Ser un gran papá

Ser un gran papá es sa­ber usar los ma­nua­les a la per­fec­ción y dar­te cuen­ta que pa­ra es­to no exis­te ma­nual.

Vanguardia - Domingo 360 - - TODO VA A ESTAR BIEN - Na­ye­li Pe­rez­ne­grón

LA AU­TO­RA Pre­si­den­ta y fun­da­do­ra de la Fun­da­ción Lu­chan­do Por Án­ge­les Pe­que­ños (LPAP).

s cam­biar mu­chas ve­ces las des­ve­la­das y ri­sas con los ami­gos a des­ve­la­das y llan­tos de los hi­jos.

Es cam­biar el ri­co olor de una car­ne asa­da por el ho­rro­ro­so olor de cam­biar pa­ña­les.

Es cam­biar una jun­ta im­por­tan­te por el fes­ti­val de tu hi­jo quien sal­dra so­lo 3 mi­nu­tos, es ir­te ma­tan­do en el trá­fi­co pa­ra que con suer­te te to­que ver­lo.

Es al­gu­nas ve­ces men­tir­le a tu je­fe por po­der es­tar con él en al­gún mo­men­to im­por­tan­te y cuan­do no pue­des ha­cer­lo agra­de­cer por pri­me­ra vez una vi­deo con­fe­ren­cia.

Es a ve­ces aguan­tar re­cla­mos in­jus­ti­fi­ca­dos por no po­der es­tar pre­sen­te en un fes­ti­val de bai­le por­que tie­nes que tra­ba­jar pa­ra po­der pa­gar­lo.

Es tra­tar de no de­cir ma­las pa­la­bras cuan­do te lla­man del co­le­gio por­que las di­jo él y des­pués re­ga­ñar­lo por de­cir al­go que es­cuc de ti.

Es lle­gar mu­chas ve­ces can­sa­do y des­ve­la­do al tra­ba­jo no ne­ce­sa­ria­men­te por una cru­da.

Es aho­rrar no pa­ra ir­te de fies­ta con los ami­gos co­mo lo ha­cías an­tes si no pa­ra po­der pa­gar la fies­ta de tus hi­jos.

Es cam­biar las plá­ti­cas de ca­rros por plá­ti­cas de ca­rrio­las.

Es sen­tir­te to­tal­men­te res­pon­sa­ble de una vi­da que en reali­dad no es to­tal­men­te tu­ya.

Pe­ro tam­bién...

Ser un gran papá es po­der ser in­fan­til sin que na­die te juz­gue y sa­car ese ni­ño in­terno que guar­das muy en el fon­do, es vol­ver a ju­gar vi­deo jue­gos, lu­chi­tas y to­do eso que te en­can­ta pe­ro que por la edad de­jas­te de ha­cer o bien per­mi­tir lo que nun­ca pen­sas­te de­jan­do que te pin­ten la uñas o te sien­tes a to­ma un té ima­gi­na­rio ro­dea­do de mu­ñe­cas con tal de ver­la son­reir.

Es lle­gar a casa des­pués de una jor­na­da lar­ga a ser re­ci­bi­do co­mo to­do un rey por esas per­so­nas pe­que­ñas que no im­por­ta cuán­to tiem­po pa­san con la ma­má, siem­pre se emo­cio­nan más al ver­te lle­gar.

Es mi­rar el re­loj y aho­ra pi­sar el ace­le­ra­dor del ca­rro no por gus­to si no por tra­tar de lle­gar y ver­los des­pier­to.

Es sen­tir­te or­gu­llo­so de que va­ya a ser co­mo tú pe­ro des­pués re­cor­dar aque­lla vez que ma­ne­jas­te tan bo­rra­cho cuan­do eras jo­ven y es­pe­rar a que no ha­ga eso.

Es dar­te cuen­ta de que por fin jun­tas­te la can­ti­dad de di­ne­ro pa­ra ese au­to que siem­pre qui­sis­te y que de­ci­dis­te gas­tar­lo en co­le­gia­tu­ras y pa­ña­les de al­guien más.

Es ser abra­za­do por per­so­ni­tas que no im­por­ta cuán­to te equi­vo­ques o que tan mal hi­cis­te tu tra­ba­jo ja­más te juz­gan y siem­pre te ve­rán co­mo un sú­per hé­roe.

Es tam­bién que­rer ser me­jor per­so­na por­que aho­ra eres el ejem­plo de al­guien más.

Es llo­rar, ca­si tan fuer­te co­mo llo­ra el cuan­do ha­ce be­rrin­che, en el mo­men­to que co­rre pe­li­gro.

Es sa­ber que pue­des arre­glar ca­si to­do y por ello es sen­tir la im­po­ten­cia más gran­de que has sen­ti­do en tu vi­da cuan­do vez que a él no pue­des arre­glar­lo.

Es re­gre­sar a Dios ca­da vez que se en­fer­ma. Es abra­zar­lo fuer­te sin de­cir­le que ese abra­zo se lo das por­que eres tú quien lo ne­ce­si­ta.

Por­que no im­por­ta cuan­do o có­mo lle­gue, ser un gran papá se re­su­me en ser un gran ser hu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.