IX. DI­FE­REN­TE

Vanguardia - - Opinión -

Quien an­da que tri­na de co­ra­je y se ve que no di­gie­re el enojo es “La Tía” Est­her Quin­ta­na. Un ma­lo­ra la acu­só de que ha­bía pa­ga­do a ni­ños pa­ra dis­tri­buir pro­pa­gan­da elec­to­ral, lo cual ne­gó ca­te­gó­ri­ca­men­te, pe­ro ade­más Quin­ta­na quie­re que sí se in­ves­ti­gue la acu­sa­ción que hi­zo el PRI de que el PAN es­tá fi­nan­cian­do pro­mo­to­res del vo­to en los Con­se­jos Ciu­da­da­nos. In­clu­so Est­her, una mu­jer con mu­cho ca­rác­ter, se ha des­lin­da­do y ha di­cho que la di­ri­gen­cia y el res­to de los in­vo­lu­cra­dos azu­les tie­nen que en­trar­le, y que a ella me­jor ni la me­tan, por­que su for­ma de tra­ba­jo es to­tal­men­te di­fe­ren­te.

Est­her Quin­ta­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.