EL IM­PE­RIO DEL MA­CHIS­MO

Vanguardia - - Vmás - LAS SIE­TE NO­TAS FÉ­LIX RI­VE­RA Su opi­nión es muy va­lio­sa. Bús­que­me en Twit­ter, Ins­ta­gram, Fa­ce­book y Snap­chat en: @fe­lix­ri­ve­ra333

“La so­cie­dad to­da­vía tien­de a me­nos­pre­ciar a la mu­jer sin me­dir las con­se­cuen­cias. Y tam­bién a en­ca­si­llar a to­das en cli­chés muy da­ñi­nos.” 1 .- ¡Qué di­fí­cil es el te­ma del ma­chis­mo! Tie­ne tan­tos án­gu­los des­de dón­de abor­dar­se y com­ba­tir­se que a ve­ces pa­re­ce in­ven­ci­ble. En el mun­do del es­pec­tácu­lo, des­de siem­pre, tenemos ejem­plos cla­ros y con­cre­tos del mo­do en que las mu­je­res si­guen en­con­trán­do­se en des­ven­ta­ja. Los va­ro­nes que son gran­des es­tre­llas en Holly­wood siem­pre han ga­na­do mu­cho más dinero que las mu­je­res que tie­nen el mis­mo es­tá­tus. Por otro la­do, el nú­me­ro de hom­bres que son di­rec­to­res de cine exi­to­sos si­gue sien­do abru­ma­do­ra­men­te mayor que el nú­me­ro de mu­je­res. 2 .- Ha­blan­do del im­pe­rio del ma­chis­mo, ha­ce unos días fui­mos tes­ti­gos del mo­do en que una me­xi­ca­na fue de­ni­gra­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal por su ex no­vio. El pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre la can­tan­te Be­lin­da (quien en reali­dad na­ció en Ma­drid pe­ro vi­vió en Mé­xi­co des­de que era un be­bé) ter­mi­nó la

