Los ti­ti­ri­te­ros del PAN

Vanguardia - - Opinión -

La for­ma co­mo se di­ri­mió la lu­cha en­tre Mar­ga­ri­ta Za­va­la y Ri­car­do Ana­ya por el po­der, se dio en un cua­dri­lá­te­ro tri­co­lor. Ana­ya sa­lió cam­pan­te tras la re­nun­cia de Za­va­la del par­ti­do, y la for­ma co­mo sus más cer­ca­nos apo­ya­do­res op­ta­ron por no se­guir­le los pa­sos. Fue una de­ci­sión in­te­li­gen­te. Afue­ra son na­da, y den­tro pue­den con­for­mar una co­rrien­te po­lí­ti­ca que bus­que su es­pa­cio de po­der. Así son los par­ti­dos, y mu­chos enemi­gos de Ana­ya lo en­ten­die­ron ca­bal­men­te. Las co­sas no pa­ra­rán ahí, sin em­bar­go, y no se­ría ex­tra­ño que hu­bie­ra una pur­ga. No he­mos ter­mi­na­do de ver las co­sas en el PAN. En al­gu­na me­di­da, por­que de­trás de va­rios de los pro­ta­go­nis­tas del con­flic­to, hay fuer­zas su­pe­rio­res que los res­pal­dan. Lo pa­ra­dó­ji­co es que son priis­tas y se en­cuen­tran en la ci­ma del po­der.

Ana­ya tie­ne el apo­yo del se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Luis Vi­de­ga­ray, quien es uno de los prin­ci­pa­les con­se­je­ros del pre­si­den­te En­ri­que Peña Nieto. La re­la­ción en­tre ellos da­ta del Pac­to por Mé­xi­co, del que Vi­de­ga­ray fue el ar­qui­tec­to prin­ci­pal –jun­to con el ac­tual se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción, Au­re­lio Nu­ño-, y tra­ba­jó con el lí­der del PAN pa­ra que las re­for­mas de Peña Nieto, con la ex­cep­ción de la fis­cal, pa­sa­ran con el vo­to azul. Ana­ya tie­ne en Vi­de­ga­ray a su prin­ci­pal alia­do en el equi­po com­pac­to del pre­si­den­te, aun­que no le al­can­zó pa­ra ha­blar con Peña Nieto des­pués de las elec­cio­nes en el Es­ta­do de Mé­xi­co y Coahui­la, en don­de el en­ten­di­mien­to que te­nían los dos, se rom­pió.

Peña Nieto de­jó de creer en Ana­ya, y no fue­ron po­cas las ve­ces que en su in­ti­mi­dad po­lí­ti­ca co­men­tó que lo ha­bía trai­cio­na­do al in­cum­plir acuer­dos. Vi­de­ga­ray no ha po­di­do –o que­ri­do- res­ta­ble­cer la re­la­ción en­tre los dos, ni lo­gró evi­tar que el pre­si­den­te or­de­na­ra ata­car a Ana­ya por to­dos los flan­cos. La van­guar­dia del ata­que la lle­va el lí­der del PRI, En­ri­que Ochoa, pe­ro es des­de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción que en­ca­be­za Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong, don­de se ha pro­ce­sa­do bue­na par­te de la in­for­ma­ción que los pa­nis­tas o los ór­ga­nos de in­te­li­gen­cia fi­nan­cie­ra del go­bierno, han apor­ta­do pa­ra que sea fil­tra­do a la pren­sa.

An­te el quie­bre de la co­mu­ni­ca­ción con Los Pi­nos, Ana­ya se fu­gó ha­cia de­lan­te, en­du­re­cien­do su po­si­ción crí­ti­ca con­tra el go­bierno. En Los Pi­nos y Bu­ca­re­li lo man­tie­nen co­mo un blan­co a ti­rar, y se pre­vé que in­for­ma­ción com­pro­me­te­do­ra adi­cio­nal so­bre él, ter­mi­ne en los me­dios. Pe­ro la his­to­ria de Ana­ya y sus apo­yos den­tro del equi­po de Peña Nieto, son só­lo una ca­ra de lo que su­ce­de en el PAN. Otra ca­ra tie­ne que ver con la se­ño­ra Za­va­la y los apo­yos in­con­fe­sa­bles que es­tá re­ci­bien­do.

