Rachel McA­dams y Rachel Weisz

DI­SO­BE­DIEN­CE

Vanguardia - Domingo 360 - - PORTADA - Por Fa­bián Wain­tal

Platicamos en ex­clu­si­va con las pro­ta­go­nis­tas de es­ta con­tro­ver­sial cin­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­ca

Na­da tie­ne que ver el efec­to del vod­ka Grey Goo­se que le sir­vie­ron al lle­gar, pe­ro es ló­gi­co que se rían al dar­se cuen­ta que las dos se dan vuel­ta cuan­do al­guien las lla­ma por el mis­mo nom­bre. Des­pués de to­do, Rachel McA­dams y Rachel Weisz son las dos Rachel más fa­mo­sas de Holly­wood (no, cla­ro, el per­so­na­je de Jen­ni­fer Anis­ton en ‘Friends’ no cuen­ta). Y en el res­tau­ran­te La­ve­lle de To­ron­to, muy cer­ca de don­de tam­bién vi­ve McA­dams, pu­di­mos re­unir­las pa­ra con­ver­sar so­bre la pró­xi­ma pe­lí­cu­la ‘Di­so­be­dien­ce’.

- ¿Si di­go Rachel, quién ha­bla pri­me­ro? Rachel McA­dams: - Ella (Ri­sas). Rachel Weisz: - Es cier­to, so­mos dos Rachel.

- ¿Y cuan­do tu­vie­ron que tra­ba­jar jun­tas, có­mo las lla­ma­ron en el es­tu­dio de ci­ne, pa­ra dis­tin­guir­las?

Rachel McA­dams: - La gen­te em­pe­za­ba a lla­mar­nos W o M por un tiem­po pe­ro era mu­cho más di­fí­cil que de­cir ‘Rachel’ y ‘Otra Rachel’ o los nom­bres de nues­tros per­so­na­jes Es­ti y Ro­nit que des­pués de un tiem­po em­pe­za­mos a res­pon­der mu­cho más có­mo­das.

- ¿Apren­die­ron al­go en es­pe­cial en­tre us­te­des que no sa­bían an­tes? Rachel McA­dams: - Sí, tu­vi­mos mu­cho tiem­po pa­ra ha­blar más allá del ci­ne. Rachel Weisz: - Yo sé que Rachel (McA­dams) a los nue­ve años era una muy pe­ro muy ta­len­to­sa patinadora ar­tís­ti­ca. Rachel McA­dams: - Eso es lo que

ella ima­gi­nó (Ri­sas). Rachel Weisz: - En mi men­te lo ima­gi­né, pe­ro sé que con­se­guis­te el en­tre­na­dor que que­rías, que te­nías que en­tre­nar des­pués de la es­cue­la y los fi­nes de se­ma­na. Y el mis­mo en­tre­na­dor es­pe­ra­ba que pu­die­ras con­se­guir al­gu­na…

Rachel McA­dams: -… medalla de oro en las Olim­pia­das.

Rachel Weisz: - Sí. A los nue­ve años te dis­te cuen­ta que en­tre el pa­tín y la es­cue­la no te­nías tiem­po li­bre ni in­fan­cia. No lo con­tas­te así exac­ta­men­te, pe­ro en mi men­te pu­dis­te ha­ber si­do la me­jor cam­peo­na olím­pi­ca de pa­tín ar­tís­ti­co. Así que pa­ra mí, ella siem­pre va a ser mi her­mo­sa patinadora ar­tís­ti­ca, con su be­llo tra­je con len­te­jue­las. Yo amo las len­te­jue­las (Ri­sas). Rachel McA­dams: - Creo que to­ma­mos ca­mi­nos di­fe­ren­tes. En la pró­xi­ma vi­da Rachel. Rachel Weisz: - Mi vi­da es mu­cho más abu­rri­da, sin len­te­jue­las.

Rachel McA­dams: - Ah, no. Ella (Rachel Weisz) lle­gó a te­ner su pro­pia com­pa­ñía de tea­tro y va a em­pe­zar de nue­vo. ¿No?

Rachel Weisz: - Sí.

Rachel McA­dams: - ¡Va­mos! Ya te com­pro­me­tí, aho­ra vas a te­ner que ha­cer­lo.

