El ro­bo de com­bus­ti­ble en Mé­xi­co

Vanguardia - - Opinión - vic­tor­san­val@gmail.com @vic­tor­san­val

Ca­da año las ar­cas de nues­tro País pier­den 20 mil mi­llo­nes de pe­sos por ro­bo de com­bus­ti­ble, que equi­va­le apro­xi­ma­da­men­te al pre­su­pues­to con­jun­to de las uni­ver­si­da­des au­tó­no­mas de Coahui­la, Nue­vo León, Ta­mau­li­pas, San Luis Po­to­sí y Chihuahua. En pa­la­bras sim­ples, la to­le­ran­cia o la in­ca­pa­ci­dad en el com­ba­te de la or­de­ña de com­bus­ti­ble se tra­du­ce en una per­di­da millonaria de re­cur­sos que co­mo País de­ja­mos de apli­car a áreas prio­ri­ta­rias co­mo la sa­lud, la edu­ca­ción o el com­ba­te a la po­bre­za.

Tam­bién se de­be con­si­de­rar que el ro­bo de com­bus­ti­ble trae con­si­go otros efectos se­cun­da­rios no­ci­vos, ade­más de la pér­di­da de re­cur­sos, co­mo lo son el in­cre­men­to en la vio­len­cia en mu­chas re­gio­nes del País, co­mo la par­te cen­tral de Ve­ra­cruz, el trián­gu­lo ro­jo en Puebla, el nor­te del Es­ta­do de Mé­xi­co, el nor­te de Si­na­loa y la par­te cen­tral de Gua­na­jua­to. Re­gio­nes en don­de la or­de­ña se ha con­ver­ti­do en al­go tan co­mún, que se vol­vió un imán pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que aho­ra lu­chan por el con­trol de di­cho mer­ca­do.

De igual for­ma, el ro­bo de com­bus­ti­ble ge­ne­ra mu­chas ga­nan­cias pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, por lo que di­cha ac­ti­vi­dad ayu­da al for­ta­le­ci­mien­to de las mis­mas y les pro­vee re­cur­sos que des­pués son uti­li­za­dos en la coop­ta­ción de au­to­ri­da­des, com­pra de ar­ma­men­to y en el in­cre­men­to en el nú­me­ro de ele­men­tos de sus apa­ra­tos si­ca­ria­les. En re­su­men, la or­de­ña ali­men­ta el ci­clo de vio­len­cia que vi­ve nues­tro País y em­po­de­ra a las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les.

Lo an­te­rior sin con­tar los pe­li­gros po­ten­cia­les pa­ra la po­bla­ción ci­vil que vi­ve en zo­nas ale­da­ñas, por ejem­plo: la or­de­ña pue­de oca­sio­nar gran­des fu­gas de com­bus­ti­ble, ex­plo­sio­nes, con­ta­mi­na­ción al sue­lo y man­tos acuí­fe­ros e in­to­xi­ca­cio­nes.

El cua­dro an­te­rior nos lle­va a re­co­no­cer que co­mo País te­ne­mos un pro­ble­ma y que de­be­mos re­do­blar es­fuer­zos pa­ra aten­der­lo, por­que, ade­más, se tra­ta de una pro­ble­má­ti­ca que ha ido en cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos años y que pue­de li­mi­tar la ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va que ten­drá Pe­mex con la aper­tu­ra del sec­tor ener­gé­ti­co a em­pre­sas de ca­pi­tal ex­tran­je­ro, que no en­fren­tan tan­tas mer­mas co­mo la pa­ra­es­ta­tal.

Par­te del com­ba­te a esta pro­ble­má­ti­ca pa­sa por la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de mu­chas au­to­ri­da­des que han si­do omi­sas con su ta­rea, ya que, en va­rias en­ti­da­des del País, hay asen­ta­mien­tos a la ori­lla de la ca­rre­ta don­de se ven­de com­bus­ti­ble ro­ba­do. Es de­cir, se tra­ta de una ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va que se ha­ce de ma­ne­ra pú­bli­ca y abier­ta y que, por tan­to, ha si­do so­cial­men­te to­le­ra­da.

En cam­bio, si se com­ba­te di­cha ac­ti­vi­dad ga­na­mos to­dos, co­mo so­cie­dad ten­dría­mos más di­ne­ro pa­ra in­ver­tir en obra pú­bli­ca o pa­ra des­ti­nar al gas­to so­cial; de igual for­ma, Pe­mex po­dría rea­li­zar una se­rie de in­ver­sio­nes que la hi­cie­ran más efi­cien­te; tam­bién ayu­da­ría­mos a fre­nar la vio­len­cia que se ge­ne­ra por el con­trol de di­chas zo­nas en­tre or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les; y, lo más im­por­tan­te, cor­ta­ría­mos una de las ma­yo­res fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to del cri­men or­ga­ni­za­do.

VÍC­TOR MA­NUEL SÁN­CHEZ VAL­DÉS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.