TE­MOR AL ÉXI­TO

Des­de ni­ños nos da­mos cuen­ta de que quien des­ta­ca por su in­te­li­gen­cia, su be­lle­za, su ha­bi­li­dad en al­gún de­por­te, es blan­co de fuer­tes crí­ti­cas.

Vanguardia - Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA -

Exis­ten mie­dos de­trás del mie­do. Mie­dos que nos im­pi­den es­cu­char nues­tra pro­pia voz. Hay uno en es­pe­cial, del cual nun­ca se ha­bla, y del que to­dos, en me­nor o ma­yor gra­do, pa­de­ce­mos, me re­fie­ro al mie­do al éxi­to.

La ma­yo­ría de no­so­tros ni si­quie­ra so­mos cons­cien­tes de sen­tir es­te mie­do. Por ello, es co­mún que de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria sa­bo­tee­mos las opor­tu­ni­da­des de éxi­to. En oca­sio­nes lo ha­ce­mos pa­ra no al­te­rar el equi­li­brio en las re­la­cio­nes per­so­na­les o la ar­mo­nía en el tra­ba­jo. Es de­cir, tran­si­ta­mos por la vi­da con un pie en el ace­le­ra­dor y otro en el freno.

¿A qué se de­be es­to? Des­de ni­ños nos da­mos cuen­ta de que quien des­ta­ca por su in­te­li­gen­cia, su be­lle­za, su ha­bi­li­dad en al­gún de­por­te, es blan­co de fuer­tes crí­ti­cas. Mu­chos ni­ños re­ci­ben de sus pa­dres men­sa­jes con­tra­dic­to­rios. Por ejem­plo, se les pre­mia si des­ta­can por sus bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes, por su desem­pe­ño en al­gún de­por­te o ex­pre­sión ar­tís­ti­ca y, al mis­mo tiem­po, se les di­ce que es de ma­la edu­ca­ción ha­blar de ello.

En cuan­to a la re­la­ción de la pa­re­ja, tris­te­men­te el éxi­to pue­de lle­gar a re­pre­sen­tar una ame­na­za que nos ha­ce pre­gun­tar­nos: “¿Po­de­mos am­bos des­ta­car?, ¿Pue­de triun­far uno y el otro no?”. “Un po­co de éxi­to es­tá bien, pe­ro no de­ma­sia­do”, se res­pon­den al­gu­nos. La reali­dad es que el bri­llo de uno de los in­te­gran­tes de la re­la­ción pue­de cau­sar ce­los, com­pe­ti­ti­vi­dad y lu­chas de po­der.

Asi­mis­mo, en el me­dio la­bo­ral sue­le ha­ber una cul­tu­ra an­ti-éxi­to. Es de­cir, se es­ti­mu­la po­bre­men­te a quien des­ta­ca o se crea un am­bien­te con­for­mis­ta; des­ta­car de­ma­sia­do pue­de mo­les­tar al je­fe o a los com­pa­ñe­ros.

¿Có­mo sa­ber si tie­nes mie­do al éxi­to? Aquí te pre­sen­to la prue­ba fo­si (Fears of Suc­cess In­di­ca­tor), crea­da por el doc­tor Ro­bert Hol­den, pa­ra me­dir si aca­so te me­tes el pie.

Ca­li­fi­ca tus res­pues­tas de la si­guien­te ma­ne­ra:

4. Siem­pre

3. Muy a me­nu­do

2. A ve­ces

1. Nun­ca

1. Me in­co­mo­da la aten­ción que el éxi­to atrae.

2. Me preo­cu­pa que un éxi­to ma­yor atrai­ga ce­los o en­vi­dia.

3. Creo que un éxi­to ma­yor me ha­ce más vul­ne­ra­ble a la crí­ti­ca y al ata­que.

4. Creo que cual­quier gran éxi­to re­quie­re ne­ce­sa­ria­men­te de sa­cri­fi­cio o pér­di­da.

5. Me in­co­mo­dan las al­tas ex­pec­ta­ti­vas que vie­nen con el éxi­to.

6. No siem­pre creo me­re­cer to­do el éxi­to que ten­go.

7. Me in­quie­to cuan­do to­do mar­cha bien en mi vi­da.

8. Creo que to­do éxi­to ma­yor tie­ne es­con­di­do un cos­to al­to.

9. No me agra­da la per­so­na en la que ten­dría que con­ver­tir­me pa­ra con­se­guir un gran éxi­to. 10.Con­si­de­ro que el éxi­to pue­de arrui­nar a las per­so­nas y crea in­fe­li­ci­dad.

11.No me gus­ta la idea del éxi­to que vie­ne muy rá­pi­do o es muy gran­de. 12.Creo que el éxi­to te pue­de lle­var al con­for­mis­mo o a la fal­ta de mo­ti­va­ción.

13.Me preo­cu­pa que el éxi­to me de­je una sen­sa­ción de va­cío y sin sen­ti­do.

14.No me sien­to lo su­fi­cien­te­men­te con­fia­do pa­ra dar­me cuen­ta del éxi­to que pue­do te­ner.

15.Creo que, al fi­nal, el éxi­to siem­pre te lle­va a la caída.

15 a 24 pun­tos: in­di­ca que tie­nes muy po­cos mie­dos no re­suel­tos al éxi­to. En­ca­ras tus mie­dos o no te­mes bri­llar. Y cuan­do sien­tes te­mor, bus­cas ayu­da o ins­pi­ra­ción.

25 a 39 pun­tos: in­di­ca un ni­vel pro­me­dio de mie­dos no re­suel­tos al éxi­to. Es­tos mie­dos pue­den ha­cer­te no apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que se te pre­sen­tan pa­ra cre­cer aún más. Qui­zá jue­gas pe­que­ño en tu vi­da.

40 a 50 pun­tos: in­di­ca un al­to ni­vel de mie­dos no re­suel­tos al éxi­to. Es­tos te­mo­res bien pue­den cons­pi­rar en con­tra de tus me­jo­res es­fuer­zos por des­ta­car; y cau­sar lu­chas o fra­ca­sos in­ne­ce­sa­rios.

51 a 60 pun­tos: in­di­ca un ni­vel extremo de mie­dos no re­suel­tos al éxi­to. Es­to es tí­pi­co en per­so­nas que su­fren de una in­de­pen­den­cia dis­fun­cio­nal, es de­cir, que creen que tie­nen que “lo­grar” el éxi­to por ellos mis­mos.

Es­cu­cha tu voz y pre­gún­ta­te: ¿ten­go mie­do al éxi­to?¿Y por qué lo ten­go? Qui­zá la res­pues­ta sea el ini­cio de tu li­be­ra­ción y, por su­pues­to, de tu éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.