‘Con­trol… so­bre to­do el Es­ta­do de Coahui­la’

Vanguardia - - Opinión -

“Con­trol… so­bre to­do el Es­ta­do de Coahui­la: Un aná­li­sis de tes­ti­mo­nios en jui­cios con­tra in­te­gran­tes de los Ze­tas en San An­to­nio, Aus­tin y del Rio, Te­xas”. Así se ti­tu­la el do­cu­men­to re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por la Clí­ni­ca de De­re­chos Hu­ma­nos de la Es­cue­la de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, en co­la­bo­ra­ción con el Cen­tro Dio­ce­sano pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos Fray Juan de La­rios, con se­de en Sal­ti­llo.

El do­cu­men­to se en­cuen­tra en In­ter­net al al­can­ce de cuan­tos quie­ran leer­lo. Su lec­tu­ra es sen­ci­lla, va­le la pe­na. Una mi­ra­da atenta y crí­ti­ca ayu­da a su ca­bal com­pren­sión, es­pe­cial­men­te en es­ta era de la “post ver­dad” y la no­ti­cia fal­sa o fue­ra de to­do con­tex­to. El im­pac­to me­diá­ti­co hoy en día re­fle­ja las exa­ge­ra­cio­nes des­pro­por­cio­na­das de una pren­sa me­ti­da en el jue­go de­ses­pe­ra­do y per­ver­so por ven­der.

Res­pe­to mu­cho al Cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos Fray Juan de La­rios y con­si­de­ro que la Uni­ver­si­dad de Te­xas me­re­ce el re­co­no­ci­mien­to que na­die le re­ga­tea; pe­ro el es­tu­dio que pu­bli­ca­ron dis­ta mu­cho del sen­sa­cio­na­lis­mo me­diá­ti­co de que ha si­do ob­je­to.

De­be­mos re­co­no­cer a las dos ins­ti­tu­cio­nes, su no­ble y me­tó­di­co es­fuer­zo de re­co­pi­la­ción y or­de­na­mien­to de tes­ti­mo­nios bien co­no­ci­dos y di­vul­ga­dos por los mis­mos me­dios que hoy nos los re­ce­tan co­mo no­ve­dad. Sea­mos se­rios, de men­ti­ra en men­ti­ra, el país no sal­drá ade­lan­te.

El es­tu­dio re­co­pi­la y or­de­na la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, con­cre­ta en ci­fras los sal­dos de la gue­rra del go­bierno en con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do y ha­ce un ba­lan­ce de la res­pon­sa­bi­li­dad de am­bos ban­dos, en de­ce­nas de mi­les de muer­tos. El nú­me­ro de víc­ti­mas con­ti­nua cre­cien­do. Nos ha­ce co­no­cer de cer­ca la or­ga­ni­za­ción in­ter­na del cár­tel más san­gui­na­rio de que se ten­ga me­mo­ria. Ha­ce hin­ca­pié en la ma­sa­cre de Allen­de y el Pe­nal de Pie­dras Ne­gras. Pre­ci­sa un la­do de la his­to­ria que, sin du­da, abo­na­rá a la bús­que­da de la ver­dad.

El do­cu­men­to se ba­sa en de­cla­ra­cio­nes de de­lin­cuen­tes san­gui­na­rios y con­fe­sos, con­vie­ne to­mar­las con me­su­ra y cui­da­do, co­mo de quien vie­nen. ¿Qué los im­pul­sa a de­cir lo que di­cen?, ¿tie­ne sen­ti­do cuan­to di­cen?, ¿se­rá que, de­te­ni­dos en los Es­ta­dos Uni­dos, no tie­nen na­da que per­der y por eso suel­tan cuan­to tie­nen a mano a cam­bio de be­ne­fi­cios le­ga­les?, ¿se­rá que dan in­for­ma­ción de más pa­ra ne­go­ciar ma­yo­res be­ne­fi­cios? ¿si­guen ame­na­za­dos o re­ci­ben in­cen­ti­vos pa­ra ha­blar a cam­bio de be­ne­fi­cios o pa­ra evi­tar per­jui­cios en Mé­xi­co, don­de re­si­den sus fa­mi­lia­res y bie­nes?

