2018: Las má­xi­mas de Pe­ña

Vanguardia - - Opinión -

El mor­bo de la su­ce­sión pre­si­den­cial co­rre, in­dis­cu­ti­ble­men­te, por de­ba­jo de la piel me­xi­ca­na, que lle­va a que se es­cu­dri­ñen los ges­tos y las ac­cio­nes del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, pa­ra adi­vi­nar ha­cia dón­de se in­cli­na­rá el destape. No va a ser po­si­ble. Pe­ña Nie­to en­ga­ña, in­clu­so, de­li­be­ra­da­men­te. Lo hi­zo en el Es­ta­do de Mé­xi­co en la su­ce­sión de go­ber­na­dor, cuan­do un mes an­tes del destape de Eru­viel Ávi­la, le con­fió a un gru­po de co­mu­ni­ca­do­res que la de­ci­sión es­ta­ba en­tre Alfredo del Ma­zo y Luis Vi­de­ga­ray. Lo es­tá ha­cien­do aho­ra. Lan­za gui­ños a los pe­rio­dis­tas, y jue­ga con sus an­sias, con un con­trol pleno so­bre el pro­ce­so de su­ce­sión en sus ma­nos, que se ajus­ta a sus de­seos y el ca­len­da­rio.

¿Ha­cia dón­de se in­cli­na­rá? Un po­lí­ti­co con am­plia ex­pe­rien­cia que tie­ne con­tac­to con él cree que ya to­mó la de­ci­sión. “Se nota des­pre­su­ri­za­do, tran­qui­lo y con­ten­to”, di­jo. Na­die sa­be cuál es, pe­ro de lo que quie­nes lo co­no­cen no tie­nen du­da, es de su prag­ma­tis­mo. Pe­ña Nie­to ha di­cho a sus in­ter­lo­cu­to­res po­lí­ti­cos des­de ha­ce tiem­po, que él de­ci­de elec­to­ral­men­te por aque­lla per­so­na con la que cree va a ga­nar. Él no se fi­ja quién va arri­ba en las en­cues­tas, sino quién es el que me­nos ne­ga­ti­vos tie­ne. No quie­re las­tres que arras­trar sino ac­ti­vos que po­ten­ciar.

Otra má­xi­ma que tie­ne es que nun­ca jue­ga con el se­gun­do lu­gar. “El se­gun­do nun­ca ga­na”, sue­le de­cir. “Yo fui go­ber­na­dor por­que no era el se­gun­do”. Cier­ta­men­te, cuan­do se dio la su­ce­sión en el Es­ta­do de Mé­xi­co en 2005, no era la per­so­na a quien se iden­ti­fi­ca­ba den­tro del equi­po del go­ber­na­dor Ar­tu­ro Mon­tiel co­mo la de ma­yor con­fian­za y con ma­yo­res po­si­bi­li­da­des pa­ra al­can­zar la can­di­da­tu­ra. Su de­sig­na­ción fue por en­ci­ma del ope­ra­dor po­lí­ti­co de Mon­tiel, Isi­dro Pas­tor, lí­der del PRI es­ta­tal, y del en­ton­ces pro­cu­ra­dor, Al­fon­so Na­va­rre­te Pri­da.

Si se apli­can las ca­te­go­rías de aná­li­sis con­ven­cio­na­les a sus má­xi­mas, el se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, Miguel Án­gel Oso­rio Chong, es­ta­ría fue­ra de la con­tien­da por la can­di­da­tu­ra, y el res­to de los as­pi­ran­tes es­ta­rían ju­gan­do por ser aban­de­ra­dos del tri­co­lor. Ba­jo esa mis­ma ra­cio­nal, el se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción, Au­re­lio Nu­ño, es­ta­ría fue­ra de la com­pe­ten­cia por los ne­ga­ti­vos que le aca­rreó la re­for­ma edu­ca­ti­va, de la mis­ma for­ma por la que el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Luis Vi­de­ga­ray –quien se ha des­car­ta­do reite­ra­da­men­te de la lu­cha por la can­di­da­tu­ra-, que­da­ría ex­clui­do por los ne­ga­ti­vos que tie­ne. Den­tro de los pa­rá­me­tros de esa ló­gi­ca, se en­cuen­tran los se­cre­ta­rios de Ha­cien­da, Jo­sé An­to­nio Mea­de, de Sa­lud, Jo­sé Na­rro, y de Tu­ris­mo, En­ri­que de la Ma­drid.

