CON­TRO­LAR LAS VE­LAS, NO EL VIEN­TO

Al­go nue­vo es­tá emer­gien­do, ¿lo sien­tes? Se per­ci­be en el ai­re, en los cam­bios que vi­vi­mos a dia­rio, en la bús­que­da de nue­vas res­pues­tas.

Vanguardia - Domingo 360 - - PORTADA -

e in­vi­to a ha­cer un pe­que­ño ejer­ci­cio con­mi­go: aprie­ta los pu­ños mien­tras cuen­tas has­ta 50 sin sol­tar ni por un se­gun­do. ¿Te das cuen­ta del es­fuer­zo que sig­ni­fi­ca con­tro­lar, re­te­ner y apre­tar? Pues así la pa­sa­mos. Aho­ra abre po­co a po­co las ma­nos pa­ra sen­tir có­mo la vi­da flu­ye me­jor de esa ma­ne­ra: ¡qué ali­vio! Sin em­bar­go, re­que­ri­mos de las dos fuer­zas pa­ra crear, avan­zar y cre­cer, el yin y el yang, el prin­ci­pio mas­cu­lino y fe­me­nino de la con­cep­ción; ener­gías que jun­tas es­ta­ble­cen el equi­li­brio y el ba­lan­ce.

La fal­ta de in­te­rio­ri­dad nos so­fo­ca

La ten­den­cia de hoy es vi­vir con los pu­ños y dien­tes apre­ta­dos; in­mer­sos en el ha­cer, ha­cer, ha­cer he­mos ol­vi­da­do el ser. Cuan­do en al­ta­mar el vien­to so­pla fuer­te no te­ne­mos tiem­po pa­ra pen­sar –no que­re­mos te­ner­lo– ni es­pa­cio pa­ra crear, de­be­mos apre­su­rar­nos y ha­cer lo ne­ce­sa­rio pa­ra sal­va­guar­dar la vi­da. Pe­ro no po­de­mos es­tar en con­ti­nuo es­ta­do de emer­gen­cia; en eso he­mos con­ver­ti­do el día a día.

Bus­ca­mos re­for­zar nues­tra au­to­es­ti­ma con adre­na­li­na y con la can­ti­dad de co­sas que ha­ce­mos y acu­mu­la­mos en el me­nor tiem­po po­si­ble. ¿Y el go­zo y la co­ne­xión con uno mis­mo dón­de que­dan? In­clu­so los fi­nes de se­ma­na los lle­na­mos de ac­ti­vi­da­des y va­mos en con­tra de nues­tro rit­mo bio­ló­gi­co y, así, per­de­mos la ar­mo­nía. ¿Te das cuen­ta?

Nos pa­re­ce que el tiem­po se ace­le­ra, vi­vi­mos su­mer­gi­dos en un es­ta­do de in­ter­co­ne­xión adic­ti­va ha­cia fue­ra, la men­te sal­ta de aquí pa­ra allá inun­da­da por in­for­ma­ción que no al­can­za a pro­ce­sar del to­do. Mien­tras, en el fon­do, año­ra­mos la cal­ma que al­gu­na vez co­no­ci­mos, en la que no ha­bía pri­sas. Mo­men­tos en que nos co­nec­tá­ba­mos con nues­tros pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes, ¿lo re­cuer­das?

Cuan­do nos en­te­ra­mos de sui­ci­dios de per­so­nas fa­mo­sas co­mo Avi­cii, Ka­te Spa­de o el chef Ant­hony Bour­dain, quie­nes en apa­rien­cia te­nían ab­so­lu­ta­men­te to­do, re­pen­sa­mos aque­llo que bus­ca­mos. Me en­can­ta la fra­se del ac­tor Jim Ca­rrey: “Creo que to­do el mun­do de­be­ría ser ri­co, fa­mo­so y ha­cer to­do aque­llo que siem­pre so­ñó. Así se da­ría cuen­ta de que esa no es la res­pues­ta”.

Las cri­sis per­so­na­les de los fa­mo­sos son una mues­tra de lo que mu­cha gen­te vi­ve día con día. Se cree que te­ner di­ne­ro es ser fe­liz, por lo tan­to, se sa­cri­fi­ca to­do por acre­cen­tar­lo. No obs­tan­te, esa mis­ma in­cer­ti­dum­bre y sus tran­ces de in­sa­tis­fac­ción son los que des­pier­tan la bús­que­da de la ma­yo­ría por al­go dis­tin­to y crean el es­ce­na­rio pa­ra des­cu­brir nue­vas for­mas de vi­da.

Ani­ma ver que aun­que el mun­do es­tá en aprie­tos hay un anhelo, una bús­que­da de al­go que –aun­que bien a bien no se sa­be qué es– apun­ta ha­cia una vi­da más ple­na, más em­pá­ti­ca, más cer­ca­na a las le­yes de la na­tu­ra­le­za, que nos re­gre­se la paz y el bie­nes­tar. Bus­car el al­ma es la es­pe­ran­za. Cuan­do que­re­mos ser fe­li­ces, el es­fuer­zo se di­ri­ge a con­tro­lar las ve­las, no el vien­to.

Lo que re­que­ri­mos es tiem­po

Ha­cer­nos de es­pa­cios de si­len­cio y descanso, aca­llar el ego y aten­der lo que el al­ma su­su­rra y an­he­la. El al­ma exis­te en una di­men­sión de con­cien­cia, más allá del tiem­po-es­pa­cio, la cual nos re­ga­la una ex­pe­rien­cia de se­re­ni­dad, cla­ri­dad y uni­dad con el To­do.

Ese es el úni­co ca­mino pa­ra de­te­ner el fre­ne­sí en el que vi­vi­mos. To­me­mos el ejem­plo de las an­ti­guas cul­tu­ras chi­na y ja­po­ne­sa, en las que la ce­re­mo­nia del té po­día du­rar has­ta seis ho­ras: ves­tir­se, pre­pa­rar­se, per­fu­mar­se pa­ra te­ner un en­cuen­tro de al­ma a al­ma, mien­tras se to­ma una sim­ple y pro­di­gio­sa ta­za de té era lo im­por­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.