Ci­to co­mo mues­tra, al­gu­nos tes­ti­mo­nios que lla­ma­ron mi aten­ción: Un tes­ti­go se­ña­la que con­tro­la­ban sie­te es­ta­dos; otro di­ce que vein­ti­séis o vein­ti­sie­te. (p.20) ¿Cuál di­ce la ver­dad?

Una par­te del tes­ti­mo­nio atri­bui­do a Ro­dri­go Uri­be, con­tie­ne un error de re­dac­ción que pue­de atri­buir­se a la Uni­ver­si­dad de Te­xas o al tes­ti­go mis­mo, ci­to: “Los ope­ra­ti­vos de los Ga­tes ma­ta­ron al so­brino de Miguel y Omar Tre­vi­ño Mo­ra­les. Co­mo re­pre­sa­lia, los Ze­tas ma­ta­ron al hi­jo de Ru­bén Mo­rei­ra” (p. 25). Sa­be­mos que la víc­ti­ma era hi­jo de Hum­ber­to Mo­rei­ra. ¿Se tra­ta de un error de re­dac­ción? Sea lo que fue­re, res­ta se­rie­dad al do­cu­men­to.

Una ci­fra men­cio­na­da ha­ce va­rios me­ses, me ge­ne­ró mu­chas du­das, ci­to: “Uri­be acom­pa­ñó per­so­nal­men­te a Danny Me­ne­ra pa­ra en­tre­gar dos pa­gos de 2 mi­llo­nes de dó­la­res en efec­ti­vo a cam­bio del con­trol to­tal so­bre el Es­ta­do de Coahui­la”. ¿En se­rio?, ¿cin­cuen­ta mi­llo­nes de pe­sos de aque­llos tiem­pos a cam­bio del con­trol to­tal so­bre Coahui­la? Hum­ber­to y Ru­bén en­fren­tan la acu­sa­ción de en­deu­dar al Es­ta­do por ca­si cua­ren­ta mil mi­llo­nes de pe­sos, tres mil de ellos con­tra­ta­dos con do­cu­men­tos fal­sos. ¿Pa­re­ce creí­ble que ven­die­ran el Es­ta­do a los Ze­tas por cin­cuen­ta mi­llo­nes? Es pre­gun­ta. Esa mo­rra­lla es, se­gún ci­fras ex­tra­ofi­cia­les, al­re­de­dor de la dé­ci­ma par­te de lo que le cues­ta al PRI una cam­pa­ña a Go­ber­na­dor en Coahui­la.

No es­toy de­fen­dien­do a los her­ma­nos Mo­rei­ra. Hum­ber­to di­ce que no tie­ne “tres de tres”; sino diez de diez, por­que, se­gún él, lo han au­di­ta­do e in­ves­ti­ga­do to­das las de­pen­den­cias ha­bi­das y por ha­ber en el go­bierno me­xi­cano. En un país con no­ven­ta y nue­ve por cien­to de im­pu­ni­dad, eso y na­da es lo mis­mo.

Con se­me­jan­te ni­vel de im­pu­ni­dad, la evi­den­cia que arro­ja la in­ves­ti­ga­ción en Es­ta­dos Uni­dos y que se­pul­ta un mar de pa­pe­les de la Fis­ca­lía del Es­ta­do, que­da muy po­co por ha­cer. Con es­ta Fis­ca­lía di­fí­cil­men­te se ha­rá jus­ti­cia.

Pe­ro exis­te un pa­so pre­vio en el que po­dría­mos ac­tuar co­mo so­cie­dad, in­clu­so y por lo pron­to más va­lio­so, que la mis­ma jus­ti­cia: la Ver­dad. Ur­ge a Coahui­la una Co­mi­sión Ciu­da­da­na de la Ver­dad. Por aho­ra, en­cau­sar cul­pa­bles y en­car­ce­lar­los no de­be ser mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, en las con­di­cio­nes ac­tua­les no lle­ga­ría­mos a na­da por­que la Fis­ca­lía no sir­ve pa­ra na­da. Pe­ro una Co­mi­sión de la Ver­dad, cons­ti­tui­da por coahui­len­ses ho­no­ra­bles, se­ría mu­cho mas útil pa­ra to­dos los coahui­len­ses del hoy y del ma­ña­na. Twit­ter: @chuy­ra­mi­rezr Fa­ce­book: Chuy Ra­mí­rez

JE­SÚS RA­MÍ­REZ RAN­GEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.