TU ATEN­CIÓN ES UN SÚ­PER PO­DER

Pa­ra de­di­car aten­ción a al­go o a al­guien se re­quie­re invertir ener­gía, tiem­po y es­fuer­zo

Vanguardia - Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA - Gaby Var­gas

Tu aten­ción es tan po­de­ro­sa que tie­ne la ca­pa­ci­dad de dar vi­da y de nu­trir a to­do lo que se di­ri­ge. Tus se­res que­ri­dos la sien­ten, tus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo la agra­de­cen, las plan­tas lo de­mues­tran y cual­quier pro­yec­to lo re­ve­la en sus re­sul­ta­dos.

La aten­ción hoy es un valor muy pre­cia­do. Po­dría­mos com­pa­rar­la con un ra­yo lá­ser, cu­ya fuer­za y con­cen­tra­ción crea un haz de luz cohe­ren­te y po­de­ro­so que pue­de mo­di­fi­car por com­ple­to su ob­je­ti­vo. Sin em­bar­go, ese valor se ha vuel­to un bien es­ca­so, se ha con­ver­ti­do en el ti­po de luz que emi­te un fo­co de ba­jo vol­ta­je: su al­can­ce es dé­bil, ge­ne­ral, dis­per­so y no ilu­mi­na na­da bien a bien. Sin luz, las per­so­nas y las co­sas sim­ple­men­te des­apa­re­cen.

Ab­so­lu­ta­men­te to­do, des­de las per­so­nas y los ani­ma­les, has­ta las plan­tas y los ob­je­tos, son sus­cep­ti­bles de aten­ción. ¿Qué te dis­trae de aten­der lo im­por­tan­te? ¿Qui­zá la tec­no­lo­gía, el diá­lo­go in­ce­san­te de la men­te, las sen­sa­cio­nes fí­si­cas, el ex­ce­so de tra­ba­jo, el ren­cor o el des­or­den?

Pon aten­ción a lo que le po­nes aten­ción

En 1972, los cien­tí­fi­cos E. Ha­ralds­son y T. Thors­teins­son, de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Is­lan­dia, rea­li­za­ron un ex­pe­ri­men­to en su la­bo­ra­to­rio pa­ra ver qué tan­to la aten­ción e in­ten­ción in­fluían en el cre­ci­mien­to de un fer­men­to. Pa­ra ello co­lo­ca­ron le­va­du­ra en una so­lu­ción nu­tri­ti­va den­tro de 240 tu­bos de en­sa­yo, mis­mos que di­vi­die­ron en dos gru­pos de 120 ca­da uno.

Du­ran­te do­ce se­sio­nes, sie­te vo­lun­ta­rios se sen­ta­ron a un me­tro de dis­tan­cia de los tu­bos sin po­der to­car­los ni acer­car­se a ellos. Só­lo con­cen­tra­ron su aten­ción du­ran­te diez mi­nu­tos en ha­cer cre­cer la le­va­du­ra. La otra mi­tad de tu­bos se de­jó apar­te sin tra­ba­jo al­guno.

Des­pués de las se­sio­nes, am­bos gru­pos de tu­bos fue­ron pues­tos en una in­cu­ba­do­ra du­ran­te 24 ho­ras, pa­ra me­dir el cre­ci­mien­to de la le­va­du­ra en ca­da uno. El re­sul­ta­do fue que 58 por cien­to de los tu­bos a los que se les pres­tó aten­ción, cre­ció más que los otros.

De igual ma­ne­ra, cuan­do di­ri­ges tu aten­ción ha­cia una per­so­na o ha­cia cual­quier co­sa vi­va, se crea una ener­gía que tie­ne efec­tos me­di­bles. Y si di­cha aten­ción se acom­pa­ña de una in­ten­ción de afec­to y acep­ta­ción, creas esa ener­gía que lla­ma­mos amor.

Es ver­dad que pa­ra de­di­car aten­ción a al­go o a al­guien se re­quie­re invertir ener­gía, tiem­po y es­fuer­zo. Por lo tan­to, la pregunta cen­tral que de­be­mos ha­cer­nos es ¿a qué le quie­ro dar di­cho re­ga­lo? Esa de­ci­sión no de­be sur­gir del ego, la car­te­ra, la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ni de lo que la so­cie­dad dic­te o pon­ga de mo­da. La de­ci­sión de­be sur­gir del yo pro­fun­do, es de­cir, del co­ra­zón.

¿De dón­de sur­ge mi aten­ción?

La res­pues­ta in­elu­di­ble es: de la con­cien­cia, la cual se ex­pre­sa a tra­vés de ca­da uno de no­so­tros. ¿Y qué es la con­cien­cia? Aque­llo sin tiem­po ni es­pa­cio que sub­ya­ce a to­da con­di­ción, for­ma y crea­ción. Des­de la for­ma­ción del uni­ver­so, has­ta la unión de los áto­mos que con­for­man ca­da par­tí­cu­la del cuer­po. Es lo que le da vi­da a la vi­da, es la fuer­za más allá de nues­tros cin­co sen­ti­dos que ve a tra­vés de nues­tros ojos y nos di­fe­ren­cia de to­das las es­pe­cies vivas.

Los fí­si­cos le lla­ma­rían cam­po uni­fi­ca­do, cam­po de po­ten­cial y, de otras ma­ne­ras. Co­mo di­ji­mos, tam­bién la lla­ma­mos amor. De eso es de lo que es­tá he­cha nues­tra esen­cia, nues­tra ca­sa in­ter­na, nues­tro yo y eso es lo que re­ga­la­mos. Só­lo se tra­ta de con­tac­tar­lo y en­ten­der el su­per­po­der que tie­ne pa­ra nu­trir y ha­cer cre­cer lo que desea­mos trans­for­mar. ¿Te has pre­gun­ta­do a qué le po­nes tu aten­ción? Re­cuer­da que tienes un su­per­po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.