Elo­gio de la trom­pe­ti­lla

‘CATÓN’ CRO­NIS­TA DE LA CIU­DAD

Vanguardia - - Opinión -

He aquí un da­to in­tere­san­te: la trom­pe­ti­lla es in­ven­ción cu­ba­na. Al me­nos eso me di­jo un co­le­ga ori­gi­na­rio de La Habana con quien ha­ce años con­ver­sé en un bar de la Ca­lle Ocho, en Mia­mi. Es­te ami­go se lla­ma­ba Cheo, y era dis­tri­bui­dor del He­rald.

De­fi­na­mos, que es la me­jor ma­ne­ra de em­pe­zar cual­quier co­sa, sea un ro­man­ce, sea una ar­gu­men­ta­ción teo­ló­gi­ca. Por trom­pe­ti­lla -tam­bién lla­ma­da pe­dorre­ta- se en­tien­de un “so­ni­do que se ha­ce con la bo­ca, imi­tan­do el pe­do”. No pi­do per­dón por es­ta úl­ti­ma pa­la­bra, pues la de­fi­ni­ción no es mía, sino de la Aca­de­mia. Ése es su pe­do, en­ton­ces. Du­ran­te mu­chos años la doc­ta cor­po­ra­ción no re­co­no­ció la voz “trom­pe­ti­lla”. Tam­po­co lo hi­zo do­ña Ma­ría Mo­li­ner, que es más de­ta­llis­ta que los aca­dé­mi­cos. Sí la de­fi­nió, en cam­bio, don Fran­cis­co J. San­ta­ma­ría des­de la pri­me­ra edi­ción de su Dic­cio­na­rio de Me­ji­ca­nis­mos, así con jo­ta. Di­ce don Pan­cho que la trom­pe­ti­lla es “rui­do que se ha­ce con la bo­ca en son de bur­la”.

Des­de el pun­to de vis­ta fi­lo­só­fi­co la trom­pe­ti­lla es pro­tes­ta; con­tun­den­te ar­gu­men­to que des­ar­ma; for­ma efec­ti­va de vol­ver a la reali­dad a quie­nes se han sa­li­do de ella por cur­si­le­ría, so­lem­ni­dad, gran­di­lo­cuen­cia, me­lo­dra­ma­tis­mo, pe­dan­te­ría o ne­cia va­ni­dad. La trom­pe­ti­lla es útil pa­ra que uno se de­fien­da de co­sas co­mo la poe­sía co­ral, los con­cur­sos de ora­to­ria, las can­cio­nes de pro­tes­ta y otros ma­les que aque­jan a la su­fri­da es­pe­cie hu­ma­na. Con­tra esas ame­na­zas una trom­pe­ti­lla es más con­tun­den­te que una em­bes­ti­da del aco­ra­za­do Po­tem­kin.

Re­cuer­do a un in­fe­liz que an­da­ba por las can­ti­nas de Sal­ti­llo re­ci­tan­do poe­mas de Car­los Ri­vas La­rrau­ri. El que de­cía con ma­yor fre­cuen­cia -el que más fre­cuen­te­men­te mal de­cía- se lla­ma “Hos­pi­tal Mo­re­los”. En ese poe­ma un ni­ño llo­ra­ba el 10 de ma­yo por­que no te­nía ma­má; ha­bía muer­to. Otro ni­ño le di­ce que él sí te­nía ma­má; pe­ro ese día su ma­dre­ci­ta es­ta­ba en el Hos­pi­tal Mo­re­los, pues se ha­lla­ba al­go in­dis­pues­ta. No sa­bía la inocen­te cria­tu­ra que ese hos­pi­tal era el de enfermedades ve­né­reas en la mu­jer, el hos­pi­tal de las pros­ti­tu­tas. El otro ni­ño, el huér­fano, que ya sa­bía las co­sas de la vi­da, de­cla­ra en­ton­ces so­no­ro­sa­men­te: “¡Más va­le no te­ner ma­dre que te­ner­la en el Mo­re­los!”. Quién sa­be. Ha­bría que dis­cu­tir des­pa­cio la cues­tión.

El ca­so es que el de­cla­ma­dor que di­go te aga­rra­ba por las so­la­pas cuan­do de­cía aquel poe­ma, co­mo si tú fue­ras el ni­ño que te­nía a su ma­má en el hos­pi­tal, co­sa que no era cier­ta. Na­die lo in­te­rrum­pía nun­ca, sin em­bar­go, pues los bo­rra­chos sien­ten un gran res­pe­to por las ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les. Ya ca­si no­más ellos sien­ten ese res­pe­to, muy elo­gia­ble por lo de­más.

Pues bien. Cier­to día que el re­ci­ta­dor es­ta­ba ases­tan­do a los pa­rro­quia­nos del bar Cuauh­té­moc, fa­mo­sí­si­ma can­ti­na, aque­llos la­cri­mó­ge­nos ver­sos, un be­be­dor que no sen­tía res­pe­to por las ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les le es­pe­tó una so­no­ra trom­pe­ti­lla en el mo­men­to más dra­má­ti­co. Se pu­so co­mo ener­gú­meno el de­cla­ma­dor; que­ría ma­tar al irres­pe­tuo­so su­je­to. Es­gri­mió un ti­ra­bu­zón pa­ra des­ta­par bo­te­llas, que fue lo pri­me­ro que ha­lló a mano. Se ar­mó en­ton­ces la de San Quin­tín. Unos de­fen­dían al que los sal­vó de la ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral; otros sa­lie­ron por los fue­ros de la poe­sía. Aca­bó al fin la za­ca­pe­la -el can­ti­ne­ro apa­gó la luz-, pe­ro ya no si­guió el de­cla­ma­dor. Se le ha­bía aca­ba­do la ins­pi­ra­ción, nos di­jo su­do­ro­so y agi­ta­do, ro­jo aún por la có­le­ra que lo in­fla­mó a cau­sa de aquel so­ni­do in­gra­to.

Lo di­cho: la trom­pe­ti­lla es in­fa­li­ble pa­ra con­ju­rar des­gra­cias.

AR­MAN­DO FUEN­TES AGUI­RRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.