Vies­ca: Pue­blo Má­gi­co

Vanguardia - - Opinión -

El pa­sa­do Vier­nes San­to, ha­ce una se­ma­na, se lle­vó a ca­bo en el Pue­blo Má­gi­co de Vies­ca la Pro­ce­sión del Si­len­cio. A di­cho acon­te­ci­mien­to asis­tie­ron más de 10 mil tes­ti­gos de es­te im­por­tan­te ac­to re­li­gio­so. El re­co­rri­do em­pe­zó en la igle­sia de San­to San­tia­go Após­tol y re­co­rrió una par­te del pue­blo. Pe­re­gri­na­ron por la ca­lle de­no­mi­na­da La Ori­lla de Agua. Cuan­do ha­bía ma­nan­tia­les, to­da­vía en la épo­ca de los años 50 del Si­glo 20, la ace­quia que va por esa ca­lle, an­tes era más an­cha y pro­fun­da, em­pe­za­ba en el ma­nan­tial de Juan Gue­rra, con un gas­to de unos 400 li­tros por se­gun­do apro­xi­ma­da­men­te. Re­ga­ba los cul­ti­vos de tras­pa­tio que ha­bía en ca­da ca­sa y los pre­dios agrí­co­las. Se cul­ti­va­ba chi­les, to­ma­tes, ce­bo­llas y ajos, en­tre otros pro­duc­tos. El agua ro­da­da re­co­rría to­do el pue­blo. Lle­ga­ba has­ta las in­me­dia­cio­nes de la en­ton­ces fá­bri­ca de sal: Sul­fa­tos de Vies­ca. Es­ta empresa tam­bién ce­rró por­que se ago­ta­ron los ma­nan­tia­les. Se re­que­ría agua pa­ra el pro­ce­so de se­pa­rar la sal que se sa­ca­ba de los po­zos sa­li­ne­ros.

La Pro­ce­sión del Si­len­cio se su­ma a las fes­ti­vi­da­des re­li­gio­sas de Vies­ca, co­mo lo son la Dan­za de los Ca­ba­lli­tos –di­cha dan­za no es de ma­ta­chi­nes, es de ca­ba­lli­tos, mo­ros con­tra cris­tia­nos– el 25 de ju­lio se ce­le­bra el aniver­sa­rio del San­to del Pue­blo: San­tia­go Após­tol, el que de­rro­tó a los mo­ros; las fes­ti­vi­da­des de San Isi­dro La­bra­dor el 15 de ma­yo; la ce­le­bra­ción de la San­ta Cruz –el pue­blo aho­ra cuen­ta en la en­tra­da con una gran Cruz–; tam­bién se con­me­mo­ra el Día del Au­sen­te, el sá­ba­do an­te­rior al 25 de ju­lio, a es­ta reunión asis­ti­mos mu­chos vies­quen­ses que vi­vi­mos fue­ra, que sa­li­mos de nues­tro pue­blo ha­ce mu­chos años, pe­ro que Vies­ca nun­ca ha sa­li­do de nues­tro co­ra­zón.

Hoy Vies­ca se ha trans­for­ma­do por el im­pul­so del go­ber­na­dor Rubén Mo­rei­ra. Se am­plió y mo­di­fi­có la Pla­za de Ar­mas, se em­pe­dra­ron las ca­lles, las ca­sas al­re­de­dor de la pla­za se re­mo­de­la­ron con­ser­van­do el per­fil de Pue­blo Má­gi­co. Hay dos pe­que­ños ho­te­les, se or­ga­ni­za­ron las Co­ci­ne­ras Tra­di­cio­na­les de Vies­ca y ofre­cie­ron sus de­li­cio­sos pla­ti­llos y pos­tres, que se les aca­ba­ron; se abrie­ron nue­vos res­tau­ran­tes y las dos can­ti­nas se aba­rro­tan de gen­te. En la clau­su­ra de la Pro­ce­sión se pre­sen­tó la Ca­me­ra­ta de Coahui­la que im­pre­sio­nó a mis pai­sa­nos. La Pla­za se aba­rro­tó.

Se lle­vó a ca­bo el tra­di­cio­nal Via­cru­cis, tam­bién muy con­cu­rri­do. En la Pro­ce­sión me en­con­tré mu­cha gen­te de Torreón que ha­cía años que no veía. Por ejem­plo, sa­lu­dé a mi pro­fe­sor de la ma­te­ria de Tér­mi­ca, en el Tec La­gu­na, al doc­tor Vic­to­riano Gu­tié­rrez Do­mín­guez, iba acom­pa­ña­do de su fa­mi­lia. Tam­bién coin­ci­dí con em­pre­sa­rios que por pri­me­ra vez vi­si­ta­ban mi pue­blo. Uno de ellos me co­men­tó que se ha­bía tras­la­da­do de Pa­rras a Vies­ca por la ca­rre­te­ra que se cons­tru­yó en es­ta ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal y que une a es­tos dos pue­blos má­gi­cos. Tan só­lo hay que re­co­rrer 70 ki­ló­me­tros, se pa­sa a un la­do del va­so de La La­gu­na de May­rán don­de desem­bo­ca el río Agua­na­val, que des­de los años 70 es­tá se­co. Si se con­ti­nua de Pa­rras ha­cia el orien­te, se lle­ga di­rec­to a Ge­ne­ral Cepeda y de ahí a Sal­ti­llo, por De­rra­ma­de­ro, por atrás de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Agra­ria An­to­nio Na­rro. Es­ta co­ne­xión per­mi­te unir es­tos ma­ra­vi­llo­sos pue­blos coahui­len­ses. El li­cen­cia­do Mar­ce­lino Ca­rri­llo Lu­ce­ro, el Jueves San­to, hi­zo ese re­co­rri­do acom­pa­ña­do de tres ami­gos. Les en­can­tó. Pre­su­mió que se pa­sea­ron en una ca­lan­dria en Pa­rras. El tu­ris­mo orien­ta­do a los pue­blos má­gi­cos sin du­da desa­rro­lla la economía en es­tos lu­ga­res que que­da­ron apar­ta­dos. An­tes, es­tas co­mu­ni­da­des es­tu­vie­ron co­nec­ta­das por el fe­rro­ca­rril.

En la no­che de Jueves San­to, mi ami­go Ale­jan­dro Ro­ble­do se que­dó pa­ra­do en las Du­nas de Bilbao, el jeep en que se tras­la­da­ba se ave­rió de la ca­ja de ve­lo­ci­da­des. Las Du­nas es otro lu­gar que es muy vi­si­ta­do, es una mues­tra de un ver­da­de­ro de­sier­to. Es una ver­da­de­ra be­lle­za. En las no­ches, ade­más de con­tem­plar es­te pe­da­zo de de­sier­to, se pue­de ob­ser­var un her­mo­so cie­lo es­tre­lla­do. De aquí de las du­nas son cerca de 25 ki­ló­me­tros por ca­rre­te­ra pa­ra lle­gar a la vie­ja Ha­cien­da de Hor­nos, una de las dos ha­cien­das la­gu­ne­ras, jun­to con su ca­pi­lla que da­ta del Si­glo 17, re­mo­de­la­da por el Go­bierno del Es­ta­do y su pa­tro­na­to. Pa­ra bien de los ha­bi­tan­tes de es­ta re­gión, que en el re­par­to no re­ci­bió de­re­chos de agua del Na­zas, aho­ra se con­so­li­da co­mo un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co.

jshv0851@gmail.com

SAL­VA­DOR HERNÁNDEZ VÉ­LEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.