Con el ho­nor de fi­gu­rar en­tre las be­lle­zas más fa­mo­sas del mun­do del ci­ne, am­bas en reali­dad na­cie­ron bas­tan­te le­jos de Holly­wood: Rachel Weisz en Lon­dres, el 7 de Mar­zo de 1970 y Rachel McA­dams tam­bién en Lon­dres, pe­ro del otro la­do del Océano Atlán­ti­co, en Ca­na­dá, el 17 de No­viem­bre de 1978. Con des­ti­nos tam­bién muy pa­re­ci­dos, con di­fe­ren­tes pro­duc­cio­nes de Sha­kes­pea­re McA­dams se de­ci­dió por la ac­tua­ción a los 13 años y Weisz tam­bién te­nía 14 cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo ac­triz con el mis­mo es­ti­lo de tea­tro. Sien­do más jo­ven, Weisz co­no­ció pri­me­ro la fa­ma en el ’99 con ‘The Mummy’, aun­que McA­dams tu­vo que es­pe­rar has­ta el es­treno de ‘The No­te­book’ con Ryan Gos­ling en el 2004. Y mien­tras Rachel Mc Adams tu­vo no­viaz­gos fa­mo­sos con Ryan Gos­ling, Josh Lu­cas y Mar­tin Sheen; Rachel Weisz tie­ne el ho­nor de ha­ber te­ni­do un hi­jo con el ac­tual no­vio de Jen­ni­fer Law­ren­ce, Da­rren Aro­nofsky, an­tes de ca­sar­se con Ja­mes Bond, Daniel Craig (Tal cual co­mo lo hu­bie­se he­cho el Agen­te 007, se ca­sa­ron el 22 de Ju­nio del 2011, en una pri­va­da ce­re­mo­nia don­de so­lo hu­bo cua­tro in­vi­ta­dos, in­clu­yen­do el hi­jo de ella y la hi­ja de él). Pe­ro en la pe­lí­cu­la ‘Di­so­be­dien­ce’ son Rachel McA­dams y Rachel Weisz las que real­men­te tie­nen un ro­man­ce tan ro­mán­ti­co co­mo prohi­bi­do.

- ¿Con una pe­lí­cu­la co­mo ‘Di­so­be­dien­ce’ don­de dos per­so­nas tie­nen un en­la­ce ín­ti­mo tan es­pe­cial, us­te­des tie­nen al­guien en es­pe­cial que ha­yan co­no­ci­do en el pa­sa­do y to­da­vía con­ser­van una ex­ce­len­te re­la­ción?

Rachel McA­dams: - Pa­ra mal o pa­ra bien ¿No es al­go que pa­sa con to­dos los que al­gu­na vez nos enamo­ra­mos? Cuan­do los vuel­ves a ver, te pa­re­ce que los odias pe­ro los amas igual. Es muy ex­tra­ño, aun­que ha­yan pa­sa­do 20 años. Son co­sas que nun­ca pa­san. Tie­nen el po­der de que­dar­se

“¿No es al­go que pa­sa con to­dos los que al­gu­na vez nos enamo­ra­mos? Cuan­do los vuel­ves a ver, te pa­re­ce que los odias pe­ro los amas igual. Es muy ex­tra­ño, aun­que ha­yan pa­sa­do 20 años.” Rachel McA­dams

“Yo sé que Rachel (McA­dams) a los nue­ve años era una muy pe­ro muy ta­len­to­sa patinadora ar­tís­ti­ca.” Rachel Weisz “Ella (Rachel Weisz) lle­gó a te­ner su pro­pia com­pa­ñía de tea­tro y va a em­pe­zar de nue­vo.” Rachel McA­dams

en no­so­tros... no sé. Tam­po­co ten­go de­ma­sia­dos (Ri­sas)

Rachel Weisz: - To­dos en ge­ne­ral tie­nen un en­la­ce es­pe­cial con el pa­sa­do.

- ¿Có­mo con­si­guie­ron us­te­des lo­grar en tan po­co tiem­po tan­ta quí­mi­ca con la re­la­ción ro­mán­ti­ca que mues­tra la pe­lí­cu­la en­tre las dos?

Rachel Weisz: - Cuan­do tra­ba­ja­mos jun­tas, sen­tí que las dos tra­ba­ja­mos en una for­ma si­mi­lar. Fue in­creí­ble­men­te fá­cil to­do lo que hi­ci­mos, tra­tan­do una y otra vez. El di­rec­tor, Se­bas­tián Lei­lo tam­bién era muy de­ta­llis­ta, tra­tan­do de per­fec­cio­nar has­ta lo más ín­fi­mo.