En cual­quier ca­so, sal­vo el de Oso­rio Chong, quien es el pre­can­di­da­to priis­ta más co­no­ci­do de to­dos – du­pli­ca a quien le si­gue-, su nom­bre se ins­cri­be en otra de las frases fa­mo­sas de Pe­ña Nie­to: no im­por­ta que ten­ga el co­no­ci­mien­to de uno por cien­to de la po­bla­ción; en una cam­pa­ña pre­si­den­cial, ese por­cen­ta­je se ele­va sin pro­ble­ma. Efec­ti­va­men­te, en el mo­men­to de una un­ción, los por­cen­ta­jes se ele­van con el en­vión de la de­sig­na­ción, que van su­bien­do con­for­me avan­za la cam­pa­ña y tie­ne ex­po­si­ción na­cio­nal. Por eso es re­le­van­te lo que di­ce Pe­ña Nie­to de que su apues­ta es por quien tie­ne me­nos ne­ga­ti­vos, ya que al ir sien­do co­no­ci­do por más per­so­nas, los ne­ga­ti­vos co­mien­zan a su­bir. En­tre más ma­las opi­nio­nes se ten­gan en el arran­que de la cam­pa­ña, po­co es­pa­cio ten­drá pa­ra cre­cer.

Las va­ria­bles pa­ra Pe­ña Nie­to pue­den ser mu­chas, si se ana­li­zan den­tro de es­te pa­que­te de ca­te­go­rías. Lo que no se co­no­ce con pre­ci­sión son sus re­fe­ren­tes y pa­rá­me­tros. ¿Son los te­mas de co­rrup­ción un de­ter­mi­nan­te pa­ra ele­gir su­ce­sor? ¿Exis­te la ne­ce­si­dad pa­ra con­so­li­dar las re­for­mas eco­nó­mi­cas? ¿Aca­so es la se­gu­ri­dad el pro­ble­ma cen­tral? Uno po­dría res­pon­der cua­les can­di­da­tos se en­mar­can en una de las va­ria­bles o cua­les son ex­clui­dos, pe­ro quien im­por­ta lo que pien­sa y có­mo lo en­cua­dra es el úni­co elec­tor real del PRI, Pe­ña Nie­to, y só­lo él ha­rá las eva­lua­cio­nes fi­na­les.

A tra­vés de sus pro­pias pa­la­bras, po­dría de­fi­nir­se el per­fil co­mo el que más su­me y quien me­nos ne­ga­ti­vos ten­ga. Es inú­til co­lo­car a los as­pi­ran­tes en sus res­pec­ti­vos ca­si­lle­ros, se­gún el pen­sa­mien­to con­ven­cio­nal, por­que la per­cep­ción de Pe­ña Nie­to ha que­da­do de­mos­tra­da de ma­ne­ra reite­ra­ti­va a lo lar­go del sexenio, no se ajus­ta ca­si nun­ca a lo que pien­san los me­xi­ca­nos. Su vi­sión de país es di­fe­ren­te a có­mo la ven mi­llo­nes de me­xi­ca­nos, si se ana­li­zan sus de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, y se po­dría ale­gar que hay mo­men­tos don­de pa­re­cie­ra que la na­ción es­tá mal y él es­tá bien, co­mo cuan­do se mo­les­ta por la crí­ti­ca reite­ra­da –que con­si­de­ra in­jus­ta-, y de la in­com­pren­sión del por­qué no se va­lo­ran sus es­fuer­zos en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la se­gu­ri­dad.

Los re­sul­ta­dos en el Es­ta­do de Mé­xi­co, sin im­por­tar los de­ta­lles de có­mo fue el vo­to por el PRI –per­dió por 56 mil votos an­te Mo­re­na-, lo re­vi­go­ri­za­ron y le per­mi­tie­ron re­cu­pe­rar es­pa­cios den­tro de su par­ti­do, don­de pu­do mo­ver a su an­to­jo la 22 Asam­blea Na­cio­nal y mo­di­fi­car los es­ta­tu­tos que qui­so. Con to­do ese po­der es­tá ma­ne­jan­do su su­ce­sión. Ha­brá que es­pe­rar aho­ra si en sus pró­xi­mos dis­cur­sos da una se­ñal cla­ra y sin contradicciones so­bre qué ti­po de país en­fren­ta­rá la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción pa­ra ver, si en aná­li­sis pós­tu­mo, su di­cho fue con­sis­ten­te con su de­sig­na­do, o si de­mues­tra una vez más, que en­ga­ñó a to­dos con la ver­dad. rri­va­pa­la­cio@eje­cen­tral.com.mx

twit­ter: @ri­va­pa

RAY­MUN­DO RI­VA PA­LA­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.