­ra es­tu­diar Co­mu­ni­ca­cio­nes, don­de real­men­te dio sus pri­me­ros pa­sos co­mo com­po­si­to­ra. Con el gru­po Awa­ken a Ca­pe­lla in­clu­so gra­bó el ál­bum Dys­funk­tio­nal Fa­mily, can­tan­do la ver­sión ori­gi­nal de su can­ción ‘Gra­vity’, ade­más de ‘I Want You Back’ de Mi­chael Jack­son. Por un tiem­po, se pre­sen­tó en vi­vo, en los con­cier­tos de Adam Le­vi­ne y Ma­roon 5. Pe­ro na­da puede com­pa­rar­se con el éxi­to que tu­vo a par­tir del lan­za­mien­to de ‘Lo­ve song’ en iTu­nes, pa­ra ven­der na­da me­nos que nue­ve mi­llo­nes de co­pias, so­la­men­te en Es­ta­dos Uni­dos. Y des­pués de ha­ber pa­sa­do por Broad­way con la co­me­dia mu­si­cal ‘Wai­tress’ (don­de tam­bién se pu­so de no­via con su com­pa­ñe­ro de es­ce­na­rio Joe Tip­pett), Sara sor­pren­dió to­da­vía más con la pre­sen­ta­ción en vi­vo, en TV, del mu­si­cal ‘Je­su­cris­to Su­pers­tar’.

- ¿Có­mo re­sul­tó la sor­pren­den­te ex­pe­rien­cia de pro­ta­go­ni­zar con John Le­gend el mu­si­cal en vi­vo, por te­le­vi­sión, de ‘Je­su­cris­to Su­pers­tar’?

- Yo es­ta­ba muy ner­vio­sa, pe­ro John Le­gend, sin sen­tir to­da la pre­sión de te­ner que in­ter­pre­tar a Je­sús en te­le­vi­sión na­cio­nal y en vi­vo, sin cui­da­do me di­jo “Me voy de gi­ra por Asia y cuan­do vuel­va va­mos a po­der en­sa­yar cin­co días”. ¡Cin­co días na­da más pa­ra en­sa­yar! Pe­ro sa­lió to­do bien. Y nos di­ver­ti­mos bas­tan­te.

- ¿Y en me­dio de se­me­jan­te pre­sen­ta­ción en vi­vo, no sa­lió na­da mal?

- Ha­bía­mos he­cho un en­sa­yo de ves­tua­rio el sá­ba­do an­te­rior y ahí sí que hu­bo cier­tas co­si­tas que no sa­lie­ron tan bien... co­mo cuan­do con John te­nía­mos que pa­sar por un ban­co del es­ce­na­rio y el ban­co nun­ca es­tu­vo. Igual se­gui­mos co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do. Y en cier­ta for­ma agra­de­cí que ha­ya pa­sa­do. Fue una bue­na for­ma de rom­per el hie­lo, por­que el pú­bli­co nun­ca lo no­tó.

- ¿En me­dio de tu ca­rre­ra nun­ca te cru­zas­te con al­gu­na otra ex­pe­rien­cia que no fun­cio­nó tan bien co­mo es­pe­ra­bas?

- Sí: una can­ción que es­cri­bí pa­ra el mu­si­cal de Broad­way ‘Wai­tress’. En la pre­pa­ra­ción hay mu­chas can­cio­nes que no siem­pre ter­mi­nan en el show. Uno de los mo­men­tos más ver­gon­zo­sos fue con un de los pri­me­ros tra­ba­jos don­de me asig­na­ron una can­ción pa­ra la es­ce­na en­tre el per­so­na­je prin­ci­pal y el es­po­so abu­sa­dor. En la pe­lí­cu­la que es­tá ba­sa­da, él apa­re­ce en cier­ta for­ma muy dul­ce pi­dién­do­le que tu­vie­ran re­la­cio­nes se­xua­les y se lo pi­de con un “Por fa­vor, por fa­vor”. Es una par­te muy in­có­mo­da de ver y mu­cho más in­có­mo­da de com­po­ner con una can­ción. Y a mí se me ocu­rrió que la úni­ca for­ma de ha­cer­lo un po­co más có­mo­do era de­le­trear le­tra por le­tra“P LEA SE HA VES EX­with me .” Ese era el co­ro de la can­ción. Y que­da­ba ho­rri­ble. Pe­ro el po­bre hom­bre tu­vo que can­tar la can­ción y era tan dul­ce co­mo ac­tor... Pe­ro no le que­da­ba otra op­ción que can­tar aun­que fue­se ma­la. Él hi­zo lo me­jor que pu­do. Ahí la que es­tu­vo mal fui yo.

