La mano de Ju­das en la sal­sa

La trai­ción de Ju­das Is­ca­rio­te se fra­guó en la ce­na y hu­bo un gui­ño de ojo pa­ra sa­ber­lo

Vanguardia - Domingo 360 - - SALPICÓN - Je­sús R. Ce­di­llo

ra­cias por leer­me do­mi­ni­cal­men­te en es­te ge­ne­ro­so es­pa­cio, es­ti­ma­do lec­tor. No po­cos co­men­ta­rios he re­ci­bi­do por el díp­ti­co aquí edi­ta­do don­de abor­dé eso lla­ma­do “La úl­ti­ma ce­na” de Je­su­cris­to y sus se­gui­do­res. Do­ce pa­ra ser exac­tos. Gra­cias por sus co­men­ta­rios, apos­ti­llas e in­te­rés en es­ta ex­plo­ra­ción de la gas­tro­no­mía des­de di­ver­sos án­gu­los, en­fo­ques y aris­tas. Lo pro­me­ti­do la oca­sión an­te­rior, hoy lo aco­me­to con su per­mi­so y aten­ción: to­do mun­do sa­be­mos que uno de los do­ce dis­cí­pu­los del maes­tro Je­sús, lo iba a trai­cio­nar. Pues así pa­só pa­ra que se cum­plie­ra la tra­di­ción o la pro­fe­cía, va­ya. Y co­mo to­do, to­do tie­ne que ver con la co­mi­da y sus ritos y sím­bo­los, la trai­ción de Ju­das Is­ca­rio­te se fra­guó en la ce­na y hu­bo un gui­ño de ojo pa­ra sa­ber­lo: me­tió su pan en el pla­tón de sal­sa del maes­tro Je­sús…

Es­tá de la pa­ta­da lo an­te­rior, pe­ro va­mos por par­tes. Di­ce Ma­teo 26:23, “El que me­te la mano con­mi­go en el pla­to, ese me va a en­tre­gar.” Mar­cos 14:20: por su par­te y en la mis­ma es­tam­pa, di­ce: “Es uno de los do­ce, el que mo­ja con­mi­go en el pla­to.” Por úl­ti­mo, ci­ta­mos a Juan en su pa­rá­gra­fo 13: 26: “A quien yo die­re el pan mo­ja­do, aquel es. Y mo­jan­do el pan, le dio a Ju­das Is­ca­rio­te hi­jo de Si­món.” Creo que ya lo no­tó es­ti­ma­do lec­tor, hay una gran di­fe­ren­cia en­tre me­ter la mano en la sal­sa y mo­jar el pan y otra co­sa es re­ci­bir un pan mo­ja­do en sal­sa co­mo sím­bo­lo de aque­llo que es in­mi­nen­te y va a su­ce­der po­cas ho­ras des­pués: la trai­ción.

Es­te ac­to hu­mano, te­rreno, cris­tiano y eterno, la trai­ción, lo te­ne­mos en el ADN (aun­que no to­da la hu­ma­ni­dad; pe­ro vea lo que pa­sa dia­rio en La­ti­noa­mé­ri­ca y su vio­len­cia ex­tre­ma) y nos ha­bi­ta. Pe­ro tam­bién es­ta eu­ca­ris­tía, es­ta alian­za, es­ta co­mún unión, co­mu­nión, se ha­ce pre­sen­te to­do el tiem­po y en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Lè­do Ivo (1924-2012), ese gran poe­ta bra­si­le­ño, apun­ta los si­guien­tes ver­sos en uno de sus poe­mas: “Ar­mé una ho­gue­ra en el bos­que/ pa­ra ca­len­tar a los que, le­jos de mí,/ es­tán sin­tien­do frío.// De la ha­ri­na más pu­ra hi­ce el pan/ pa­ra nu­trir a los que, cer­ca de mí,/ es­tán sin­tien­do ham­bre.” ¿No es pre­ci­sa­men­te lo an­te­rior, par­te de los va­lo­res cris­tia­nos y las en­se­ñan­zas de Je­su­cris­to? Ab­so­lu­ta­men­te sí.

Aho­ra bien, po­dría­mos se­guir es­pe­cu­lan­do por siem­pre, so­bre los ali­men­tos de esa no­che de la lla­ma­da úl­ti­ma ce­na. Dos in­ves­ti­ga­do­res ita­lia­nos han de­di­ca­do to­do un li­bro a es­ta es­tam­pa, son Ge­ne­ro­so Ur­ciuo­li y Mar­ta Be­ro­gono con su vo­lu­men “Je­ru­sa­lén, la úl­ti­ma ce­na.” Los cua­les afir­man que Je­sús y los su­yos ce­na­ron gui­so de ju­días, cor­de­ro, acei­tu­nas, sal­sa de pes­ca­do, pan áci­mo sin le­va­du­ra, pla­to­nes de hier­bas y dá­ti­les del de­sier­to. Y si us­ted re­vi­sa so­me­ra­men­te la ico­no­gra­fía al res­pec­to, ob­ser­va­rá un gui­ño re­cu­rren­te en mu­chos pintores: és­tos por lo ge­ne­ral pin­tan, re­tra­tan a Ju­das el trai­dor, es­ti­ran­do la mano pa­ra mo­jar su pan en el pla­tón de la sal­sa del Se­ñor (el mol­ca­je­te de aque­llos tiem­pos, va­ya). Es de­cir, la es­tam­pa que nos de­jó Ma­teo de aquel que mo­ja y me­te la mano en el pla­to de Je­sús. Y to­do va cua­dran­do: us­ted lo sa­be, los her­ma­nos ju­díos (y en mu­chos ho­ga­res de Mé­xi­co) tie­nen un gran pla­tón don­de sir­ven los ali­men­tos (el cor­de­ro de Pas­cua) y de allí to­dos to­man su por­ción, to­dos me­ten la mano.

Y ca­ray, ni se di­ga en Mé­xi­co, don­de es­ta­mos ha­bi­tua­dos a que nos pon­gan un gran mol­ca­je­te de pie­dra vol­cá­ni­ca, don­de va­mos to­man­do ra­cio­nes de sal­sa pa­ra nues­tros ali­men­tos. Ese Ju­das por go­lo­so, fue rá­pi­do des­cu­bier­to. Cues­tión de edu­ca­ción… y ali­men­ta­ción.

EL AU­TOR Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta sal­ti­llen­se. Ha pu­bli­ca­do en los prin­ci­pa­les dia­rios y re­vis­tas de Mé­xi­co. Ga­na­dor de sie­te pre­mios de pe­rio­dis­mo cul­tu­ral de la UA­deC en di­ver­sos gé­ne­ros pe­rio­dís­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.