¡Te amo, To­rreón!

Vanguardia - - Opinión -

“Es amor bien po­bre / el que pue­de eva­luar­se”. W. Sha­kes­pea­re

¿Po­dría­mos ha­cer una pau­sa pa­ra de­jar de la­do, por un día, nues­tra in­dig­na­ción con­tra un Go­bierno fe­de­ral in­ca­paz de dar cer­ti­dum­bre a nues­tro fu­tu­ro dia­rio y de­cir: te amo, To­rreón?

¿Po­dría­mos ha­cer una pau­sa pa­ra de­jar de la­do, por un día, nues­tra mo­les­tia por la tol­va­ne­ra de co­rrup­ción que nos as­fi­xia y de­cir: te amo, To­rreón?

¿Po­dría­mos ha­cer una pau­sa pa­ra de­jar de la­do, por un día, nues­tra an­gus­tia por la im­po­si­bi­li­dad de ele­gir un par­ti­do po­lí­ti­co ca­paz de pri­vi­le­giar los in­tere­ses del País o de Coahui­la, por en­ci­ma de los pro­pios, y de­cir: te amo, To­rreón?

¿Po­dría­mos ha­cer una pau­sa pa­ra de­jar de la­do, por un día, esa cris­pa­ción que nos di­vi­de por las re­cien­tes con­tien­das elec­to­ra­les y de­cir: te amo, To­rreón?

¿Po­dría­mos ha­cer una pau­sa pa­ra de­jar de la­do, por un día, el due­lo inaca­ba­do por esa in­se­gu­ri­dad e in­go­ber­na­bi­li­dad que vi­vi­mos cuan­do nues­tra ciu­dad fue una de las cin­co más vio­len­tas del mun­do y de­cir: te amo, To­rreón?

¿Po­dría­mos ha­cer una pau­sa pa­ra de­jar de la­do, por un día, nues­tra tris­te­za com­par­ti­da por las ca­ren­cias de nues­tra ciu­dad y de­cir: te amo, To­rreón?

¿Po­dría­mos ha­cer una pau­sa pa­ra de­jar de la­do, por un día, ese áni­mo fal­to de au­to­crí­ti­ca y uni­dad que cul­pa a los de­más de nues­tras li­mi­ta­cio­nes co­mo ciu­dad y de­cir: te amo, To­rreón?

¿Po­dría­mos ha­cer una pau­sa pa­ra de­jar de la­do, por un día, los ca­mi­na­res errá­ti­cos del San­tos La­gu­na, sím­bo­lo em­ble­má­ti­co de nues­tra iden­ti­dad, y de­cir: te amo, To­rreón?

¿Po­dría­mos ha­cer una pau­sa pa­ra de­jar de la­do, por un día, to­do lo an­te­rior y sen­tir, re­co­no­cer y ce­le­brar las ma­ra­vi­llas ate­so­ra­das en nues­tro co­ra­zón e in­te­li­gen­cia por ser to­rreo­nen­ses pa­ra po­der de­cir, una y mil ve­ces, te amo, To­rreón?

Es un día, na­da más, de amor ra­di­cal e in­con­di­cio­nal. Sin miedos. Más allá del do­lor. Sin cor­ta­pi­sas. Con or­gu­llo y ra­bia. Sin tris­te­za. Con hu­mil­dad y sen­ci­llez. Sin eva­luar.

En su 110 aniver­sa­rio, nues­tro To­rreón me­re­ce eso y más.

LUIS GAR­CÍA ABUSAÍD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.