- ¿Nun­ca ima­gi­nas­te que iba a ser tan di­fí­cil com­po­ner la mú­si­ca y la le­tra de un Mu­si­cal de Broad­way?

- Bueno, pa­ra em­pe­zar, el pro­ce­so es de­ma­sia­do lar­go. Si hu­bie­ra sa­bi­do en la que me es­ta­ba me­tien­do no creo que hu­bie­se acep­ta­do. Pe­ro hoy es­toy con­ten­ta de ha­ber­lo he­cho. Fui muy in­ge­nua al acep­tar. To­mó mu­chos años de mi vi­da y mu­chas más ho­ras de tra­ba­jo de las que te pue­das ima­gi­nar. Fue de­ma­sia­do. Sen­tí co­mo si es­tu­vie­ra em­pe­zan­do mi ca­rre­ra de nue­vo, don­de no sa­bía lo que es­ta­ba ha­cien­do. Y vi­ví un sen­ti­do cons­tan­te de des­cu­bri­mien­to.

- ¿Pe­ro quién di­jo “Ha­ga­mos un mu­si­cal ba­sa­do en la pe­lí­cu­la ‘Wai­tress’? ¿Fue tu idea o te con­tra­ta­ron?

- Me ha­bían lla­ma­do pa­ra ha­cer­la los pro­duc­to­res que ha­bían com­pra­do los de­re­chos de la pe­lí­cu­la que ha­bía he­cho an­tes Kerry Rus­sell. Y lo más gra­cio­so es que al día de hoy si­go sin ha­ber­me en­con­tra­do nun­ca con Kerry.

- ¿Sa­bes si al me­nos vio el mu­si­cal?

- Ni sé si vio la obra en Broad­way. No creo que la ha­ya vis­to, lo que me ha­ce preo­cu­par si es real­men­te bue­na… pe­ro así fue co­mo acep­te y se­guí mi ca­mino. Un lar­go ca­mino que du­ró 5 años de mi vi­da.

- ¿Lle­gas­te a ha­blar con otros com­po­si­to­res de Broad­way co­mo pa­ra sa­ber la di­fe­ren­cia en­tre se­me­jan­te ex­pe­rien­cia y la com­po­si­ción de mú­si­ca pop con que ya ha­bías te­ni­do éxi­to?

- No hi­ce na­da de eso. Y su­pon­go que fue a pro­pó­si­to por­que yo tra­ta­ba de man­te­ner­me real­men­te en la for­ma en que yo ha­bía cre­ci­do ha­cien­do mú­si­ca, es­cu­chan­do el es­ti­lo de can­cio­nes de otros mu­si­ca­les de Broad­way.

- ¿Y cuan­do com­po­nías las can­cio­nes de ‘Wai­tress’ te ima­gi­nas­te en el rol prin­ci­pal?

- Ahí sí que fue co­mo ha­ber cum­pli­do una fan­ta­sía. Sen­tí que es­ta­ba so­ñan­do. Cuan­do es­ta­ba com­po­nien­do las can­cio­nes du­ran­te el pro­ce­so ja­más lo ima­gi­né. Yo sim­ple­men­te me de­di­qué a com­po­ner can­ción por can­ción. Y en un mo­men­to gra­bé un ál­bum en­te­ro can­tan­do so­la pa­ra ver co­mo iba a que­dar to­do el es­pec­tácu­lo, que es lo más nar­ci­sis­ta que he he­cho en mi vi­da. Ja­más hu­bie­se po­di­do ima­gi­nar­me que des­pués que me ofre­cie­ron com­po­ner las can­cio­nes del es­pec­tácu­lo po­día lle­gar ofre­cer­les a los pro­duc­to­res que se­ría una bue­na idea que yo tam­bién las can­ta­ra.

Sara Bareilles re­gre­só a Broad­way pa­ra pro­ta­go­ni­zar Wai­tress; mu­si­cal pa­ra el que com­pu­so la mú­si­ca y las le­tras. Wai­tress re­la­ta la his­to­ria de Je­na, una me­se­ra de una mo­des­ta tien­da de pays que es­tá atra­pa­da en un ma­tri­mo­nio in­fe­liz y que se...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.