Oa­xa­ca: sis­mos y mie­do en ha­bi­tan­tes no pa­ran

Preo­cu­pan a Sa­lud los bro­tes epi­de­mio­ló­gi­cos

Vanguardia - - Rumbo Nacional - El Uni­ver­sal

Tra­ba­ja­mos pa­ra co­no­cer la ca­li­dad del agua que be­ben pa­ra iden­ti­fi­car pro­ble­mas de ries­gos sa­ni­ta­rios en los ali­men­tos, pa­ra sus­ti­tuir lo que se per­dió co­mo ba­ños y le­tri­nas”, Jo­sé Na­rro, se­cre­ta­rio de Sa­lud.

JUCHITÁN, OAX.- Los ha­bi­tan­tes de Juchitán cum­plen es­te do­min­go 10 días en aler­ta má­xi­ma ya que des­de el 7 de sep­tiem­bre la tie­rra no ha de­ja­do de sa­cu­dir­se. La ma­ña­na del sá­ba­do que de­bió ha­ber si­do pa­trio el mie­do re­gre­só por­que a las 09:18 ho­ras un nue­vo sismo de mag­ni­tud 5.5 con epi­cen­tro lo­ca­li­za­do a 56 ki­ló­me­tros al sur de la ca­pi­tal, agi­tó al Ist­mo y a to­da la en­ti­dad. Lue­go a lo lar­go del día, si­guie­ron las ré­pli­cas.

Des­de la no­che del tem­blor

la nor­ma­li­dad no ha lle­ga­do pa­ra los pue­blos za­po­te­cas. La ciu­dad si­gue sien­do un cam­po re­ga­do de mon­tícu­los de es­com­bros. Los ha­bi­tan­tes han es­ta­ble­ci­do guar­dias

y mu­chos si­guen dur­mien­do en las ca­lles, por las más de dos mil ré­pli­cas que ame­na­zan ti­rar lo que que­dó en pie. Muy po­cos op­ta­ron por los re­fu­gios ofi­cia­les co­mo el

Tec­no­ló­gi­co, mu­chos es­tán con­cen­tra­dos en al­gu­nos pa­tios de es­cue­las des­pe­ja­das o lo­tes bal­díos, tam­bién en ex­pla­na­das, cam­pos o can­chas de­por­ti­vas.

“Aún no me sien­to se­gu­ra de en­trar a mi ca­sa, por­que

su­frió da­ños, par­tes del te­cho se co­lap­sa­ron, hay grie­tas, exis­ten co­lum­nas ro­tas y eso que la ca­sa es nue­va, por eso duer­mo en el pa­tio de la ve­ci­na, ahí me sien­to se­gu­ra, aun­que me des­pier­to con ca­da sa­cu­di­da. Ya me due­le la es­pal­da de tan­to dor­mir en el sue­lo, aun­que sea en col­cho­ne­ta que me re­ga­la­ron. Oja­lá y es­to ter­mi­ne pron­to pa­ra co­men­zar de nue­vo”, co­men­tó San­dra Luz Val­di­vie­so, za­po­te­ca dam­ni­fi­ca­da.

Lo mis­mo se re­pi­te en las po­bla­cio­nes de Ix­tal­te­pec, Unión Hi­dal­go, Chi­ca­pa de Cas­tro, San Ma­teo del Mar, San Dio­ni­sio del Mar, San­ta Fran­cis­co del Mar, don­de si­guen dur­mien­do a la in­tem­pe­rie, a pe­sar de las llu­vias que co­men­za­ron a caer en la zo­na, por lo que se im­pro­vi­sa­ron cam­pa­men­tos con lo­nas pa­ra res­guar­dar­se.

Pe­ro el mie­do a la fuer­za de la tie­rra no es lo úni­co que man­tie­ne a los po­bla­do­res dur­mien­do a la in­tem­pe­rie. Tam­bién lo ha­cen por­que de bo­ca en bo­ca los ve­ci­nos si­guen ad­vir­tien­do que pue­den su­frir ac­tos de ra­pi­ña.

Por eso en la cuar­ta, quin­ta, sex­ta, sép­ti­ma, oc­ta­va y no­ve­na sec­ción de Juchitán, con sus res­pec­ti­vos ca­lle­jo­nes, los ve­ci­nos man­tie­nen las guar­dias y se tur­nan pa­ra vi­gi­lar. En al­gu­nos pun­tos de la sép­ti­ma y oc­ta­va, las per­so­nas lan­zan ti­ros al ai­re pa­ra per­sua­dir a de­lin­cuen­tes que aún no lle­gan pa­ra que no lo in­ten­ten.

SE SOLIDARIZAN

Des­de ha­ce una se­ma­na los ve­ci­nos aler­ta­ban que una ca­mio­ne­ta re­co­rría la ciu­dad a to­da ve­lo­ci­dad lle­ván­do­se lo que po­día. Por ello se re­for­zó la vigilancia de la po­li­cía es­ta­tal y mu­ni­ci­pal en las sec­cio­nes más sus­cep­ti­bles.

Mien­tras en Juchitán se vuel­ve a te­jer la eco­no­mía lo­cal se han es­ta­ble­ci­do más de 30 co­ci­nas co­mu­ni­ta­rias de la so­cie­dad ci­vil, en don­de los ve­ci­nos es­tán par­ti­ci­pan­do. Son los mis­mos ciu­da­da­nos quie­nes en to­das las po­bla­cio­nes de la re­gión se or­ga­ni­zan pa­ra en­tre­gar co­mi­da y des­pen­sa. El Ejér­ci­to se ve muy po­co, aun­que man­tie­ne su co­ci­na co­mu­ni­ta­ria per­ma­nen­te, pa­ra más de dos mil per­so­nas en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co del Ist­mo. La re­cons­truc­ción del reino za­po­te­ca no se vis­lum­bra cer­ca­na.

Apo­yo. Me­dian­te las co­ci­nas co­mu­ni­ta­rias brin­dan co­mi­das a los dam­ni­fi­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.