re­la­ción de no­viaz­go que sos­te­nía con el ilu­sio­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se Criss An­gel. Días des­pués el cla­va­dis­ta olím­pi­co Rom­mel Pa­che­co de­cla­ró su amor a Be­lin­da en re­des so­cia­les, he­cho que cap­tu­ró la an­ten­ción de to­dos los me­dios…y tam­bién de Criss An­gel. 3 .- In­me­dia­ta­men­te apa­re­ció en Twit­ter una de­cla­ra­ción del des­pe­cha­do ex no­vio de Be­lin­da que de­cía: “Es­pe­ro que po­sea mu­cho dinero y un de­tec­tor de men­ti­ras”. Que­da cla­ro que la in­ten­ción de Criss An­gel es atraer la aten­ción in­ter­na­cio­nal so­bre el he­cho de que, se­gún su pun­to de vis­ta, Be­lin­da es una men­ti­ro­sa y una tre­pa­do­ra so­cial que só­lo es­tá in­te­re­sa­da en los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos que pue­da ob­te­ner de cual­quier re­la­ción que ella ten­ga. Y si nos ate­ne­mos a esa des­crip­ción, al fi­nal del día, el fa­mo­so ma­go es­tá pú­bli­ca­men­te di­cien­do que Be­lin­da es una pros­ti­tu­ta. 4 .- ¿Es que aca­so no pue­de ser lo su­fi­cien­te­men­te hom­bre pa­ra man­te­ner si­len­cio des­pués de su rup­tu­ra con la in­tér­pre­te de Lo sien­to? Ha­bría que re­cor­dar­le a Criss An­gel que una re­la­ción es en­tre dos y am­bos son ple­na­men­te res­pon­sa­bles del éxi­to o el fra­ca­so que esa re­la­ción pue­da te­ner. ¿Quie­re que to­dos crea­mos que Be­lin­da es una pe­rra ma­ni­pu­la­do­ra que lo en­ga­ñó y le sa­có to­do el dinero que pu­do? Pues en­ton­ces nos va a que­dar cla­ro que es un po­bre pe­le­le que no sa­be dis­tin­guir a una per­so­na em­bau­ca­do­ra cuan­do se to­pa con una de ellas. 5 .- No se tra­ta de de­fen­der a Be­lin­da, el ca­so po­ner a to­das las mu­je­res en el lu­gar que les co­rres­pon­de. Es muy re­cur­so muy tor­pe des­ca­li­fi­car a cual­quie­ra de ellas ha­cien­do én­fa­sis en la su­pues­ta pro­mis­cui­dad se­xual que la mu­jer en cues­tión pu­die­ra prac­ti­car. O cen­su­ran­do su for­ma de ves­tir. Co­mo tam­bién ocu­rrió ha­ce unos días con el lo­cu­tor me­xi­cano Ser­gio Zu­ri­ta que de­cla­ró en un pro­gra­ma de ra­dio sin nin­gún em­pa­cho o pu­dor: "Se­ño­ras, no sean es­tú­pi­das. Si van a re­co­ger a sus hi­jos en 'hot pants' van a ha­cer su­frir a sus hi­jos. Los ni­ños de jun­to van a de­cir: tu ma­má es­tá bien bue­na o que agua­da es­tá tu ma­má.” A es­te in­fa­me lo­cu­tor ni si­quie­ra le tem­bló la voz al ase­gu­rar que las mu­je­res ves­ti­das en shorts o mi­ni­fal­das pa­re­cen “gol­fas” y “pi­ru­jas”. 6 .- Las re­des so­cia­les es­ta­lla­ron en lla­mas an­te los co­men­ta­rios ver­ti­dos por Ser­gio Zu­ri­ta en ese pro­gra­ma que pue­de es­cu­char­se en Youtu­be y en el que in­clu­so es­ta­ba pre­sen­te una mu­jer que no só­lo no se ofen­dió sino que ¡apo­yó la mi­so­gi­na del ti­po! Las co­sas se tor­na­ron tan can­den­tes que a es­te se­ñor no le que­dó más que dis­cul­par­se y de­cla­rar: “Se me ol­vi­da que soy hom­bre y que no… vi­vo lo que se sien­te ser mu­jer y mo­ver­me…en trans­por­te pú­bli­co. Ol­vi­dé ade­más, que vi­vi­mos en un país don­de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res es enor­me. De to­do co­ra­zón ofrez­co una dis­cul­pa a las per­so­nas que se sin­tie­ron ofen­di­das.” No sé si as mu­je­res acep­ten su dis­cul­pa, pe­ro me que­da cla­ro que el epi­so­dio lo pin­ta de cuer­po en­te­ro. 7 .- La so­cie­dad to­da­vía tien­de a me­nos­pre­ciar a la mu­jer sin me­dir las con­se­cuen­cias. Y tam­bién a en­ca­si­llar a to­das en cli­chés muy da­ñi­nos. Co­mo aquel que di­ce que to­das las que par­ti­ci­pan en con­cur­sos de be­lle­za (que por cier­to no me gustan en lo ab­so­lu­to) son más ton­tas que el Pá­ja­ro Lo­co. Sin em­bar­go, ha­ce unos días Mar­ga­na Wood, la ac­tual Miss Te­xas, cuan­do le pre­gun­ta­ron so­bre los even­tos de Char­lot­tes­vi­lle en Miss Amé­ri­ca, de­cla­ró: “Creo que el asun­to de los su­pre­ma­cis­tas blan­cos fue muy ob­vio: fue un ata­que te­rro­ris­ta y creo que el pre­si­den­te Do­nald Trump de­be­ría ha­ber he­cho una de­cla­ra­ción an­tes, abor­dar el he­cho y ase­gu­rar­se de que to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses se sien­tan se­gu­ros en es­te país". ¿Qué tal? Na­die de­be­ría atre­ver­se a sub­es­ti­mar a una mu­jer só­lo por ser her­mo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.