Rachel McA­dams: - Yo lo sen­tí co­mo si fue­ra una co­reo­gra­fía, co­mo un bai­le don­de te­nía­mos que se­guir ca­da pa­so, con un es­ti­lo de bai­le que co­no­cía­mos. Fue muy fá­cil. Esa es la me­jor pa­la­bra que lo des­cri­be. Tam­po­co es al­go fá­cil, por­que en el guion pa­re­ce to­do bas­tan­te di­fí­cil. Al me­nos eso me pa­re­cía to­dos los días, has­ta que al fi­nal, to­do ter­mi­na­ba per­fec­to. Al prin­ci­pio, en­tre no­so­tras tam­bién di­ji­mos que po­día­mos con­fiar una con la otra, a pe­sar de te­ner ca­mi­nos di­fe­ren­tes por re­co­rrer. Los per­so­na­jes in­clu­so cuan­do es­tu­vie­ron se­pa­ra­dos, co­mo ac­triz no lo sen­tí igual.

Rachel Weisz: - Sí, de ver­dad, ca­da una de no­so­tras res­pal­dó a la otra. Y es tam­bién una for­ma de afec­to. La no­che del es­treno mundial, es­tá­ba­mos pa­ra­das atrás del es­ce­na­rio, an­tes de pre­sen­tar la pe­lí­cu­la y yo le di­je a Rachel “Nun­ca hu­bie­se po­di­do ha­cer es­ta pe­lí­cu­la con otra ac­triz, por­que lo­gras­te que to­do sa­lie­ra mu­cho más fá­cil de lo que real­men­te de­bía ha­ber si­do”. - Hoy es­ta­mos en To­ron­to don­de na­ció Rachel McA­dams, pe­ro la pe­lí­cu­la que pro­ta­go­ni­za­ron jun­tas trans­cu­rre en la

mis­ma ciu­dad de Lon­dres don­de se crió Rachel Weisz…?

Rachel Weisz: - Al Nor­te de Lon­dres, yo me crie en­tre las pa­ra­das del más ba­jo ni­vel. Con Rachel (McA­dams) un día íba­mos al ho­tel en el me­tro sub­te­rrá­neo y nos fui­mos a Edg­wa­re don­de yo iba a la es­cue­la, pa­san­do Gol­ders Green, don­de cre­cí, des­pués de Lei­ces­ter Squa­re, en la lí­nea Nor­te. Es un lu­gar con una ar­qui­tec­tu­ra ex­tra­or­di­na­ria de la épo­ca de los Tu­dor. Se­rá que al ha­ber cre­ci­do ahí no veía la hora de ir­me (Ri­sas). No es al­go que me en­can­ta­ba. Pe­ro la ca­lle don­de me si­gue Es­ti (en la pe­lí­cu­la), era mi ca­lle. Y don­de ella pre­gun­ta si uso pe­lu­ca y me la sa­co, esa es la ru­ta que yo to­ma­ba pa­ra ir de mi ca­sa a la es­cue­la. Sé que na­die va a sen­tir lo mis­mo que yo, pe­ro pa­ra mí fue al­go ex­tra­or­di­na­rio. Y ver­lo to­do en el ci­ne, fue una ex­pe­rien­cia mu­cho más per­so­nal.

Rachel McA­dams: - Una no­che yo me fui de com­pras por esa ca­lle que es­tás con­tan­do y al día si­guien­te me in­vi­ta­ron a una no­che amo­ro­sa de Sha­bath y me di­je­ron que al­guien les ha­bía con­ta­do que me ha­bían vis­to com­pran­do cho­co­la­tes en el ne­go­cio de la otra cua­dra a las sie­te de la no­che. Y en la ca­lle, un jo­ven­ci­to vino co­rrien­do a pe­dir­me una fo­to, por­que la madre le ha­bía di­cho que yo es­ta­ba por ahí. Es una ver­da­de­ra co­mu­ni­dad, to­dos se co­no­cen y to­dos sa­ben to­do.

Más allá de ha­ber fil­ma­do en el mis­mo lu­gar don­de se crió Rachel Weisz, con la di­rec­ción del ar­gen­tino/chi­leno Se­bas­tián

Di­so­be­dien­ce es una pe­lí­cu­laes­ta­dou­ni­den­se-bri­tá­ni­ca de dra­ma di­ri­gi­da por el ci­neas­ta chi­leno Se­bas­tián Le­lio, es­cri­ta por él y Re­bec­ca Len­kie­wicz y ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Nao­mi Al­der­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.