El 27 de ju­lio pa­sa­do, en es­te mis­mo es­pa­cio se re­ve­ló so­me­ra­men­te la exis­ten­cia de una re­la­ción en­tre la se­ño­ra Za­va­la y el ex­pre­si­den­te Carlos Sa­li­nas. “Fue­ra del PRI, de acuer­do con priis­tas y pa­nis­tas, ha es­ta­ble­ci­do re­la­ción con Mar­ga­ri­ta Za­va­la, as­pi­ran­te a la can­di­da­tu­ra azul, y ha es­ta­do tra­ba­jan­do con al­gu­nos ex­je­rar­cas del PRI pa­ra ir cons­tru­yen­do una opo­si­ción al de­da­zo de Peña Nieto en la su­ce­sión pre­si­den­cial”, se apun­tó en ese mo­men­to den­tro de un tex­to so­bre la in­fluen­cia que ejer­cía Sa­li­nas den­tro del go­bierno pe­ñis­ta y sus in­ten­cio­nes pa­ra 2018. Za­va­la des­min­tió en es­te es­pa­cio la afir­ma­ción. “Es to­tal­men­te fal­so”, di­jo en una bre­ve con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca. “No he re­ci­bi­do nin­gún ti­po de res­pal­do de Sa­li­nas”. La re­la­ción es in­con­fe­sa­ble, pe­ro es real. A la in­for­ma­ción ori­gi­nal­men­te apor­ta­da por fuen­tes priis­tas y pa­nis­tas, se han aña­di­do nue­vos de­ta­lles so­bre ese res­pal­do, que in­clu­ye el fi­nan­cia­mien­to de una es­truc­tu­ra pa­ra­le­la cu­yos recursos no son fá­ci­les de ras­trear ha­cia ella o ha­cia Sa­li­nas.

No se sa­be to­da­vía có­mo se dio el en­cuen­tro en­tre Za­va­la y Sa­li­nas, si hu­bo en efec­to ne­ce­si­dad de un té­te-a-té­te, o quien fue el ar­ti­cu­la­dor de tal res­pal­do. La se­ño­ra Za­va­la ha­bia te­ni­do co­no­ci­mien­to de Sa­li­nas de pri­me­ra mano hace años, por que cuan­do lle­gó a la Pre­si­den­cia, pac­tó con Die­go Fer­nán­dez de Ce­va­llos y Carlos Cas­ti­llo Pe­ra­za –men­tor de ella y de su es­po­so Fe­li­pe Cal­de­rón-, los je­fes reales del PAN en aque­llos años, pa­ra que a cam­bio de re­co­no­ci­mien­tos elec­to­ra­les –el pri­me­ro de va­rios, la pri­me­ra gu­ber­na­tu­ra del PAN en su his­to­ria, en Ba­ja Ca­li­for­nia, que le fue en­tre­ga­da a Er­nes­to Ruffo con­tra la opo­si­ción del pre­si­den­te del PRI, Luis Do­nal­do Co­lo­sio-, apo­ya­rían to­do su pro­gra­ma de re­cons­truc­ción de la eco­no­mía ha­cia un mo­de­lo neo­li­be­ral.

Fer­nán­dez de Ce­va­llos si­gue sien­do un hom­bre muy cer­cano a Sa­li­nas, co­mo tam­bién lo es el se­na­dor Ro­ber­to Gil, cer­cano a la du­pla Cal­de­rón-za­va­la. Lo que no es­tá cla­ro en ab­so­lu­to, es pa­ra quién es­tá ju­gan­do el ex­pre­si­den­te. Se sa­be a quién no desea en Los Pi­nos, An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor, quien di­ce en pri­va­do que al ex­pre­si­den­te a quien real­men­te quie­re in­ves­ti­gar es a Cal­de­rón, a quien nun­ca de­jó de lla­mar “usur­pa­dor” du­ran­te su se­xe­nio.

Pen­sar que Sa­li­nas es­tá cons­tru­yen­do el Plan B de Peña Nieto pa­ra la su­ce­sión pre­si­den­cial, co­mo ase­gu­ra en par­te Ana­ya –Za­va­la de­cli­na­ría por el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, José An­to­nio Mea­de, bien vis­to en­tre pa­nis­tas- no es al­go que cua­dre, por las di­fe­ren­cias que tie­ne el ex­pre­si­den­te con va­rios miem­bros de su ga­bi­ne­te y la dis­tan­cia que tie­ne hoy en día con Los Pi­nos. Pue­de es­tar ju­gan­do sus pro­pias car­tas, que hoy, con el ren­cor de Peña Nieto con­tra Ana­ya, se unan in­tere­ses elec­to­ra­les en la fi­gu­ra de la se­ño­ra Za­va­la, y Sa­li­nas, una de las fi­gu­ras de­trás de ella.

rri­va­pa­la­cio@eje­cen­tral.com.mx

twit­ter: @ri­va­pa

RAY­MUN­DO RI­VA PA­LA­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.