Buen maes­tro y hom­bre bueno

Vanguardia - - Opinión -

¿Quién en­tre sus alum­nos no re­cuer­da a don Ra­fael Gá­miz, co­no­ci­do por to­dos co­mo “El Quí­mi­co Gá­miz”? Hom­bre más bueno y más afa­ble se­rá di­fí­cil en­con­trar. Era in­ge­nie­ro quí­mi­co, y de­di­có mu­chos años de su vi­da a ha­cer in­ven­cio­nes que en vano qui­so po­ner en el co­mer­cio pa­ra ob­te­ner de ellas pro­ve­chos eco­nó­mi­cos. Reali­zó cul­ti­vos hi­dro­pó­ni­cos cuan­do en Sal­ti­llo na­die ha­bía oí­do ha­blar de esa no­ve­do­sa téc­ni­ca de pro­duc­ción agrí­co­la.

Fue mi maes­tro en la Nor­mal. Ahí man­tu­vo una pug­na sem­pi­ter­na con otro mag­ní­fi­co pro­fe­sor, el in­ge­nie­ro Nar­váez, agró­no­mo él, quien im­par­tía la cla­se de Agri­cul­tu­ra. Con mil cui­da­dos y pre­cau­cio­nes rea­li­za­ba sus cul­ti­vos el in­ge­nie­ro Nar­váez en pe­que­ñas mel­gas que for­ma­ba en los jar­di­nes del plan­tel. Ahí nos ha­cía plan­tar ce­bo­llas, ji­to­ma­tes, ajos... Bro­ta­ban las pe­que­ñas plan­tas pa­ra or­gu­llo y re­go­ci­jo del pro­fe­sor Nar­váez, que ya se pro­me­tía una co­se­cha opi­ma pa­ra mos­trar­la al di­rec­tor de la es­cue­la, Chuy Pe­ra­les, co­mo prue­ba del éxi­to de sus lec­cio­nes, que me­jor que las de cual­quier otro maes­tro me­re­ce­rían el nom­bre de fruc­tí­fe­ras.

Pe­ro, ¡oh, des­gra­cia!, con la flo­ra­ción de aque­llas plan­tas tan ce­lo­sa­men­te cui­da­das coin­ci­dían las prác­ti­cas que en la cla­se de Quí­mi­ca ha­cía el in­ge­nie­ro Gá­miz. Mez­cla­ba él en re­do­mas y pro­be­tas te­rri­bles áci­dos fu­mí­fe­ros, ma­lo­lien­tes, es­pu­ma­jo­sos y vi­trió­li­cos, y ha­cía con ellos una in­fer­nal mez­cla co­mo las po­cio­nes que en sus cal­de­ros ha­cían las bru­jas o he­chi­ce­ros me­die­va­les. Me­nea­ba y re­me­nea­ba aque­lla es­pan­to­sí­si­ma mix­tu­ra, y cuan­do ya no le ser­vía, lin­da y bo­ni­ta­men­te abría la ven­ta­na del ter­cer pi­so, que era don­de es­ta­ba su sa­lón, y sin de­cir agua va, ni mi­rar a dón­de iría a dar, arro­ja­ba aquel cal­do le­tal y co­rro­si­vo, que caía en las plan­tas del in­ge­nie­ro Nar­váez. Cuan­do lle­ga­ba él por la ma­ña­na a mi­rar con amo­ro­sa mi­ra­da sus cul­ti­vos, los en­con­tra­ba mus­tios y cal­ci­na­dos, muer­tos, co­mo si el de­mo­nio hu­bie­ra so­pla­do so­bre ellos su há­li­to fa­tal.

Y en­ton­ces se ha­cía la de Dios es Cris­to. A gran­des tran­cos, el ros­tro des­com­pues­to por la có­le­ra, subía el in­ge­nie­ro al ter­cer pi­so, irrum­pía vio­len­ta­men­te en el sa­lón del Quí­mi­co y con vo­ces apo­ca­líp­ti­cas le re­cla­ma­ba el cri­men que en sus inocen­tes plan­tas ha­bía con­su­ma­do. Don Ra­fael se dis­cul­pa­ba, sin­ce­ra­men­te ape­na­do. Muy a re­ga­ña­dien­tes acep­ta­ba el agró­no­mo sus ex­cul­pa­cio­nes, pe­ro no pa­sa­ba mu­cho tiempo sin que ca­ye­ra otra vez so­bre las nue­vas plan­tas el mis­mo di­lu­vio mor­tal, pues era el in­ge­nie­ro Gá­miz muy dis­traí­do, se­gún co­rres­pon­de a la es­te­reo­ti­pa­da fi­gu­ra del cien­tí­fi­co.

Hom­bre de muy buen na­tu­ral era el Quí­mi­co Gá­miz. No gus­ta­ba de dar la con­tra a na­die. En cier­ta oca­sión, ha­blan­do de un ter­ce­ro, le di­jo al­guien a don Ra­fael:

-Mi­re, maes­tro, allá va el pro­fe­sor Fu­lano. ¿Ver­dad que es un buen hom­bre?

-¡Uy, có­mo no! -con­fir­mó en­fá­ti­ca­men­te don Ra­fael-. Es el me­jor hom­bre del mun­do.

-Pe­ro, ¿no le pa­re­ce, maes­tro, que es un po­qui­to chis­mo­so?

-Sí, es cier­to. Los chis­mes le gus­tan; eso no se pue­de ne­gar. -¿Y ver­dad que es bas­tan­te men­ti­ro­so? -Tam­bién en eso acier­ta us­ted. De ve­ras: tie­ne el gra­ve de­fec­to de men­tir.

-¿Y ver­dad, maes­tro, que por eso mis­mo no se pue­de con­fiar en él?

-¡Tie­ne us­ted mu­chí­si­ma ra­zón, com­pa­ñe­ro! ¡El ca­brón es un hi­jo de la re­chin­ga­da!

AR­MAN­DO FUEN­TES AGUI­RRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.