Pa­pás ti­po Lui­si­to Rey

¿Cuál es pro­ble­ma con es­tos fa­mo-exi­to­sos cuan­do ade­más de su ofi­cio, so­lo sa­ben de des­di­cha?

Vanguardia - Domingo 360 - - HOY SE HABLADE... -

EL AU­TOR Es­cri­tor sal­ti­llen­se, ga­na­dor de un Pre­mio Es­ta­tal de Pe­rio­dis­mo Coahui­la. Ha es­cri­to pa­ra di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción im­pre­sos de la lo­ca­li­dad.

i has vis­to la se­rie de Luis Mi­guel por Netflix y pien­sas en Lui­si­to Rey co­mo el le­gí­ti­mo ca­brón, te re­co­mien­do leer Open, las me­mo­rias del te­nis­ta An­dré Agas­si. Ahí des­cu­bri­rás a papá Agas­si, pa­ra él no exis­te re­ta­dor den­tro de nues­tra ci­vi­li­za­ción cuan­do se tra­ta de ha­cer mi­se­ra­ble la vi­da del hi­jo.

To­da pro­por­ción guar­da­da en cuan­to a ri­gor cien­tí­fi­co o te­má­ti­ca, en al­gu­na for­ma Open me pa­re­ce un li­bro se­me­jan­te a El hom­bre en bus­ca de sen­ti­do, del Doc­tor Vik­tor Frankl, co­mo una obra com­pli­ca­da pa­ra su cla­si­fi­ca­ción: pri­me­ro te lo pre­sen­tan en la es­tan­te­ría co­mo au­to­bio­grá­fi­co y así lo com­pras; des­pués lo lees co­mo una tre­pi­dan­te no­ve­la, de las lla­ma­das de cre­ci­mien­to o apren­di­za­je del pro­ta­go­nis­ta; al fi­nal, ade­más del buen sa­bor de bo­ca por los ati­na­dos re­cur­sos li­te­ra­rios de un coau­tor con un pre­mio Pu­lit­zer en su ha­ber, te que­da la sen­sa­ción de ha­ber leí­do al­go ca­ta­lo­ga­do en la sec­ción de au­to­ayu­da, por­que ya es­pe­ras que sea ma­ña­na pa­ra sa­lir a dar­le de ra­que­ta­zos a la vi­da.

¿Y sa­bes una co­sa? Re­sul­ta que el re­bel­de de Agas­si, lue­go de odiar y re­ne­gar du­ran­te ni­ñez, ju­ven­tud y bue­na par­te de la edad adul­ta de un de­por­te im­pues­to y he­re­da­do de su pa­dre con mu­cha san­gre y su­fri­mien­to en lu­gar de buen ejem­plo y ale­gría, ter­mi­na por abra­zar un ine­xo­ra­ble ¿des­tino?, fu­tu­ro más bien, re­sul­ta­do de to­do lo bueno, ma­lo, re­gu­lar, dul­ce, aci­do y amar­go que le su­ce­dió en la vi­da. Al­ber­ga en su in­te­rior la in­cer­ti­dum­bre de ha­ber si­do poe­ta por­que en al­gu­na oca­sión la maes­tra ad­vir­tió cier­ta sen­si­bi­li­dad y rit­mo; pe­ro en su ofi­cio, fue un Vargas Llo­sa de las can­chas, ¿ha­bría si­do el Ma­ra­do­na de las le­tras de se­guir otro ca­mino? Lo du­do. Igual, la his­to­ria del ex­tra­or­di­na­rio can­tan­te me­xi­cano que tie­ne a La­ti­noa­mé­ri­ca pe­ga­da al te­le­vi­sor co­mo en los me­jo­res tiem­pos de Cu­na de Lo­bos, su­gie­re que Luis Mi­guel se que­dó con las ga­nas de ju­gar fút­bol jun­to a sus ve­ci­nos de la in­fan­cia, ¿ha­bría si­do él quien me­tie­ra los pe­na­les fa­lla­dos por Gar­cía As­pe, Hu­go Sán­chez y com­pa­ñía pa­ra lle­var­nos al an­he­la­do y ne­ga­do quin­to par­ti­do de un mun­dial? Tam­bién lo du­do.

Papá Mo­zart, el pa­dre de Ti­ger Woods, Joe Jack­son, y el del yan­kee Mic­key Mantle, son otros ca­sos de je­fes de fa­mi­lia lle­van­do a sus hi­jos por una pe­sa­da sen­da don­de la for­ma­ción o dis­ci­pli­na se con­fun­de con el abu­so, la co­di­cia y la ex­plo­ta­ción. Y tam­bién, cla­ro es­tá, te­ne­mos a los que hi­cie­ron de sus hi­jos al­go bueno aun sin te­ner con­cien­cia de as­pi­rar a ha­cer­lo, co­mo un se­ñor Kaf­ka, me­nos­pre­cian­do y ri­di­cu­li­zan­do a su hi­jo, co­mo a una cu­ca­ra­cha. Ape­la­mos al ima­gi­na­rio y di­la­ta­mos aún más la éti­ca y la mo­ral pa­ra pen­sar en Vi­to Cor­leo­ne, ori­lla­do a me­ter a Mi­chael en los tur­bios ne­go­cios fa­mi­lia­res trun­can­do una ca­rre­ra de ser­vi­cio pú­bli­co, a Jo­sé Ar­ca­dio Buen­día ama­rra­do de por vi­da a un cas­ta­ño al tiem­po que el mun­do rue­da mien­tras un hi­jo em­pren­de la gue­rra pa­ra li­be­rar al país y el otro ca­ci­quea al Ma­con­do fun­da­do por su pa­dre; o al inefa­ble Darth Va­der, lue­go de mu­chas vuel­tas de tuer­ca, ter­mi­na por ser la ca­ri­ca­tu­ra de aquel te­mi­ble vi­llano de mi in­fan­cia.

Si, po­bre­ci­tos ellos… ¿y tú, y yo? La ver­dad, po­ca di­fe­ren­cia en­cuen­tras en­tre can­tar por obli­ga­ción y pa­sar lis­ta en el sa­lón de cla­ses apren­dien­do la ta­bla del sie­te, pe­ro El Sol al­ter­na­ba con be­llas modelos, eso sí. No su­frió más Ti­ger Woods gol­pe­na­do pe­lo­tas de golf, an­dan­do de gi­ra y guar­dan­do una ima­gen im­pe­ca­ble a lo que en­fren­tas día a día lle­nan­do re­por­tes, con­tes­tan­do el te­lé­fono y vis­tien­do esa ri­dí­cu­la cor­ba­ta; el re­lo­ji­to de ace­ro que te re­ga­ló la em­pre­sa no se com­pa­ra al dis­co de pla­tino que cuel­ga de una pa­red en Ne­ver­land o al Os­car en la re­pi­sa de Be­verly Hills. En­ton­ces, ¿Cuál es pro­ble­ma con es­tos fa­moe­xi­to­sos cuan­do ade­más de su ofi­cio, so­lo sa­ben de des­di­cha?

Qui­zá la res­pues­ta no es­tá en el pa­dre asig­na­do a ca­da uno por sor­teo di­vino, sino en la cla­se de hom­bre en que se con­vir­tió ca­da quien por vo­lun­tad pro­pia. Ahí la gran di­fe­ren­cia en­tre Agas­si y to­dos los de­más. Por lo an­te­rior, te in­vi­to hoy a ce­le­brar tam­bién a los pa­pás ti­po Lui­si­to Rey, por­que nun­ca se­rá cul­pa de ellos nues­tra trans­for­ma­ción pa­ra mal, pe­ro siem­pre se­rá gra­cias a ellos to­do lo al­can­za­do pa­ra bien.

ce­sa­re­li­zon­dov@gmail.com

Cé­sar Elizondo Val­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.